Category Archives: desamor

Entrevista para Diario Clarín – Amores de Verano

El Diario Clarín publicó esta entrevista que me realizaron acerca de los Amores de Verano y cómo son los romances con extranjeros.

Podés leer la nota completa que me hizo Alejandro Gorenstein en este link o acá, a continuación:

Amores de verano: romances con extranjeros

Según Tinder, los argentinos están muy dispuestos a vivirlos. En tiempos de redes sociales, estas historias se potencian en la Argentina.

Son vínculos que surgen espontáneamente, suelen ser intensos, impulsivos e idealizados. La atracción por lo extraño, la curiosidad y el acento de un idioma seduce y atrae hacia este tipo de experiencias. El marco de relax, sin el estrés ni las presiones familiares o laborales de las vacaciones, constituye el escenario ideal para animarse a vivir un romance apasionado con extranjeros.

Según una encuesta de Tinder entre usuarios de Latinoamérica, en la Argentina, el 84% de los hombres y el 60% de las mujeres están predispuestos a vivir un romance con gente de otros países.Lic. Mariana Kersz en Diario Clarín

“El contexto puede influir para que estos vínculos prosperen. El estar en un país desconocido, las ganas de divertirse, la sensación de libertad y el tiempo ocioso, e incluso el cambio de idioma, son sólo algunas de las variables que influyen en los amores con extranjeros. Son amores que se viven en forma más intensa y sin inhibiciones, con ciertos permisos y licencias que no se darían en la ciudad de origen”, expresa la Lic. Mariana Kersz, psicóloga y sexóloga.

El 84% de los hombres y el 60% de las mujeres están predispuestos a un romance con extranjeros, según Tinder. (Foto: Fabián Gastiarena).

Cuando tenía 17 años, Livia Schmid llegó desde Suiza al país por intercambio cultural. En el colegio conoció a Facundo, y al principio fueron amigos... “En Año Nuevo nos dimos el primer beso y no nos separamos más hasta mi regreso a Suiza, en julio. Para mí, eso era amor: sufrí muchísimo cuando me volví. Seguro que por ser un romance tuviera fecha de vencimiento lo hizo más intenso e interesante”, recuerda Livia.

“Sin duda, son relaciones que se dan más entre la gente joven;su vida social es más activa y eso aumenta las posibilidades de conocer gente nueva… Sin embargo, cualquier persona con ganas de vivir una aventura fugaz, sin expectativas a largo plazo, y que tenga la oportunidad de conocer este tipo de gente, puede vivirla”, puntualiza.

Hay historias que duran unos días, una semana o el tiempo que esas personas coincidan en el mismo lugar. A veces es un touch and go o se trata de disfrutar plenamente del momento sin pensar en el largo plazo. Pero también puede que el romance puede continuar más allá del veranito.

“Los amores de verano suelen ser muy recordados por su intensidad”, dice la psicóloga.

“Algunas personas ponen el freno antes de empezar. El hecho de tratarse de alguien que estará aquí por un tiempo, determina, en algunos casos, que la persona no se entregue plenamente a esa experiencia por temor a sufrir cuando el otro vuelva a su país. En otros casos, la relación se inicia como algo casual, temporario y de allí surge un proyecto de vida juntos o no, en otro país. Si el proyecto surge rápidamente y se avanza sin haberse conocido lo suficiente, podría resultar en poco tiempo en una desilusión. Valdría la pena vivir la experiencia evitando riesgos”.

En 2008 Carlos Martin Segundo Gallici (30) conoció a una venezolana en un hostel en San Telmo. “Me gustó porque era medio tímida, pero tenía lindos ojos, buen cuerpo y teníamos buen sexo. Nos pusimos a salir y el romance duró cinco meses porque ella se tuvo que volver a su país con la familia. Me hubiese encantado que se quedara; cuando me enteré de que se tenía que ir me rompió el corazón. Pero fue una experiencia maravillosa”, cuenta Carlos.

En otros casos, el romance es más efímero y puede durar tan sólo una noche. Como la experiencia que vivió Constanza Perassi (42) a fines de 2012, en Barra Do Lagoa (Brasil). Durante las vacaciones le gustaba un brasileño “muy atlético y tatuado” que veía en la playa. El 31 de diciembre fue la noche ideal para concretar sus fantasías. “Estábamos borrachos, ni el nombre sabía, tuvimos sexo en un estacionamiento al lado de la playa bajo la lluvia. Nos vieron justo cuando ya habíamos terminado y nos escapamos de la mano. ¡Parecía una película! Tengo una selfie con él de ese momento, amé a ese pibe esa noche, fue una historia de amor de una noche que para mí fue perfecta”, confiesa Constanza, a la distancia.

“El amor viajero es perfecto. Al viajar, la gente está más linda por donde se la mire. Entonces, al encontrarse con alguien en medio de un paisaje de ensueño tiene otra perspectiva, la de entregarse a eso que surge como un impulso de felicidad en medio de la aventura. Los amores de verano suelen ser recordados por siempre, porque suelen ser muy intensos y la química se produce espontáneamente ante la amenaza de que las vacaciones acabarán y cada uno volverá a su rutina normal, hace que vivamos cada día al máximo”.

 

Lic. Mariana Kersz - Diario Clarin

 

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga
Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

 

Desamor – La enfermedad del amor

Sentir un verdadero desinterés por tu ex pareja, no tener necesidad de llamarlo, o de verlo, ni de llamar su atención de ninguna manera, es superar un mal de amor. Por supuesto, llegar a ese nivel de superación de una frustración implica sin dudas un inmenso esfuerzo para hacer vida “normal”. Es cierto que lamentandote en tu casa o reprochandote una y otra vez las cosas que hiciste mal y lo que podrías haber dado y no diste, en definitiva, no hace más que caer en la autocomplacencia, y esto genera una escalada de tristeza muy compleja y muy difícil de superar. Tomá aire, mirá hacia el futuro y lee esta nota donde te contamos todo lo que tenés que saber acerca del desamor.
Algunas pocas personas en este mundo nunca han sufrido el desamor. El desamor o el mal de amor, destruye, lastima y genera muchísimo daño a su paso. El dicho dice “lo que no te mata te fortalece” y, aunque adhiero, también es necesario saber cómo hacer para transmutar una experiencia tan dolorosa como una separación en algo diferente, de lo que podamos aprender y seguir creciendo.

Existen etapas en los duelos, etapas que marcan hitos y que de alguna manera nos permiten entender el desamor como un proceso que tendrá, en definitiva, un final. Entender el duelo como un proceso de ajuste nos permite entender también ese tsunami de emociones que se suscitan luego de la pérdida. Y, aunque el duelo tiene etapas, lo cierto es que estas etapas están desordenadas y son caóticas, incluso regresivas…superamos un poquito…y volvemos a llorar al día siguiente. Todo esto, en una pérdida de amor, es totalmente normal. Así, negación, ira, negociación, depresión y aceptación es el recorrido que se transita para sanar la pérdida de un ser querido. El aprendizaje constituye el último de los eslabones de este proceso.

– Negación: incapacidad de aceptar que la relación terminó. Esta incapacidad suele ser no solo hacia uno mismo sino hacia los demás. “Hacer como que no pasa nada”
– Ira o Enojo: Se buscan culpables, causas, razones por las que pudo haber terminado la relación
– Negociación: Entender los pros y los contras de esta separación, sabiendo que no habrá nada que hacer para dar marcha atrás.
– Depresión: el dolor es para ambos, el que abandona y el abandonado. Suele ser el momento en que las personas recurren a las redes sociales desesperadamente buscando otra relación que rápidamente “cure” el dolor. Este atajo, esta incapacidad de ahondar en la tristeza es perfectamente comprensible, aunque difícil de aceptar: el duelo duele.
– Aceptación: Es el adiós. La parte más difícil del duelo. No es igual aceptar que olvidar, y hay mucho por hacer todavía.

Hay que tener en claro que una cosa es el desamor o el mal de amor, y otra, diferente, es enfermar por desamor. En el mal de amor hay un entendimiento, una aceptación y una resignación respecto a la pareja que ya no nos elije. Será importante evaluar en Terapia Psicológica las causas que llevaron a que esto suceda y entender cómo fue construida esa relación para que haya llegado al límite del fracaso, y que pasa con la autoestima de quien consulte. Por otro lado, enfermar por amor, es algo totalmente diferente. Con grandes dificultades para poder aceptar lo sucedido, sumado al stress y la angustia de la situación, las personas llegan a estados depresivos graves, con ideación suicida muchas veces.

¿Cómo superar una separación?
Para superar una ruptura amorosa es importante:
– Que el objetivo sea superar, y no recuperar: Si esa persona te dejó es porque elije no estar en este momento de su vida a tu lado. Eso no significa necesariamente que nunca más volverán a estar juntos, pero es importante que entiendas y aceptes que en este momento, si se aleja es porque no quiere estar con vos.
– Controlar: no es necesario volver una y mil veces al lugar donde se conocieron, o ir a cenar donde salieron en su primera cita, o escuchar -una vez más- esa canción…
– Aceptar: salir desesperados a buscar una nueva pareja solo va a hacer que reemplaces, y no que aprendas. ¿Por qué no tomarte el tiempo de estar con vos mismo y construir otra vez tu autoestima y tu propia confianza antes de conocer a alguien?
– Hacer ejercicio: esto genera una sensación de bienestar por las hormonas que se liberan (serotonina, dopamina, endorfina…)
– Retomar la vida social: estar con amigos y con la familia ayuda a recuperar la sonrisa.

desamor

¿Cómo sigue la vida después de una separación?
En el desamor, el final puede dar inicio a un nuevo comienzo, a una nueva versión de mí mismo. Porque nadie entra en un vínculo y sale exactamente igual. Todos, de un modo u otro, salimos modificados de cada relación y de cada experiencia que tenemos. Por supuesto en todo el proceso es importante estar acompañado por un Lic. en Psicología para realizar terapia individual que permita comprender cómo atravesar estas etapas y aceptar las emociones luego de algo tan doloroso como el mal de amor. Lentamente se irá superando el proceso de duelo para concentrarse en el aprendizaje que esa situación nos deja. Se puede aprender mucho del desamor, se puede construir un nuevo vínculo con uno mismo, con los amigos, con la familia…con la ex pareja incluso. Entender las crisis como oportunidades de mejorar, de cambiar y de crecer solo depende de nosotros y de cómo querramos ver el mundo.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga – Sexóloga
Especialista en Terapias de Pareja

Tel.: (011) 2000-1730| [email protected]