¿Seré buena madre?

La maternidad es un tsunami de emociones. No se trata de ganarse el Nobel a la Madre del Año, sino de entender y aceptar tus limitaciones y posibilidades. Comparto esta nota para la Revista Es De Mamá: http://esdemama.com.ar/sere-buena-madre/

¿SERÉ BUENA MADRE?

Nuestra psicóloga nos ayuda a responder la pregunta acerca de qué es ser buena madre.

Por Mariana Kersz

woman-687560_1920

Foto: Pixabay

9 meses siendo el centro de atención, todos te preguntan cómo te sentís, te dicen que estás linda, te dan consejos, te cuentan sus historias…Todos -sin excepción- te dicen que un hijo te cambia la vida. Y finalmente el día llega, nace nuestro hijo y todo se llena de… ¡incertidumbres!

Un bebé es un ser totalmente desvalido. Nacemos en un estado de absoluta indefensión y continuamos así por unos dos años. Dependemos de otro para comer, para que nos de calor, nos ayude a dormir, nos haga sentir queridos y seguros. Esta indefensión es lo que nos caracteriza como seres humanos: somos la única especie en todo el planeta que necesita tanto tiempo de dependencia de otro ser para sobrevivir.

Como mujeres, podemos sentir que esta dependencia extrema del bebé puede ser lo más maravilloso que nos pasa en la vida, nos hace sentirnos únicas, valiosas, necesitadas. Sin embargo, también puede ser agobiante y llevarnos a una inmensa presión por querer hacer todo bien. Muchas veces, esos comentarios que durante el embarazo sonaban tan amables, en los primeros meses de vida de tu hijo pueden sentirse un poco…extenuantes.

Te dijeron que la conexión con tu hijo iba a ser inmediata, que dar la teta era lo más maravilloso del mundo, que no te iba a importar pasar noches sin dormir porque valía la pena la sonrisa de tu hijo, que ibas a entender a tu hijo con sólo mirarlo…¡y no siempre es tan simple! A todo esto sumale la presencia de tu pareja…que también te demanda.

La primera pregunta que todas las mamás primerizas se hacen es: “¿seré buena madre?”

Ser buena madre no significa nada de lo que te dijeron, porque esa es la experiencia que otros, amablemente, quisieron compartir con vos. ¡Pero es la experiencia de otros! Ser buena madre significa ser vos, con tus limitaciones y con tus posibilidades, explorando el mágico, maravilloso y desquiciado mundo de la maternidad. Disfrutar de tu hijo no tiene que ser una obligación sino un sentir, un vivir. Y está bien que te moleste no dormir, y que odies tus -recién estrenadas- ojeras, o que necesites darte un baño de burbujas de vez en cuando. Te sugiero que lo hagas. Que te tomes una hora por día para vos, no hace falta hacer grandes planes. Dejá al bebé con su papá, o con una amiga o un familiar. Y pasá una hora pintándote las uñas, hablando por teléfono o haciéndote un baño de crema. Tomate un rato para relajarte, te aseguro que el reencuentro con tu hijo ¡va a ser mucho mejor! Solo vas a poder ser buena madre si sentís profundamente que aun en este desorden, estás haciendo lo mejor que podés para conectar con tu hijo, para construir un puente invisible que ambos van a transitar durante toda la vida.

No te presiones de más, no se trata de ganarse el premio a la madre del año, sino de lograr, entre otras cosas, que ese ser indefenso y chiquitito sepa que siempre, indudablemente, vas a estar ahí para él.

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, Especialista en Terapias de Pareja y Directora de www.clinicadeparejas.com

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × 5 =