Tag Archives: anorgasmia

¿Cómo retomar la vida sexual después del embarazo?

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

 

El Magazine SOS Mujer publicó mi nota acerca de cómo retomar la vida sexual después del embarazo. Podés leer la nota en este link o acá:

4 TIPS PARA RETOMAR LA VIDA SEXUAL DESPUÉS DEL EMBARAZO

La cuarentena, el puerperio y los cambios corporales generan que muchas parejas se distancien en la intimidad. ¿Cómo recuperar la pasión? Una especialista nos cuenta algunas estrategias para reencontrarse.

Tanto para la madre como para la pareja, un embarazo trae un sinfín de cambios: desde el puerperio hasta la cuarentena y el proceso de adaptación al nuevo integrante de la familia, todo esto puede generar grandes transformaciones en la sexualidad de una pareja.

“Muchos pacientes llegan al consultorio esperando que después del embarazo la vida sexual vuelva a ser exactamente igual o superior a la que tenían antes de ser padres. El desafío es aceptar que las cosas cambiaron y que las madrugadas de sexo desenfrenado en el ascensor serán reemplazadas por ver una película abrazados en el sillón y preparados para levantarse si el bebé los necesita”, explica Mariana Kersz (MN N° 59610), sexóloga especialista en Terapias de Pareja.

Entonces, ¿cómo hacer para que estos cambios no afecten a la vida sexual? Para reacomodarse a este nuevo presente y no descuidar el rol de la pareja, la especialista nos brinda algunos consejos fundamentales.

Tip 1: Jugar
Limitar la sexualidad únicamente al coito es reducir su inmensa riqueza a un sólo aspecto y perdernos de las múltiples opciones y posibilidades que tiene cada encuentro en pareja. ¡No todo en el sexo es penetración! Pueden darse sexo oral, estimularse con juguetes, darse un baño relajante juntos, enviarse mensajes “calientes” o buscar momentos para besarse apasionadamente y tocarse bajo las sábanas. Ponerse de novios es la mejor estrategia para vencer la rutina y el cansancio de su recién estrenada vida de padres.

Ponerse de novios es la mejor estrategia para vencer la rutina

Tip 2: Actuar
Durante unas horas, los fines de semana pueden dejar al bebé al cuidado de los abuelos, una amiga o los tíos y dedicarse a reinventar la pareja en total intimidad y sin interrupciones. Salir a comer, dar un paseo y también dar lugar a la intimidad dándose un baño relajante juntos o pasar un día en un spa genera una energía diferente que no sólo los relaja sino que los predispone a un encuentro sexual placentero y necesario para ambos. No se olviden que además de padres son pareja.

Tip 3: Programar

Al igual que ir al gimnasio hay que entrenar el deseo para que siga vigente. Por eso, aunque parezca poco espontáneo, es mejor programar los encuentros sexuales que dejarlos pasar. Por un tiempo, y sobre todo cuando el bebé es muy chiquito, es mejor planificar cada relación sexual a dejar que el cansancio o la rutina los encuentre tirados en el sillón. El erotismo y la sensualidad pierden lugar frente a la demanda de un bebé recién nacido, pero los encuentros de besos, caricias y abrazos de alto voltaje generan una movilización en el deseo que funciona como una gran vacuna que previene el deseo sexual hipoactivo y otras disfunciones relacionadas con el empobrecimiento en la sexualidad.

Tip 4: Fantasear
Nada atrae al deseo sexual como el deseo en sí mismo. Por eso es importante la fantasía, los mensajes, los hot chats, las fotos eróticas y hasta videollamadas que fomenten y redescubran la fantasía… Todo suma. Usen la imaginación.

 

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga 
Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

Infobae – Deseo Sexual por Lic. Mariana Kersz

Infobae publicó mi nota acerca de las razones por las que una persona pierde o disminuye su deseo sexual.

La nota completa en el siguiente enlace: https://www.infobae.com/tendencias/2017/09/04/las-razones-que-provocan-la-disminucion-del-deseo-sexual-en-una-pareja/

 

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

Las razones que provocan la disminución del deseo sexual en una pareja
La pérdida de “ganas” a la hora de mantener relaciones con una pareja estable es más común de lo que parece. Una especialista dialogó con Infobae y explicó las causas y soluciones

Por Alana Gorski 4 de septiembre de 2017
¿Uno quiere más? ¿Otro quiere menos? ¿No hay ganas? Estos interrogantes suelen ser muy frecuentes en el mundo de las parejas. Aunque para muchos suele ser un tema tabú del cual no se habla, es una situación que se puede producir en cualquier momento de la vida y bajo distintas circunstancias.

En general, las causas que lo producen se pueden dividir entre factores orgánicos o emocionales. A nivel orgánico puede haber un desbalance hormonal como tiroides o diabetes, incluso la presión alta o la presión baja pueden influir.

A nivel emocional puede ser mala vinculación de la pareja, celos, inseguridades o alguna cuestión de ella o de él que no termina de convencer a ninguno de los dos, es decir, el deseo sexual está muy ligado a lo que pasa en la realidad de la pareja.

La comunicación es fundamental para resolver un problema de este tipo
Mariana Kersz, psicologa y sexóloga, explicó en diálogo con Infobae que cada pareja tiene una frecuencia que le es habitual, la cual puede ser una vez por semana o mensualmente, todo depende de cada vínculo. “Si el encuentro sexual es cada 4 meses, podemos pensar si está bien o mal, ajustar o desajustar eso, pero si para ellos está bien no hay ningún problema. El tema es qué sucede cuando pasan más de 4 meses y el deseo desaparece”.

“El sexo es una de las cuestiones que dividen y diferencian a una pareja de cualquier otro vínculo, entonces no es lo mismo ser amigos que ser pareja. Tienen relaciones sexuales y eso es lo que la distingue de las demás uniones”, afirmó.

Pero para cada problema siempre hay una solución posible, y ésta no es la excepción. En general, cuando hay falta de deseo se empieza trabajando en las sensaciones y en la sensibilidad de cada uno de los integrantes de la pareja y se comienza reconociendo el cuerpo del otro. Son ejercicios lentos y progresivos que tienen como finalidad unir a esa pareja y llevarlos a un caso satisfactorio.

La falta de deseo sexual es un problema que tiene solución, siempre se recomienda recurrir a un especialista
Siempre hay que tener en cuenta que la comunicación es fundamental, se trabaja en por qué hay mucho deseo de un lado y poco del otro. También hay que ver cómo se encuentra la autoestima de cada uno en ese momento y la historia familiar, entre otras cosas.

Lo importante es detectar qué pasa porque muchas veces sucede para que no sea un problema que se extienda a los demás ámbitos de la vida . “A veces no hay una baja sexual, sino una diferencia en lo que cada uno quiere. Uno puede querer todos los días y el otro no. Entonces aquel que quiere más y no recibe eso se siente rechazado y termina enojado e indignado por la situación y eso pega de lleno en su autoestima y por supuesto afecta lo cotidiano”, detalló la especialista Mariana Kersz.-

 

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga. Especialista en Terapias de Parejas
MN N° 59610
[email protected]
http://facebook.com/clinicadeparejas/

Disfunción sexual femenina

Disfunciones sexuales femeninas

Aproximadamente un 40% de las mujeres experimentan disfunción sexual femenina durante su vida sexual activa. Las estadísticas también muestran que aproximadamente 1 de cada 4 mujeres no pueden alcanzar el orgasmo.
La disfunción sexual femenina se define como la imposibilidad de una mujer para disfrutar plenamente de las sensaciones físicas y emocionales de la sexualidad. Puede tener diferentes orígenes y ocurrir durante cualquiera de las fases de la actividad sexual: el deseo, la excitación y el orgasmo. Por ejemplo si sucede durante el deseo estaríamos hablando de un deseo sexual hipoactivo, o de una baja o pérdida en la libido. Si fuese durante la excitación podría haber dificultad en la penetración o dolor en el coito (como vaginimo o dispareunia), y si fuese durante el orgasmo podemos hablar de una anorgasmia por ejemplo.

Las causas de la disfunción sexual femenina
Pueden tener orígen físico: enfermedades o infecciones genitales, disminución de las hormonas durante la menopausia, el embarazo, patologías postparto, sequedad vaginal, etc.
Puede ser emocional: estrés, depresión, ansiedad, conflictos de pareja, conflictos familiares o laborales.
Sin embargo, así como el ser humano es una entidad que conjuga mente-cuerpo, generalmente los conflictos y las patologías también abordan ambas esferas, emocional y orgánica, pero también se ven salpicadas por el trasfondo social, coyuntural, el atravesamiento cultural, la religión, la educación sexual recibida, etc.

¿Quién se ve afectado por la disfunción sexual femenina? ¿Cuáles son los factores de riesgo?
Cualquier mujer puede sufrir en un momento u otro en su vida de la disfunción sexual femenina. sin embargo existen factores de riesgo:
– Sufrir o haber sufrido abuso sexual, violación, etc.
– Complicaciones en el embarazo o después del parto
– Tener una relación de pareja emocionalmente inestable
– Menopausia
– Depresión, ansiedad
– Sufrir agotamiento físico o mental
– Etc

La disfunción sexual femenina no es contagiosa.

Algunos de los síntomas característicos de cualquier disfunción femenina pueden ser:

– Dificultad o incapacidad para alcanzar el orgasmo (siempre o regularmente)
– Repulsión incontrolable hacia el sexo
– Falta de libido por un tiempo prolongado
– Baja en el deseo sexual
– Dolor en la vagina
– Dolor o dificultad en la penetración
– Contracción involuntaria de los músculos de la vagina durante la penetración (vaginismo)
– Dificultad para excitarse durante las relaciones sexuales
– Otros.

Diagnóstico
No hay necesidad de alarmarse si es que esta disfunción tiene una causa conocida, que puede ser temporal como por ejemplo una infección urinaria o una discusión de pareja. Sin embargo, si el problema es persistente (más allá de unas pocas semanas) y que impide a las mujeres disfrutar de buen sexo a la que todos tienen derecho, usted debe consultar a un ginecólogo que tratará de encontrar la fuente del problema. De acuerdo con el diagnóstico, el médico entonces considerar la recomendación de las mujeres que participan en terapeuta sexual, un psicoterapeuta, o prescribir tratamiento en sí, si parece conveniente en cada caso.

El tratamiento de la disfunción sexual femenina depende principalmente de las causas, pero generalmente consta de una tríada:
– Consulta médica para evaluar los factores orgánicos (infecciones, endometriosis, etc) que pudiesen estar influyendo en el síntoma
– Terapia psicológica para acompañar el proceso de recuperar la autoestima, aumentar la libido y resolver los conflictos internos que pudiesen estar llevando a esta situación
– Tratamiento sexológico específico que, entre otras cuestiones, rehabilite los músculos de la pelvis y permita lograr una sexualidad plena y satisfactoria.

Aunque es imposible evitar al 100% una disfunción sexual femenina, hay algunas medidas que podemos tomar para prevenirlas:
– Mantener una buena higiene personal para prevenir las infecciones del tracto urinario, vaginitis, hongos, etc.
– Tener prácticas sexuales seguras, utilizar siempre preservativo para evitar las infecciones de transmisión sexual
– Si se nota algo de sequedad vaginal, siempre recurrir a lubricantes al agua, nunca vaselinas ni derivados del petroleo para evitar infecciones.
– Tener una relación emocionalmente saludable que permita un diálogo abierto y satisfactorio.

No hay motivos para avergonzarse en caso de padecer alguno de los síntomas propios de una disfunción sexual femenina. Los tratamientos son breves y totalmente eficaces, enfocados en mejorar rápidamente tu salud sexual sin riesgos a recaidas.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

La ilusión del Iceberg

Para lograr resultados en una terapia sexual, es necesario un cambio de conducta. En muy poco tiempo se ven los primeros cambios, y pronto se logra una vida sexual plena y feliz!

Clinica de Parejas

Clinica de Parejas

El éxito del tratamiento se basa en la dedicación diaria, el esfuerzo, la persistencia y el cambio de hábitos, pero también en tener en cuenta que habrá fallos y recaídas que nos permiten ajustar una y otra vez el tratamiento para controlar todos los factores que han llevado al síntoma. Vos controlás el síntoma: el síntoma no te controla a vos.
Una vez comenzado el tratamiento sexológico, ya en la primera consulta, el alivio de saber que existe una solución es absolutamente esperanzador.
No dejes de consultar, existe una solución!
Terapia Sexual y Psicológica para Adultos y Parejas
Lic. Mariana Kersz
Sexóloga
 

Anorgasmia

En una relación sexual, tanto las mujeres como los hombres tienen como principal meta disfrutar y hacer disfrutar a la otra persona. La gente tiene estipulado el clímax u orgasmo como el principal síntoma de haber concretado un acto sexual pleno, pero esto no tiene porque ser así. Se pueden tener relaciones satisfactorias sin llegar al orgasmo.
anorgasmia
En cambio el problema puede aparecer, si debido a diferentes factores, esa culminación del placer no se da nunca. Si esto sucede, podemos estar ante un caso de anorgasmia, que se da tanto en hombres como mujeres, siendo en éstas más común. Se trata de la ausencia recurrente y persistente del orgasmo, a pesar de que se dé la estimulación y excitación previa de manera normal. 
La anorgasmia puede darse por varias causas, pero principalmente atiende a razones psicológicas. Problemas como la depresión, ansiedad, traumas con experiencias pasadas, falta de motivación, la presión por “tener que llegar”, o simplemente la falta de información puede ser determinante para la aparición de este problema. Sin embargo, factores físicos como las enfermedades o los problemas por el uso inadecuado de medicinas y drogas también pueden influir negativamente para que esa situación se prorrogue. Como siempre decimos en Clínica de Parejas, no hay un solo factor determinante que lleve a un síntoma. Los síntomas son multicausales: psicológicos, orgánicos, culturales y sociales a la vez. Te dejamos un listado que puede ayudarte a identificar las causas: 
  • Mitos, miedos y tabúes en la educación sexual
  • Autoestima baja, poca confianza en sí mismo
  • Estimulación y caricias poco adecuadas, o demasiada fuerza por parte de tu pareja
  • Monotonía sexual
  • Relaciones sexuales dolorosas como vaginismo o dispareunia
  • Deseo sexual bajo o hipoactivo
  • Dudas acerca de los sentimientos hacia la pareja
  • Miedo a dejarse llevar por el placer, a perder el control.
Los problemas de anorgasmia también pueden ser de varios tipos, según la persona que los sufra, de qué manera y cuándo se manifiesten. Estos tipos son los siguientes:
  • Anorgasmia primaria: este tipo se da en personas que nunca han alcanzado al orgasmo.
  • Anorgasmia secundaria: se produce en personas que en experiencias anteriores si han llegado al clímax, pero que dejan de sentirlo de manera recurrente.
  • Anorgasmia absoluta: se trata de la variante sucedida cuando una persona no puede llegar al orgasmo a través de ningún proceso de estimulación.
  • Anorgasmia relativa: este tipo aparece cuando el orgasmo deja de manifestarse solo en un procedimiento en concreto, por ejemplo la masturbación.
  • Anorgasmia situacional: este último caso aparece en personas que solo llegan al orgasmo en situaciones concretas de forma sistemática.
Como la mayoría de los problemas que afectan a la vida sexual de las parejas, la anorgasmia también tiene solución. En Clínica de Parejas te proponemos un Programa de Recuperación donde en pocas consultas vas a notar grandes mejorías, trabajamos en forma individual y en pareja para reforzar la comunicación y la confianza mutua dando lugar a un mejor entendimiento y un gran respeto por los tiempos del tratamiento. Luego, actividades para hacer en casa, ejercicios y técnicas específicas que te irán permitiendo tomar contacto con tu propio cuerpo y el de tu pareja: pequeños pasos para grandes logros, este es el objetivo. Por supuesto se deben dejar atrás cualquier tipo de prejuicio e intentar dejarse llevar, siendo siempre comprensivo y cariñoso con la persona que tenemos a nuestro lado.
Por otro lado existen medidas de carácter individual que también ayudan a que estos problemas desaparezcan. Por parte de la mujer, además de la utilización de juguetes eróticos como bolas chinas o vibradores que ayuden a la estimulación y fortalecimiento de los músculos genitales.
En el caso del hombre, también puede recurrir a artículos sexuales como lubricantes o estimuladores prostáticos que les ayuden a experimentar y aumentar su experiencia en la búsqueda del placer.
Estas soluciones que pueden aportar elementos externos también pueden realizarse en pareja, condición que puede ayudar muy positivamente a mejorar el entendimiento y  la complicidad, dando más posibilidades a que se pueda olvidar la anorgasmia de manera definitiva.
Consultar va a permitirte tener técnicas y estrategias específicas y exitosas para solucionar la anorgasmia y dar comienzo a una vida sexual placentera.
Existe una Solución!
Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
Terapia Sexual Online y Presencial
[email protected]
Tel.: (011) 2000-1730