Tag Archives: consulta sexólogica

La Nación: Sexo Sin Penetración

Sexo Sin Penetración…¿te va?

El Diario La Nación publicó mi nota respecto al franeleo o petting, una práctica habitual en las parejas donde la penetración es dificil e incluso imposible.

El link a la nota acá: http://www.lanacion.com.ar/2074004-sexo-sin-penetracion-te-va

A continuación la nota completa acerca del sexo sin penetración:

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

Sexo sin penetración

¿Por qué tener solo juego previo y no penetrar? El masaje, las caricias, los besos, no deben quedarse sólo en las zonas que suponemos erógenas, principalmente porque cada uno de nosotros tenemos diferentes zonas donde nos gusta recibir placer, no necesariamente las mismas para todos. Nuestro principal órgano amatorio es la piel, el órgano más extenso que tenemos los seres humanos, limitar el placer a la vulva o al pene es caer en un reduccionismo y perder gran parte de la riqueza de nuestra sexualidad. Estamos diseñados para tener relaciones sexuales por placer y no sólo para reproducirnos. Por eso es tan importante jugar en pareja y divertirnos, dar y recibir placer pero sin necesariamente penetrar.

En mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas recibo todos los días a hombres y mujeres que no pueden lograr tener sexo con penetración, es un síntoma muy habitual que afortunadamente tiene solución con el tratamiento adecuado. Y hasta que esas parejas logran sanar y tener una sexualidad totalmente plena, existen muchas técnicas para disfrutar del franeleo y no sentir la presión de tener que penetrar si-o-si. Los motivos de consulta más frecuentes tienen que ver con la falta o la pérdida de erección del pene (disfunción eréctil) y también con el vaginismo, una contracción involuntaria que cierra los músculos de la vagina dificultando o impidiendo la penetración. Sin dudas, el vaginismo es una de las principales causas, incluso, de matrimonios no consumados. Por fuera de estos cuadros, otras razones como la falta de conexión en la pareja, los miedos, los tabúes, el tipo de educación sexual recibida, la cultura, las preferencias religiosas y otros factores emocionales como los celos, las inseguridades y hasta una baja autoestima pueden influir en preferir el juego previo a la penetración.

Pero incluso, sólo por diversión, entendiendo la sexualidad humana como un gran, gran crisol de posibilidades que incluyen por supuesto la genitalidad pero que la trascienden, también podemos proponer juegos eróticos muy interesantes en pareja para disfrutar del sexo en todas sus aristas. Podemos lograr tener mucho deseo, una increíble excitación e incluso orgasmos intensos sin penetración, una técnica que ¡puede ser muy interesante si no hay tiempo o si no es el lugar adecuado! porque como mencionaba recién, la genitalidad es uno de los aspectos de la sexualidad, pero no es el único. Olvidándonos de la penetración podemos hacer el amor y generar(nos) sensaciones increíblemente placenteras. El franeleo o petting es una de las técnicas más antiguas y más eficaces para mantener la pasión al día. La clave está en potenciar los sentidos, tacto, gusto, olfato, vista y oído juegan durante el sexo un rol fundamental. El clitage es otra técnica para disfrutar de un buen masaje en el clítoris: es un masaje del pene al clítoris donde el pene se desliza sobre la vulva.

Las claves para disfrutar del sexo sin penetración:
Tacto: acariciá el cuerpo de tu pareja de punta a punta, evitando el contacto con los genitales.
Gusto y olfato: ¿probaste alguna vez chocolate o miel sobre el cuerpo de tu amor? ¡un cálido masaje donde los dos terminen bañandose juntos suena irresistible!
Vista: con los ojos abiertos, cerrados, vendados, con luces bajas, o de colores… y si los dos están de acuerdo, poder ver a tu pareja autoestimulandose puede ser incluso muy divertido y excitante ¡Usá la imaginación!
Oído: podés decir las cosas más traviesas que se te ocurran, o sólo suspirar en el oído de tu pareja, ¡para volverse locos de deseo!

Existen muchas razones por las que podés tener sexo sin penetración. Disfrutar del buen sexo abarca mucho más que copular emulando el mundo animal. En materia de placer hay tantas combinaciones posibles de encuentros ocurran entre distintas personas y compañeros sexuales.

¿Te animás a probarlo?

 

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga Sexóloga. Especialista en Terapias de Pareja
www.ClinicaDeParejas.com
[email protected]
https://www.facebook.com/clinicadeparejas

Sexo Anal

Sexo Anal

Sexo Anal

El sexo anal es una práctica divertida y placentera, pero hay que tener en cuenta algunos factores para poder tener sexo anal seguro y sin riesgos.

Respondiendo a esta consulta, si, hay riesgo de infección y de contagio de enfermedades de transmisión sexual, porque durante la penetración del esfínter se generan microlesiones que, si la persona está contagiada de alguna ETS, puede transmitir el virus al pene. Del mismo modo, tu líquido preseminal puede también contagiar ETS a quien recibe la penetración.

Respecto al tamaño del pene, también influye, porque el esfínter anal no es como la vagina, que se dilata y “queda” en esa forma. El ano tiende a cerrarse, por lo tanto una persona que no tenga experiencia con el sexo anal deberá entrenar su ano con un dilatador anal en forma progresiva o bien practicando en posiciones relajadas introduciendo sus dedos en forma progresiva hasta sentir que el esfínter ya no ofrece mayor resistencia. Si tu pene es grueso es importante que seas paciente, y utilices MUCHO lubricante, existen productos específicos para la lubricación durante el sexo anal, no utilices vaselina ni aceites o derivados del petróleo porque lastiman la superficie del látex del preservativo.

Y vos, tuviste sexo anal alguna vez?

Envianos tu consulta a [email protected]

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja

Disfunción sexual femenina

Disfunciones sexuales femeninas

Aproximadamente un 40% de las mujeres experimentan disfunción sexual femenina durante su vida sexual activa. Las estadísticas también muestran que aproximadamente 1 de cada 4 mujeres no pueden alcanzar el orgasmo.
La disfunción sexual femenina se define como la imposibilidad de una mujer para disfrutar plenamente de las sensaciones físicas y emocionales de la sexualidad. Puede tener diferentes orígenes y ocurrir durante cualquiera de las fases de la actividad sexual: el deseo, la excitación y el orgasmo. Por ejemplo si sucede durante el deseo estaríamos hablando de un deseo sexual hipoactivo, o de una baja o pérdida en la libido. Si fuese durante la excitación podría haber dificultad en la penetración o dolor en el coito (como vaginimo o dispareunia), y si fuese durante el orgasmo podemos hablar de una anorgasmia por ejemplo.

Las causas de la disfunción sexual femenina
Pueden tener orígen físico: enfermedades o infecciones genitales, disminución de las hormonas durante la menopausia, el embarazo, patologías postparto, sequedad vaginal, etc.
Puede ser emocional: estrés, depresión, ansiedad, conflictos de pareja, conflictos familiares o laborales.
Sin embargo, así como el ser humano es una entidad que conjuga mente-cuerpo, generalmente los conflictos y las patologías también abordan ambas esferas, emocional y orgánica, pero también se ven salpicadas por el trasfondo social, coyuntural, el atravesamiento cultural, la religión, la educación sexual recibida, etc.

¿Quién se ve afectado por la disfunción sexual femenina? ¿Cuáles son los factores de riesgo?
Cualquier mujer puede sufrir en un momento u otro en su vida de la disfunción sexual femenina. sin embargo existen factores de riesgo:
– Sufrir o haber sufrido abuso sexual, violación, etc.
– Complicaciones en el embarazo o después del parto
– Tener una relación de pareja emocionalmente inestable
– Menopausia
– Depresión, ansiedad
– Sufrir agotamiento físico o mental
– Etc

La disfunción sexual femenina no es contagiosa.

Algunos de los síntomas característicos de cualquier disfunción femenina pueden ser:

– Dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo (siempre o regularmente)
– Repulsión incontrolable hacia el sexo
– Falta de libido por un tiempo prolongado
– Baja en el deseo sexual
– Dolor en la vagina
– Dolor o dificultad en la penetración
– Contracción involuntaria de los músculos de la vagina durante la penetración (vaginismo)
– Dificultad para excitarse durante las relaciones sexuales
– Otros.

Diagnóstico
No hay necesidad de alarmarse si es que esta disfunción tiene una causa conocida, que puede ser temporal como por ejemplo una infección urinaria o una discusión de pareja. Sin embargo, si el problema es persistente (más allá de unas pocas semanas) y que impide a las mujeres disfrutar de buen sexo a la que todos tienen derecho, usted debe consultar a un ginecólogo que tratará de encontrar la fuente del problema. De acuerdo con el diagnóstico, el médico entonces considerar la recomendación de las mujeres que participan en terapeuta sexual, un psicoterapeuta, o prescribir tratamiento en sí, si parece conveniente en cada caso.

El tratamiento de la disfunción sexual femenina depende principalmente de las causas, pero generalmente consta de una tríada:
– Consulta médica para evaluar los factores orgánicos (infecciones, endometriosis, etc) que pudiesen estar influyendo en el síntoma
– Terapia psicológica para acompañar el proceso de recuperar la autoestima, aumentar la libido y resolver los conflictos internos que pudiesen estar llevando a esta situación
– Tratamiento sexológico específico que, entre otras cuestiones, rehabilite los músculos de la pelvis y permita lograr una sexualidad plena y satisfactoria.

Aunque es imposible evitar al 100% una disfunción sexual femenina, hay algunas medidas que podemos tomar para prevenirlas:
– Mantener una buena higiene personal para prevenir las infecciones del tracto urinario, vaginitis, hongos, etc.
– Tener prácticas sexuales seguras, utilizar siempre preservativo para evitar las infecciones de transmisión sexual
– Si se nota algo de sequedad vaginal, siempre recurrir a lubricantes al agua, nunca vaselinas ni derivados del petroleo para evitar infecciones.
– Tener una relación emocionalmente saludable que permita un diálogo abierto y satisfactorio.

No hay motivos para avergonzarse en caso de padecer alguno de los síntomas propios de una disfunción sexual femenina. Los tratamientos son breves y totalmente eficaces, enfocados en mejorar rápidamente tu salud sexual sin riesgos a recaidas.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]