Tag Archives: sexo y embarazo

Nacer y Crecer – Mitos y Verdades del Sexo en el Embarazo

Genial esta nota para la revista de maternidad Nacer y Crecer! una revista íntegramente destinada a acompañar a las mamás y papás en ese momento único de sus vidas.

Podés descargar la revista online acá y leer todas las notas, incluso esta en la que hablamos de mitos y verdades del sexo durante el embarazo.

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

 

Sexualidad en el embarazo y la maternidad

 

Cuando nos enteramos que estamos embarazadas, además del torbellino de emociones que significa la llegada de un hijo a la familia, surgen algunas inquietudes respecto a la sexualidad de la pareja durante el embarazo y la maternidad. En esta nota derribamos mitos, desmitificamos tabúes y repasamos algunos de los beneficios de tener sexo durante el embarazo, para que sigas disfrutando de una sexualidad plena y feliz en pareja a lo largo de esta hermosa etapa de tu vida.

El embarazo es una vivencia única, todos te cuentan sus experiencias, te anticipan lo poco que vas a dormir, te dicen que quizás tengas dificultades para amamantar, cómo es el post parto, comentan acerca de sus kilos de más…pero…muy poca gente habla acerca de cómo puede afectar la llegada de un hijo a la relación de pareja y qué expectativas tener acerca del sexo a lo largo de esta etapa. Lo mejor es estar preparada para que sepas que muchas cosas cambiarán; algunas para siempre y otras van a tener que acomodarse a la llegada del nuevo integrante.
A menos que hubiese alguna contraindicación médica, una pareja puede tener relaciones sexuales durante todo el embarazo sin dañar de ninguna manera al bebé en gestación. Del mismo modo, si ambos están sanos, no hay riesgo de contagiar ninguna enfermedad. Dentro del vientre de la madre, el pequeño está perfectamente protegido, aislado de movimientos bruscos o ruidos del exterior, rodeado por el líquido amniótico, las membranas y, sobre todo, por las paredes uterinas. Literalmente el bebé no siente nada a menos que haya muchos cambios de posición o que la mamá llegue al orgasmo, momento en el que puede sentir una leve contracción en el útero, que el bebé sentirá como una leve presión o masaje, totalmente inofensivo. Incluso algunas mujeres, luego de tener relaciones sienten que el bebé se mueve muchísimo y otras no lo sienten durante unas horas. Esto sucede porque el bebé sí percibe los sonidos y movimientos diferentes a los habituales, de modo que cuando él siente esto tan diferente, sabe que algo diferente está pasando.

También hay que señalar que a grandes rasgos hay dos clases de embarazos: Los embarazos donde el sexo juega un rol principal y la futura mamá se vuelve totalmente apasionada y demanda permanentemente tener relaciones sexuales con su pareja, y el otro tipo de embarazo donde no surge el deseo sexual en ningún trimestre de la gestación. Es normal que en el último trimestre del embarazo el deseo sexual descienda: el cansancio, el estrés, la falta de aire y muchas veces los cambios del cuerpo, generan algunas molestias que alejan la pasión de la relación.

 

¿Cuáles son los beneficios de tener relaciones sexuales durante el embarazo?

– Se liberan endorfinas y encefalinas: hormonas encargadas del bienestar y la sensación de “estar volando” luego del orgasmo

 

– Suave masaje: el útero recibe las contracciones orgásmicas y genera en el bebé una sensación de leve presión.

 

– Mamá feliz: el bebé percibe los cambios en el tono de voz de la mamá y sus risas, sabe que en ese momento algo bueno le está sucediendo.

 

– Mejor lubricación vaginal: al tener mayor flujo sanguíneo, también aumentan las secreciones vaginales. La penetración puede ser mucho más agradable durante el embarazo y se perciben menos molestias.

 

Algunas de las preguntas más frecuentes que recibo en mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas respecto al sexo durante el embarazo son las siguientes:

¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?

No. El útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo.

 

¿Qué posiciones son las más favorables durante el embarazo?

La mamá debe estar siempre cómoda, puede usar almohadones o una toalla enrollada bajo la cadera para generar cierto alivio al peso del cuerpo.

 

¿Se siente menos placer en el embarazo?

Los genitales están más hinchados por el aumento del riego sanguíneo, los pechos están hipersensibles y hay mayor humedad vaginal. Esto puede ser muy placentero para algunas mujeres pero otras lo sienten como una incomodidad.

 

¿Y qué pasa con los hombres?

Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas.

 

Volver a ser pareja…
El puerperio, la cuarentena y el cansancio propio del posparto y los primeros meses del bebé en casa implican un agotamiento psicofísico que deja poco margen al placer. Por eso hay que poner el foco en lo que si se puede hacer, y sacarlo de la relación sexual en sí. Mimos, caricias, una buena charla, ver una película juntos, recuperar los momentos posibles para los dos y evitar las presiones en torno a volver a tener relaciones sexuales favorecerá el encuentro íntimo cuando suceda. No es necesaria una relación sexual completa con penetración, este es un momento sensible para ambos y la imaginación, el tacto y las caricias van a ser sus aliados. Darse un baño juntos, acariciarse, mimarse y abrazarse son claves que les permitirán ir encontrando el momento adecuado para retomar las relaciones sexuales. Cuidar a un bebé recién nacido implica un agotamiento extremo pero hablar al respecto, explicar las razones de cada uno, entenderse y respetarse es fundamental para una relación satisfactoria y placentera en todo sentido.  

 

Claves para retomar la rutina sexual postparto:

– Aceptar: Las cosas cambiaron. Las noches de sexo desenfrenado en el ascensor a la madrugada van a ser reemplazadas por ver una película abrazados en el sillón y preparados para levantarse si el bebé los necesita. Aceptar, entender, asumirlo…es también parte de esta nueva etapa.

– Jugar: no todo en el sexo es penetración, pueden tener sexo oral, estimularse, darse un baño relajante juntos, enviarse mensajes calientes o buscar momentos para besarse apasionadamente y franelear bajo las sábanas.

– Ponerse de novios: Durante unas horas los fines de semana pueden dejar al bebé al cuidado de los abuelos y dedicarse a reinventar la pareja en total intimidad y sin interrupciones.

– No esperar: La baja del deseo sexual no se soluciona con el tiempo, al contrario, tiende a empeorar si no se consulta a un sexólogo. Los tratamientos suelen ser breves, totalmente exitosos y destinados específicamente a recuperar la energía sexual.

 

Lic. Mariana Kersz

Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
Directora de Clínica De Parejas

[email protected]

http://facebook.com/clinicadeparejas/

www.ClinicaDeParejas.com

 

Sexo en el primer trimestre del embarazo

Muchas gracias Bebé Shopping por publicar mi nota acerca del sexo en el primer trimestre en el embarazo! Te cuento cómo es el sexo en este primer período del embarazo en este artículo que salió publicado este mes en su web.

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

Podés ver el artículo completo acá:

http://www.bebe-shopping.com.ar/sexo-durante-el-primer-trimestre-de-embarazo/

También podés leer la nota a continuación:

Posiciones ideales para disfrutar del sexo durante el primer trimestre de embarazo

Tener sexo durante el primer tramo del embarazo no es una tarea fácil. Recientemente embarazada, tu vida sexual y tus deseos evolucionan, cambian y se modifican al ritmo del crecimiento de tu bebé. Tu cuerpo y tus sentimientos varían permanentemente. Cuando recibo mujeres embarazadas en mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas, casi siempre llegan con la misma queja: no encuentran posiciones cómodas para tener relaciones… y muchas veces dejan de tener sexo durante meses, por esta razón. Y es verdad, no siempre es fácil encontrar una posición sexual lo suficientemente cómoda como para que el sexo y el embarazo lleguen a la ecuación perfecta del placer.

Algunas mujeres sienten más deseo sexual, tienen más ganas de tener relaciones sexuales

se sienten más plenas, notan sus uñas más fuertes, el cabello más sedoso, un brillo especial en la piel y los pechos y las caderas más redondos, lo cual las hace sentir mucho más sensuales y, por lo tanto, más deseables. Sin embargo cada embarazo es único, y hay mujeres que por el contrario, observan una baja en la líbido, que, acompañada (¿o guiada?) por los vómitos, el sueño excesivo, el malestar, el cansancio y las náuseas matutinas -benditas hormonas-, hace que muchas mujeres no tengan deseo en absoluto. Incluso en una misma mujer un embarazo puede cursar con muchísimo deseo y un segundo embarazo sin deseo…esto depende de cada mujer, de cada embarazo, de cada historia…etc.

Soy Psicóloga y Sexóloga, y estoy totalmente de acuerdo con la afirmación de que el embarazo no es una enfermedad. Sin embargo también soy mamá, y doy fe que estar embarazada causa tal torbellino hormonal, corporal y psíquico, que no deja a las mujeres ni a sus parejas indiferentes. El embarazo modifica mucho más que el cuerpo. También sufren variaciones el estado de ánimo, el comportamiento, el humor…e indefectiblemente: el deseo sexual.

Pero no sólo las mujeres pueden ver afectada su líbido: los hombres también notan estos cambios en su sexualidad y en su deseo. Hay hombres que ven más atractivas y sensuales a sus parejas y hombres que no pueden ver en sus mujeres más que a una futura mamá, por lo que se corre el riesgo de sufrir una baja en el deseo sexual. Y esta es una condición que no mejora, empeora con el tiempo si no se busca ayuda.

Siempre recordá que pueden tener relaciones sexuales a lo largo de todo el embarazo, excepto que haya una contraindicación médica específica de abstinencia. De hecho, existen algunos beneficios para el feto:

– Aumenta el latido cardíaco,
– El orgasmo es sentido como un suave masaje,
– El feto recibe mayor cantidad de oxígeno,
– Las hormonas liberadas a lo largo de un encuentro sexual generan una inmensa sensación de bienestar para el bebé dentro del útero materno.
No dejes de tener relaciones sexuales, a menos que haya una contraindicación médica específica:
– El cuello uterino permanece cerrado a lo largo de todo el embarazo, nada puede llegar al bebé en gestación. ¡No, el pene tampoco!,
– El líquido amniótico amortigua el movimiento que reciba el bebé.
– Al haber mayor irrigación sanguínea en la zona pélvica puede haber más sensibilidad en el clítoris y mayor lubricación vaginal, lo que favorece la penetración y mejora los orgasmos.
– Sugiero no hacer movimientos bruscos ni presionar demasiado los pechos femeninos.
En el primer trimestre se ponen en juego elementos, factores y variables que son
únicos y específicos a esta etapa, por eso es importante considerar que el embarazo es diferente a lo largo de los nueve meses que atraviesa, y justamente es por esto que también hay que pensar de qué manera la sexualidad acompaña y evoluciona a lo largo de los diferentes trimestres del crecimiento del bebé en gestación.

En mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas recibo a diario a mujeres embarazadas y realmente en este primer trimestre es donde mayores dificultades sexuales se manifiestan, porque el malestar general del primer tiempo, los vómitos, las náuseas y el sueño, sumado a la sensación incipiente de estar “anidando” genera más preocupaciones por el temor al riesgo más alto de aborto espontáneo que en los siguientes trimestres.

Sin embargo, afortunadamente existen al menos tres posiciones sexuales que favorecen los encuentros sexuales durante el primer trimestre del embarazo y que pueden generar mucho placer:

1) La posición de la Flor de Loto. La mujer embarazada se sienta sobre el hombre, envolviendo sus piernas. El se sienta con las piernas cruzadas y la mujer, embarazada, sobre el envolviendo con sus piernas la espalda del hombre. Como ventaja: permite mayor contacto visual, una penetración más placentera y profunda y el control de la mujer sobre su clítoris generado por el roce con el pubis masculino. Tiene algunas desventajas: en el embarazo el pecho está turgente y tenso, y esta posición puede generar algo de dolor si no se utiliza un sostén adecuado.

2) La posición de la Cortesana: la mujer se sienta o recuesta en el borde de la cama con las piernas extendidas hacia afuera, y el hombre se arrodilla para poder penetrarla. Ventajas: ¡tiene muchas! prácticamente es una de las posiciones más cómodas para relajar la panza y la espalda, y evita los mareos que pueden generarte otras posiciones. Su principal desventaja es para ellos: puede ser incómodo estar arrodillado (nada que no solucione un almohadón en el piso…). También es una posición en que la penetración no es muy profunda, pero si te gusta que te toquen los pechos puede ser ideal como complemento.

3) Un clásico: la posición del Misionero. La mujer yace boca arriba y el hombre recostado sobre ella mientras sostiene el peso de su cuerpo con ambos brazos, para no presionar los pechos ni el vientre de su pareja. Las ventajas son muchas: las mujeres no tienen que hacer demasiado, lo cual en esta etapa de inmenso cansancio y fatiga es ideal. Por otro lado, el contacto cara a cara favorece a la relación de pareja. Además, como es el padre quien controla la penetración, también puede tranquilizarlo el saber que no le está haciendo daño a su bebé, mientras ambos disfrutan de un encuentro relajante y placentero. Sin embargo, tiene algunas contras: en principio se corre el riesgo de hacer de esta posición una rutina, y por otro lado, el pecho de la mujer puede verse tan accesible que resulta tentador tocarlos ¡y esto no siempre es placentero para las embarazadas!

Siempre hay que tener en cuenta que el embarazo es una etapa única en la vida de una pareja

entendiendo que estar embarazada no es ni tiene por qué ser una incomodidad ni un obstáculo en la vida sexual de ambos, ni un impedimento para seguir teniendo relaciones saludables y placenteras hasta el final. Es fundamental que estés cómoda y te sientas a gusto en la posición que elijas, depende de vos y de tu pareja que logren la comunicación y el diálogo adecuado para decirse abiertamente lo que les gusta, lo que quieren y lo que esperan del sexo en esta etapa.

Sin embargo, si no hay ninguna contraindicación médica pero notás dificultades para tener relaciones, o el deseo sexual está inhibido, si tu pareja sexual no te busca, ya no hay ganas, ni intención de buscarse en la intimidad…entonces es momento de consultar. La consulta temprana puede prevenir grandes conflictos a futuro. Existe un tratamiento muy eficaz para que en poco tiempo logres revivir la pasión y aumentar el deseo sexual a lo largo del embarazo, con técnicas y estrategias sexológicas muy específicas para que tengas una vida sexual plena y placentera, generando mayor bienestar y una notoria mejoría en la vida de la pareja.


Lic. Mariana Kersz MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja

Sexo en el embarazo

Hermosa nota para Es de Mamá!

Sexo en el embarazo

SEXO EN EL EMBARAZO

AddThis Sharing Buttons
A menos que exista una indicación médica de abstinencia, podés darle vía libre al sexo durante estos nueve meses.

sexualidad dps del parto pixabay

Foto: Pixabay

Algunos tienen miedo de lastimar al bebé, otras  sienten miedo de no atraer a su pareja con semejante panza, y otras creen que ya no van a sentir cómo antes. Para derribar algunos mitos recurrimos a nuestra sexóloga Mariana Kersz:
¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?
No, no hay riesgo de que puedas lastimar a tu bebé dentro de la panza, el útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo. Por supuesto lo principal es que te saques todas las dudas con tu obstetra y que pueda darte la información detallada que necesitás.
Con la panza me siento incómoda, ¿qué hago?
Si algo te resulta incómodo, sentite en la libertad de hablarlo con tu pareja, incluso si es algo que antes hacían siempre. Si notás que tenés deseo pero no te está gustando la penetración podés considerar otras actividades, hagan uso de la imaginación para que los dos puedan pasarla bien. Siempre tengan en mente que la intimidad es mucho, mucho más que tener relaciones sexuales. Si no tenés ganas o no podés, pueden sentirse tan unidos como siempre mediante besos, caricias, abrazos y demostraciones de afecto. ¡No dejen de demostrarse lo importantes que son el uno para el otro en este momento!
¿Se siente menos placer en el embarazo?
Las relaciones sexuales cambian durante el embarazo. Para algunas mujeres resultan más placenteras y otras mujeres se sienten tan incómodas con la panza que prefieren evitar los encuentros sexuales durante todo el embarazo. Las ventajas son que durante el embarazo la humedad vaginal y el flujo aumentan, se hinchan los genitales por el aumento del riego sanguíneo y los pechos están hipersensibles. Del mismo modo, todo esto puede generar en otras mujeres una gran incomodidad y sentir incluso cólicos similares a los del período. Como decía, cada mujer lleva un embarazo totalmente diferente a otra (incluso las sensaciones placenteras o displacenteras de una misma mujer pueden variar en sus diferentes embarazos…¡y hasta en los diferentes trimestres del mismo embarazo!), en general el primer trimestre es el más agotador para la mujer por la enorme cantidad de cambios hormonales, físicos y emocionales que suceden, pero una vez que las náuseas y el malestar disminuyen todo se estabiliza.
¿Y qué pasa con los hombres?
Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas. Es fundamental hablar de esto y que ambos sepan que se aman y pueden apoyarse mutuamente mientras atraviesan estos cambios. También hay un miedo común en los hombres, que es el de hacerle daño al bebé, por esta razón es importante ir juntos a las consultas con el obstetra. El deseo sexual puede disminuir en esta etapa, producto de la ansiedad y de los cambios en el cuerpo, por eso hablar estas cuestiones en la pareja es de suma importancia, tomense el tiempo para conversar acerca de las necesidades, ansiedades, temores y anhelos de cada uno.
Los SÍ y los NO para estos nueve meses
 a innovar, a usar la imaginación y la fantasía para mantener el deseo activo. Definitivamente NO a descuidar tu imagen personal. Estar embarazada no significa estar desprolija.
a sentirte sexy y atractiva y un NO rotundo a dejar de mimarse en pareja.
a reservar un espacio propio para vos y tu pareja. NO a que ese espacio tenga como conversación monotemática lo que falta comprar para la llegada del bebé…eso lo pueden dejar para otro momento.
a ser creativos e innovar. NO, no y no a querer a toda costa que las cosas sean como antes de quedar embarazados. ¡Busquen nuevas posiciones y lugares donde hacer el amor!
Mariana Kersz es Psicóloga, Sexóloga y Directora de Clínica de Parejaswww.clinicadeparejas.com

Sexo después del parto

Les comparto una nueva nota que salió publicada en la Web Es de Mamá, donde conversamos acerca de las relaciones sexuales después del parto.

SEXO DESPUÉS DEL PARTO

Recuperar la vida sexual después de la llegada de un bebé no siempre es fácil para una pareja

Por Ana Paula Queija y Verónica De Martini

Pixabay2

Foto: Pixabay 

Cuando el obstetra indica “vida normal” después de la cuarentena posterior al parto, la pareja queda habilitada para reencontrarse sexualmente. Sin embargo, no siempre resulta fácil y mucho menos espontáneo.

No existen tiempos ni recetas para recuperar la intimidad de la pareja, pero es clave que ninguno de los dos se sienta presionado. Hablamos con la Lic. Mariana Kersz que nos dio tres consejos que pueden ayudar:

  • Durante el primer año de vida del bebé, los encuentros sexuales se dificultan por la falta de sueño, el cansancio y las múltiples tareas. También el dolor de la episiotomía o los puntos de una cesárea pueden interferir, y ni hablar de la imagen corporal que el espejo nos devuelve luego de tener un hijo. Más allá de las indicaciones del médico, muchas parejas deciden esperar unos meses hasta que el cuerpo de la mujer vuelva a la normalidad, y pueda sentirse cómoda consigo misma.
  • Es importante que exista conexión en la pareja, más allá del sexo. Con mimos, caricias, una buena charla, o una película juntos (aunque implique poner pausa varias veces a causa de la demanda del bebé), se pueden recuperar momentos de los dos que van a facilitar el reencuentro. Poner el foco en otro lado, y evitar las presiones en torno a volver a tener relaciones sexuales también favorecerá la situación.
  • Si tu pareja ya está preparada y vos no, lo ideal es que se converse mucho al respecto, y le expliques tus motivos. Hablar de las razones de cada uno, entenderse y respetarse es fundamental para que la relación se mantenga sana.


Una explicación más…

La Dra. Silvina Valente, sexóloga y obstetra, asegura que durante la etapa de amamantamiento, no sólo cambia nuesta percepción de los propios pechos –pasan de ser un elemento de la sexualidad, a un medio para alimentar a nuestro bebé- sino que además, el nivel de prolactina en nuestro cuerpo se mantiene tan alto que inhibe el deseo sexual.

 

Mariana Kersz es Psicóloga, Sexóloga y Directora de la Clínica de Parejas.

Lic. Mariana Kersz

Psicóloga | Sexóloga

¿Dudas? ¡Consultanos!

Cel.: (011) 15 3404 0555

[email protected]

Sexo y Embarazo

 

Embarazo y sexualidad

Durante el embarazo estar cerca de tu pareja, besarse, mimarse y abrazarse, va a generarte una liberación de hormonas (oxitocina, serotonina y endorfina) que llegarán por el torrente sanguíneo hasta tu bebé. Estas hormonas son las que nos generan esa sensación de bienestar y satisfacción, lo mismo van a generarle a tu hijo, por lo que no hay por qué preocuparse. A menos que exista una indicación médica de abstinencia, entonces podés tener relaciones sexuales hasta en el último trimestre inclusive.

¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?
No, no hay riesgo de que puedas lastimar a tu bebé dentro de la panza, el útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo. Por supuesto lo principal es que te saques todas las dudas con tu obstetra y que pueda darte la información detallada que necesitás.
Si algo te resulta incómodo, sentite en la libertad de hablarlo con tu pareja, incluso si es algo que antes hacían siempre. Si notás que tenés deseo pero no te está gustando la penetración podés considerar otras actividades, hagan uso de la imaginación para que los dos puedan pasarla bien. Siempre tengan en mente que la intimidad es mucho, mucho más que tener relaciones sexuales. Si no tenés ganas o no podés, pueden sentirse tan unidos como siempre mediante besos, caricias, abrazos y demostraciones de afecto. ¡No dejen de demostrarse lo importantes que son el uno para el otro en este momento!

¿Se siente más o menos placer en el embarazo?
Las relaciones sexuales cambian durante el embarazo. Para algunas mujeres resultan más placenteras y otras mujeres se sienten tan incómodas con la panza que prefieren evitar los encuentros sexuales durante todo el embarazo. Las ventajas son que durante el embarazo la humedad vaginal y el flujo aumentan, se hinchan los genitales por el aumento del riego sanguíneo y los pechos están hipersensibles. Del mismo modo, todo esto puede generar en otras mujeres una gran incomodidad y sentir incluso cólicos similares a los del período. Como decía, cada mujer lleva un embarazo totalmente diferente a otra (incluso las sensaciones placenteras o displacenteras de una misma mujer pueden variar en sus diferentes embarazos…¡y hasta en los diferentes trimestres del mismo embarazo!), en general el primer trimestre es el más agotador para la mujer por la enorme cantidad de cambios hormonales, físicos y emocionales que suceden, pero una vez que las náuseas y el malestar disminuyen todo se estabiliza.

¿Y ellos?
Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas. Es fundamental hablar de esto y que ambos sepan que se aman y pueden apoyarse mutuamente mientras atraviesan estos cambios. También hay un miedo común en los hombres, que es el de hacerle daño al bebé, por esta razón es importante ir juntos a las consultas con el obstetra. El deseo sexual puede disminuir en esta etapa, producto de la ansiedad y de los cambios en el cuerpo, por eso hablar estas cuestiones en la pareja es de suma importancia, tomense el tiempo para conversar acerca de las necesidades, ansiedades, temores y anhelos de cada uno.

Los SI y los NO
– Si a innovar, a usar la imaginación y la fantasía para mantener el deseo activo. Definitivamente NO a descuidar tu imagen personal. Estar embarazada no significa estar desprolija.
– Si a sentirte sexy y atractiva y un NO rotundo a dejar de mimarse en pareja.
– Si a reservar un espacio propio para la vos y tu pareja. NO a que ese espacio tenga como conversación monotemática lo que falta comprar para la llegada del bebé…eso lo pueden dejar para otro momento.
– Si a ser creativos e innovar. NO, no y no a querer a toda costa que las cosas sean como antes de quedar embarazados. ¡Busquen nuevas posiciones y lugares donde hacer el amor!

¡Contanos como fue tu experiencia con la sexualidad durante el embarazo!

¿Dudas? ¡Consultanos!
[email protected]
Cel.: (011) 15 3404 0555

Lic. Mariana Kersz
Sexóloga | Psicóloga
Directora de Clínica de Parejas