Tag Archives: disfunción sexual femenina

Disfunciones sexuales femeninas

Disfunciones femeninas. Lic. Mariana Kersz Psicóloga Sexóloga

Disfunciones femeninas. Lic. Mariana Kersz Psicóloga Sexóloga

La sexualidad humana posiblemente sea uno de los aspectos más vulnerables de los seres humanos, donde los factores emocionales, físicos, contextuales, educacionales, vinculares, religiosos y culturales se ponen en juego para crear en cada uno de nosotros un concepto y un disfrute diferente del sexo. Asi, la terapia sexual crea, a modo de puente, la unión entre los factores emocionales, psicológicos, vinculares y también los factores orgánicos, fisiológicos que conforman un síntoma. Como resultado, en el consultorio de Clínica de Parejas acompaño a cada paciente y a cada pareja considerando a la sexualidad humana desde un concepto amplio, con intervenciones específicas y tareas para hacer en la intimidad del hogar, que permiten que en muy poco tiempo se noten grandes mejorías, para lograr una vida sexual plena y feliz. Porque soy una convencida de que el sexo importa. Si, es parte de la vida de los humanos. Y es el alma de una pareja. Una pareja sin sexo decide perder una parte sustancial de su escencia. El sexo nos diferencia de otros vínculos, nos define como pareja. Este momento es sustancial en la vida de ambos, donde pueden entregarse por completo el uno al otro, intercambiando sus pasiones y sus secretos más íntimos. Mucho más allá del mero placer físico, el erotismo en si mismo permite un pleno descubrimiento de nosotros mismos y del otro: descubrimos, buscamos lo que queremos experimentar, nos tomamos el tiempo para disfrutar de este placer compartido, básicamente nos gusta por sí mismo y por el otro, en relación con el otro. Por eso, cuando aparecen disfunciones sexuales masculinas, o disfunciones sexuales femeninas es importante la consulta sexológica para poder resolver los síntomas que generan incomodidades en la vida sexual.

Entre las consultas más frecuentes, las parejas suelen consultar por la falta de deseo sexual, o deseo sexual hipoactivo, es decir, una baja, una disminución en la frecuencia sexual o en el apetito sexual.

Afortunadamente, hoy en día las mujeres también consultan por sus síntomas sexuales, no solo por la falta de deseo sexual, sino también casos como el vaginismo o la dispareunia, una contracción involuntaria en los músculos de la vagina que puede ir acomañada de mucho dolor en la penetración. A la vez, una consulta habitual en las mujeres es la anorgasmia, la dificultad para lograr orgasmos placenteros aun teniendo buenos niveles de excitación y deseo sexual.

Afortunadamente todos estos síntomas tienen solución con el tratamiento sexológico adecuado. Existen técnicas eróticas, tareas sexológicas, estrategias muy específicas para resolver estos conflictos y lograr una sexualidad totalmente plena. ¡Lo aprendido en el consultorio no se olvida jamás! se trata de un reaprendizaje de conductas que han llevado a ese síntoma, es decir: reemplazar conductas negativas por conductas positivas que lleven a una sexualidad totalmente placentera.

Existe una solución! consultanos, nuestros tratamientos son efectivos y muy eficaces. Las consultas pueden ser presenciales u online, via Skype, para que tengas la posibilidad de mejorar tu vida sexual estés donde estés:

[email protected]

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga
Especialista en Terapia de Parejas
[email protected]
https://www.facebook.com/clinicadeparejas

Disfunción sexual femenina

Disfunciones sexuales femeninas

Aproximadamente un 40% de las mujeres experimentan disfunción sexual femenina durante su vida sexual activa. Las estadísticas también muestran que aproximadamente 1 de cada 4 mujeres no pueden alcanzar el orgasmo.
La disfunción sexual femenina se define como la imposibilidad de una mujer para disfrutar plenamente de las sensaciones físicas y emocionales de la sexualidad. Puede tener diferentes orígenes y ocurrir durante cualquiera de las fases de la actividad sexual: el deseo, la excitación y el orgasmo. Por ejemplo si sucede durante el deseo estaríamos hablando de un deseo sexual hipoactivo, o de una baja o pérdida en la libido. Si fuese durante la excitación podría haber dificultad en la penetración o dolor en el coito (como vaginimo o dispareunia), y si fuese durante el orgasmo podemos hablar de una anorgasmia por ejemplo.

Las causas de la disfunción sexual femenina
Pueden tener orígen físico: enfermedades o infecciones genitales, disminución de las hormonas durante la menopausia, el embarazo, patologías postparto, sequedad vaginal, etc.
Puede ser emocional: estrés, depresión, ansiedad, conflictos de pareja, conflictos familiares o laborales.
Sin embargo, así como el ser humano es una entidad que conjuga mente-cuerpo, generalmente los conflictos y las patologías también abordan ambas esferas, emocional y orgánica, pero también se ven salpicadas por el trasfondo social, coyuntural, el atravesamiento cultural, la religión, la educación sexual recibida, etc.

¿Quién se ve afectado por la disfunción sexual femenina? ¿Cuáles son los factores de riesgo?
Cualquier mujer puede sufrir en un momento u otro en su vida de la disfunción sexual femenina. sin embargo existen factores de riesgo:
– Sufrir o haber sufrido abuso sexual, violación, etc.
– Complicaciones en el embarazo o después del parto
– Tener una relación de pareja emocionalmente inestable
– Menopausia
– Depresión, ansiedad
– Sufrir agotamiento físico o mental
– Etc

La disfunción sexual femenina no es contagiosa.

Algunos de los síntomas característicos de cualquier disfunción femenina pueden ser:

– Dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo (siempre o regularmente)
– Repulsión incontrolable hacia el sexo
– Falta de libido por un tiempo prolongado
– Baja en el deseo sexual
– Dolor en la vagina
– Dolor o dificultad en la penetración
– Contracción involuntaria de los músculos de la vagina durante la penetración (vaginismo)
– Dificultad para excitarse durante las relaciones sexuales
– Otros.

Diagnóstico
No hay necesidad de alarmarse si es que esta disfunción tiene una causa conocida, que puede ser temporal como por ejemplo una infección urinaria o una discusión de pareja. Sin embargo, si el problema es persistente (más allá de unas pocas semanas) y que impide a las mujeres disfrutar de buen sexo a la que todos tienen derecho, usted debe consultar a un ginecólogo que tratará de encontrar la fuente del problema. De acuerdo con el diagnóstico, el médico entonces considerar la recomendación de las mujeres que participan en terapeuta sexual, un psicoterapeuta, o prescribir tratamiento en sí, si parece conveniente en cada caso.

El tratamiento de la disfunción sexual femenina depende principalmente de las causas, pero generalmente consta de una tríada:
– Consulta médica para evaluar los factores orgánicos (infecciones, endometriosis, etc) que pudiesen estar influyendo en el síntoma
– Terapia psicológica para acompañar el proceso de recuperar la autoestima, aumentar la libido y resolver los conflictos internos que pudiesen estar llevando a esta situación
– Tratamiento sexológico específico que, entre otras cuestiones, rehabilite los músculos de la pelvis y permita lograr una sexualidad plena y satisfactoria.

Aunque es imposible evitar al 100% una disfunción sexual femenina, hay algunas medidas que podemos tomar para prevenirlas:
– Mantener una buena higiene personal para prevenir las infecciones del tracto urinario, vaginitis, hongos, etc.
– Tener prácticas sexuales seguras, utilizar siempre preservativo para evitar las infecciones de transmisión sexual
– Si se nota algo de sequedad vaginal, siempre recurrir a lubricantes al agua, nunca vaselinas ni derivados del petroleo para evitar infecciones.
– Tener una relación emocionalmente saludable que permita un diálogo abierto y satisfactorio.

No hay motivos para avergonzarse en caso de padecer alguno de los síntomas propios de una disfunción sexual femenina. Los tratamientos son breves y totalmente eficaces, enfocados en mejorar rápidamente tu salud sexual sin riesgos a recaidas.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]