Tag Archives: hijos

Terapia de Parejas

Terapia de Parejas

Terapia de Parejas

Si están buscando cómo resolver algunos conflictos que tienen como pareja, buscar ayuda profesional puede resultarles un recurso útil para salir de una crisis de pareja.
La importancia de la terapia de pareja radica en que es complejo pensar que todos los conflictos de dos personas que deciden pasar su tiempo y su vida juntos puedan resolverse sin ayuda. Existen algunos temas que generan en ambos mucho dolor e incomodidad y se pueden resolver buscando la ayuda adecuada. En Clínica de Parejas nos especializamos desde hace años en acompañar los procesos de cada uno de los integrantes de una pareja para que juntos puedan encontrar las mejores herramientas y estrategias para salir lo mejor posible de esta crisis, independientemente de si la decisión es continuar juntos o separarse.
Por supuesto, siempre dependiendo del motivo que los acerca al consultorio, tengan en cuenta que una actitud abierta y honesta entre ambos y para con el profesional que los atiende ayuda a que se los pueda entender mejor y acompañarlos de la mejor manera posible.
Todos tenemos, en nuestras vidas privadas, una inmensa cantidad de temas por resolver. Ser específico y concreto respecto a lo que se viene a buscar a terapia facilita abordar rápida y directamente el problema desde la raíz.
Si hubo una infidelidad, o un conflicto en el que alguno de los dos, o ambos, perdieron la confianza el uno en el otro, es importante saber que para poder continuar con el vínculo hay que saber perdonar y perdonarse. No es tan simple, a veces cuesta mucho, sin embargo la actitud de “esto no te lo voy a perdonar nunca” solo va a generar mucho malestar y va a ser dificil construir algo positivo desde ese rencor.
En la terapia de parejas se reconocen e identifican patrones de funcionamiento o de comportamiento que realmente no tienen que ver con la pareja en sí, sino con una imitación del comportamiento de otros miembros de la familia de origen de cada uno. Identificarlos permite resignificarlos, es decir, responder de una manera más sana, mas saludable para todos.
En Clínica de Parejas indicamos muchas actividades para hacer en casa, son tareas específicas para cada uno de los integrantes de una pareja, a veces para la pareja en si, lo importante es cumplir estas consignas, comprometerse, y no hacer todo a último momento y rápido a punto de entrar a terapia, sino que entre consultas permanezca el esfuerzo y el compromiso con el espacio que ambos tienen.
La clave principal de una terapia de pareja es la paciencia. Las crisis se construyeron de a dos y se disolverán -de un modo u otro- de a dos también. Por ejemplo, así como aprendieron a discutir con él gritando y ella llorando, tienen que (re)aprender ahora a discutir de una manera más saludable. Pero este proceso de aprendizaje lleva tiempo y esfuerzo, y para eso estamos, en Clínica de Parejas: para acompañarlos en este proceso de reaprender a vivir mejor y a establecer vínculos saludables y duraderos que los lleven a disfrutar del amor, el sexo y el compañerismo de quien elegimos y reelegimos todos los días.

Hubo un aumento sustancial de parejas que por diferentes motivos se acercan a Clínica de Parejas a resolver sus conflictos. Los temas más frecuentes con los que trabajamos día a día son:
– Infidelidad
– Falta de confianza
– Inseguridades
– Autoestima
– Desequilibrios laborales (pérdida de trabajo de uno de los integrantes de la pareja)
– Ansiedad
– Falta de control de la ira, del enojo.
– Disfunciones sexuales
– Desinterés en la pareja
– La llegada de los hijos
– El síndrome del nido vacío (cuando los hijos dejan de vivir en la misma casa que los padres)
– Los cambios de humor en la menopausia y como eso genera inestabilidad emocional en ambos
– Etc

 

¿Es verdad que las parejas se separan después de la terapia de pareja?
No, no es verdad. Lo que si es cierto es que posiblemente al momento de acudir a la terapia ese matrimonio, esa pareja, ya estaba en una crisis profunda de la que posiblemente no hubiese forma de salir. Por eso es tan importante pedir ayuda a tiempo, en el momento en que notamos que hay dificultades o situaciones en las que no podemos resolver con nuestras propias herramientas lo que nos está pasando con el otro.

Pero…¿Funciona?
Las consultas de terapia de pareja son espacios donde ambos pueden expresarse con libertad, y el terapeuta los escucha atentamente para ir señalando aquellos aspectos que pueden trabajarse y mejorarse en conjunto. Por supuesto, no es magia, es importante el compromiso, la dedicación y el esfuerzo de ambos para poder acudir a las consultas y realizar las actividades indicadas. También, a lo largo del proceso de terapia de parejas, se suele pedir que acudan a entrevistas individuales, de manera de poder profundizar algunos aspectos que delante de la pareja no se animan o no puedan terminar de expresar con claridad. Más del 75% de las parejas entrevistadas en lo que va del año 2017 superaron sus conflictos y viven hoy un matrimonio saludable y feliz, habiendo aprendido a debatir en los mejores términos.

La terapia de parejas es un recurso eficaz para las crisis de parejas. Ser una pareja feliz es aprender a resolver juntos los problemas del día a día.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

¿Seré buena madre?

¿Seré buena madre?

La maternidad es un tsunami de emociones. No se trata de ganarse el Nobel a la Madre del Año, sino de entender y aceptar tus limitaciones y posibilidades. Comparto esta nota para la Revista Es De Mamá: http://esdemama.com.ar/sere-buena-madre/

¿SERÉ BUENA MADRE?

Nuestra psicóloga nos ayuda a responder la pregunta acerca de qué es ser buena madre.

Por Mariana Kersz

woman-687560_1920

Foto: Pixabay

9 meses siendo el centro de atención, todos te preguntan cómo te sentís, te dicen que estás linda, te dan consejos, te cuentan sus historias…Todos -sin excepción- te dicen que un hijo te cambia la vida. Y finalmente el día llega, nace nuestro hijo y todo se llena de… ¡incertidumbres!

Un bebé es un ser totalmente desvalido. Nacemos en un estado de absoluta indefensión y continuamos así por unos dos años. Dependemos de otro para comer, para que nos de calor, nos ayude a dormir, nos haga sentir queridos y seguros. Esta indefensión es lo que nos caracteriza como seres humanos: somos la única especie en todo el planeta que necesita tanto tiempo de dependencia de otro ser para sobrevivir.

Como mujeres, podemos sentir que esta dependencia extrema del bebé puede ser lo más maravilloso que nos pasa en la vida, nos hace sentirnos únicas, valiosas, necesitadas. Sin embargo, también puede ser agobiante y llevarnos a una inmensa presión por querer hacer todo bien. Muchas veces, esos comentarios que durante el embarazo sonaban tan amables, en los primeros meses de vida de tu hijo pueden sentirse un poco…extenuantes.

Te dijeron que la conexión con tu hijo iba a ser inmediata, que dar la teta era lo más maravilloso del mundo, que no te iba a importar pasar noches sin dormir porque valía la pena la sonrisa de tu hijo, que ibas a entender a tu hijo con sólo mirarlo…¡y no siempre es tan simple! A todo esto sumale la presencia de tu pareja…que también te demanda.

La primera pregunta que todas las mamás primerizas se hacen es: “¿seré buena madre?”

Ser buena madre no significa nada de lo que te dijeron, porque esa es la experiencia que otros, amablemente, quisieron compartir con vos. ¡Pero es la experiencia de otros! Ser buena madre significa ser vos, con tus limitaciones y con tus posibilidades, explorando el mágico, maravilloso y desquiciado mundo de la maternidad. Disfrutar de tu hijo no tiene que ser una obligación sino un sentir, un vivir. Y está bien que te moleste no dormir, y que odies tus -recién estrenadas- ojeras, o que necesites darte un baño de burbujas de vez en cuando. Te sugiero que lo hagas. Que te tomes una hora por día para vos, no hace falta hacer grandes planes. Dejá al bebé con su papá, o con una amiga o un familiar. Y pasá una hora pintándote las uñas, hablando por teléfono o haciéndote un baño de crema. Tomate un rato para relajarte, te aseguro que el reencuentro con tu hijo ¡va a ser mucho mejor! Solo vas a poder ser buena madre si sentís profundamente que aun en este desorden, estás haciendo lo mejor que podés para conectar con tu hijo, para construir un puente invisible que ambos van a transitar durante toda la vida.

No te presiones de más, no se trata de ganarse el premio a la madre del año, sino de lograr, entre otras cosas, que ese ser indefenso y chiquitito sepa que siempre, indudablemente, vas a estar ahí para él.

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, Especialista en Terapias de Pareja y Directora de www.clinicadeparejas.com

Como discutir con los hijos

Compartimos esta nota para Es De Mamá http://esdemama.com.ar/como-discutir-con-los-hijos/

¿CÓMO DISCUTIR CON LOS HIJOS?

Ponerse de acuerdo entre los padres, establecer límites y hablar desde el amor y el ejemplo son la clave.

Por Mariana Kersz

lazy-1458443

Ilustración: Pixabay

A medida que los chicos crecen también va creciendo su independencia y los planteos y discusiones vienen de la mano. El primer paso es estar preparadas. Si tus hijos te ven debatiendo con tu pareja delante de ellos en plena discusión, es probable que se pongan del lado del papá que los beneficia en el resultado. Por supuesto no podemos anticiparnos a todas las discusiones que vendrán en la vida de nuestros hijos, pero si previamente dialogamos en pareja respecto a pautas básicas y situaciones elementales que potencialmente puedan presentarse, como la ayuda que deberán prestar los niños en las tareas del hogar, el horario de las comidas o la primera vez que nos pida quedarse a dormir en casa de un amigo, por mencionar algunos ejemplos habituales, seguramente muchas de las discusiones pueden ser evitadas o retrasadas. Estas pautas deben negociarse en privado con tu pareja y ser firmes a la hora de marcar estos límites.

Por otro lado, los acuerdos son fundamentales en las discusiones. Saber negociar implica ponerse de acuerdo en que hay un problema a resolver y que los dos quieren escucharse para evitar un castigo. Dependiendo de la edad de tu hijo, utilizar un lenguaje claro y concreto respecto de lo que se espera de él en esa discusión y cuáles son las consecuencias si no se cumple. “Levantá la mochila, o vas a ver lo que te pasa…” no es igual que decirle “Ya hablamos respecto a levantar tu mochila del suelo varias veces. Busquemos un lugar donde dejarla cada vez que llegues del colegio así no queda tirada”.

No amenaces, ni utilices el sarcasmo en las discusiones. Lo ideal es una conversación abierta y sincera que guíe y enseñe también a tu hijo que en esa discusión hay un espacio para aprender: aprender a discutir, a llegar a acuerdos, a negociar. Vos sos su ejemplo. Si comenzás a gritar y a perder el eje de tus argumentos, ¿qué le estás enseñando?

Poniendo límites

Los límites son una señal de amor para nuestros hijos, establecer un fuerte vínculo afectivo nos permite también desarrollar el respeto por las diferencias y  la aceptación de las normas. Por supuesto no todo es límite, pero sistematizar y normalizar algunas cuestiones permite a los niños ordenarse y comprender mejor las reglas de la familia.

En cada discusión tratá de tener presente donde está el error en lo que tus hijos manifiesten y tomalo como evidencia de lo que estén pensando, pero también trabajá para que pueda aprender de esa situación, teniendo en cuenta su frustración. Si tu hijo se altera mucho durante una discusión es importante que le enseñes técnicas de autocontrol. Gritar no es un recurso que funcione, nadie puede entender una solución razonable estando a la defensiva.

Hacer que tus hijos confíen en vos en un inmenso desafío que se reaviva en cada discusión. Mostrarte amorosa pero con límites firmes es la mejor manera de hacerles entender que algo de lo que hicieron tiene que mejorarse; hacerles saber todos los días que estamos orgullosos de ellos y brindarles la seguridad de que pueden contar con sus padres les va a dar el lugar que necesitan para acudir a nosotros aun cuando algo salga mal. ¡Los límites son una enorme prueba de amor!

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, MN 59610, además es la Directora de Clínica de Parejas, un espacio donde brindan apoyo emocional a futuros padres, terapia de parejas, consultorio sexológico entre otros temas. www.clinicadeparejas.com

De pareja a padres. ¿Y la pareja?

Les comparto esta hermosa nota de la web Es De Mamá, donde conversamos acerca de las particularidades de ser padres…y pareja a la vez. ¡Muy interesante el contenido de la web, no se lo pierdan!

De Pareja a Padres… ¿y la pareja?

 

DE PAREJA A PADRES… ¿Y LA PAREJA?

Con la llegada del nuevo integrante a la familia vas a escuchar miles de consejos de todo tipo, pero pocos hablan de cómo puede afectar la llegada de un hijo a la relación de pareja.

Por Verónica De Martini

De pareja a padres, pixabay

Foto: Pixabay

Está demostrado que durante el primer año de vida de un bebé (en especial si es el primero), hay más discusiones de pareja. Los primeros meses pueden ser una prueba de fuego para la relación porque hay que tomar decisiones de común acuerdo, repartirse tareas, resignificar los roles, aumentan los gastos, las dudas, los miedos, y  muchas veces los dos terminan frustrados y superados por la situación.

Es momento entonces de que encuentren un nuevo equilibrio que les permita estar cómodos y conformes con la situación, y aunque en el primer año de vida de un bebé es difícil conversar, divertirse, organizarse, es importante que la pareja logre encontrar un momento en el día para reencontrarse, sin la presencia de la madre, la suegra, el tío, ni ningún tercero, porque por muy buena intención que tengan, a veces suelen generar más tensión y desencadenar nuevas discusiones en la pareja.

La llegada de un hijo no tiene por qué ser un paréntesis en la vida de la pareja. Claramente habrá cosas que cambien y se modifiquen, pero también se pueden buscar espacios en común que revivan el amor y la pasión. Por otro lado, hay que evitar caer en la idealización del reparto igualitario de los cuidados del bebé, porque ambos tienen que tener claro que hay aspectos, situaciones y etapas del pequeño donde la presencia de uno es más relevante que la del otro, lo que sí se puede hacer es ir buscando un equilibrio y reparto de tareas, por ejemplo si la mamá está dando de amamantar el papá puede preparar el almuerzo.

Algunos consejos que pueden ayudar

  • Hablar al respecto entre ustedes puede ayudarlos antes de que todo se salga de control. Habrá momentos en que no sepan qué hacer y antes de perder la paciencia es importante que el otro pueda contenernos
  • Unirse a grupos de mamás: la experiencia de tus amigas, de otras mamás, unirte a grupos de apoyo, foros online, etc, va a hacer que no te sientas sola ni la única en el mundo a la que le pasan ciertas cosas
  • Recordar siempre que el amor los une: una buena idea es mirar el video de su casamiento, las fotos de novios, releer cartas de amor. Tener siempre presente ese amor intenso que sentían hace que recuerdes por qué se enamoraron y les va a dar un motivo más para trabajar en la relación
  • Olvidate de la espontaneidad y la improvisación con tu pareja: por un tiempo los momentos románticos van a tener que ser pautados.
  • Cero culpas: ser padres es tener muchas responsabilidades, para no agobiarse ni llenarse de culpas lo ideal es que se permitan relajar en pareja y reencontrarse. No es necesario hacer una salida carísima a cenar al mejor resto, con salir a dar un paseo tomados de la mano y sentarse en la plaza a tomar un poco de aire ya los va a hacer volver renovados y el encuentro con el bebé también va a ser completamente diferente.

Experta consultada: Lic. Mariana Kersz, MN 59610, Directora de Clínica de Parejas

¿Dudas? ¡Consultanos!

[email protected]

Cel.: (011) 15 3404 0555

Sexo y Embarazo

 

Embarazo y sexualidad

Durante el embarazo estar cerca de tu pareja, besarse, mimarse y abrazarse, va a generarte una liberación de hormonas (oxitocina, serotonina y endorfina) que llegarán por el torrente sanguíneo hasta tu bebé. Estas hormonas son las que nos generan esa sensación de bienestar y satisfacción, lo mismo van a generarle a tu hijo, por lo que no hay por qué preocuparse. A menos que exista una indicación médica de abstinencia, entonces podés tener relaciones sexuales hasta en el último trimestre inclusive.

¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?
No, no hay riesgo de que puedas lastimar a tu bebé dentro de la panza, el útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo. Por supuesto lo principal es que te saques todas las dudas con tu obstetra y que pueda darte la información detallada que necesitás.
Si algo te resulta incómodo, sentite en la libertad de hablarlo con tu pareja, incluso si es algo que antes hacían siempre. Si notás que tenés deseo pero no te está gustando la penetración podés considerar otras actividades, hagan uso de la imaginación para que los dos puedan pasarla bien. Siempre tengan en mente que la intimidad es mucho, mucho más que tener relaciones sexuales. Si no tenés ganas o no podés, pueden sentirse tan unidos como siempre mediante besos, caricias, abrazos y demostraciones de afecto. ¡No dejen de demostrarse lo importantes que son el uno para el otro en este momento!

¿Se siente más o menos placer en el embarazo?
Las relaciones sexuales cambian durante el embarazo. Para algunas mujeres resultan más placenteras y otras mujeres se sienten tan incómodas con la panza que prefieren evitar los encuentros sexuales durante todo el embarazo. Las ventajas son que durante el embarazo la humedad vaginal y el flujo aumentan, se hinchan los genitales por el aumento del riego sanguíneo y los pechos están hipersensibles. Del mismo modo, todo esto puede generar en otras mujeres una gran incomodidad y sentir incluso cólicos similares a los del período. Como decía, cada mujer lleva un embarazo totalmente diferente a otra (incluso las sensaciones placenteras o displacenteras de una misma mujer pueden variar en sus diferentes embarazos…¡y hasta en los diferentes trimestres del mismo embarazo!), en general el primer trimestre es el más agotador para la mujer por la enorme cantidad de cambios hormonales, físicos y emocionales que suceden, pero una vez que las náuseas y el malestar disminuyen todo se estabiliza.

¿Y ellos?
Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas. Es fundamental hablar de esto y que ambos sepan que se aman y pueden apoyarse mutuamente mientras atraviesan estos cambios. También hay un miedo común en los hombres, que es el de hacerle daño al bebé, por esta razón es importante ir juntos a las consultas con el obstetra. El deseo sexual puede disminuir en esta etapa, producto de la ansiedad y de los cambios en el cuerpo, por eso hablar estas cuestiones en la pareja es de suma importancia, tomense el tiempo para conversar acerca de las necesidades, ansiedades, temores y anhelos de cada uno.

Los SI y los NO
– Si a innovar, a usar la imaginación y la fantasía para mantener el deseo activo. Definitivamente NO a descuidar tu imagen personal. Estar embarazada no significa estar desprolija.
– Si a sentirte sexy y atractiva y un NO rotundo a dejar de mimarse en pareja.
– Si a reservar un espacio propio para la vos y tu pareja. NO a que ese espacio tenga como conversación monotemática lo que falta comprar para la llegada del bebé…eso lo pueden dejar para otro momento.
– Si a ser creativos e innovar. NO, no y no a querer a toda costa que las cosas sean como antes de quedar embarazados. ¡Busquen nuevas posiciones y lugares donde hacer el amor!

¡Contanos como fue tu experiencia con la sexualidad durante el embarazo!

¿Dudas? ¡Consultanos!
[email protected]
Cel.: (011) 15 3404 0555

Lic. Mariana Kersz
Sexóloga | Psicóloga
Directora de Clínica de Parejas