Category Archives: Revistas

El amor en las redes sociales

La revista Saber Vivir publicó mi columna donde opino acerca del amor en las redes sociales

El link aquí: https://www.sabervivir.com.ar/2017/08/17/el-amor-en-tiempos-de-redes-sociales/

Muchas gracias!

El amor en tiempos de redes sociales

Facebook, Twitter, Instagram, Tumblr, Tinder…! Las redes sociales llegaron para quedarse y han cambiado sustancialmente la manera en que los seres humanos nos relacionamos, nos enamoramos, nos celamos e incluso la manera en que nos peleamos.

Estos nuevos modelos de relación, en una época de transformaciones y virtualidad, hace que la misma vorágine de la red social nos lleve a la inmediatez: en el amor, en las parejas, en los vínculos… Nunca antes en la historia de la humanidad habíamos podido relacionarnos tan rápido con alguien que estuviese literalmente en la otra punta del globo terráqueo. Sin embargo ahora, con un click (o dos) podemos ver qué está pasando en China en este momento. Ahora, si eso es posible, ¿por qué no pensar que también nos está cambiando la manera de relacionarnos con quienes tenemos al lado?
Cada vez son más frecuentes en mi consultorio de Clínica de Parejas quienes llegan con el malestar de esta época: me clavó el visto, o me eliminó de sus amigos, o lo veo en línea pero no me habla… Hoy las parejas se demuestran amor de una forma muy diferente que hace sólo algunos años atrás. Incluso también se demuestra de una forma diferente el compromiso que esa pareja tenga. Atendiendo a una pareja al borde de la separación, a él le suena su celular en plena consulta y comienza a enviar mensajes a alguien desconocido. Y, aunque esta conducta habla del compromiso de él, también nos habla de lo lejos que están ya uno del otro.

Los romances e infidelidades, los desengaños y la pasión han tomado otra forma ahora, se intenta en las redes sociales el match perfecto, el príncipe azul o la princesa de los cuentos de hadas: perfectos, idealizados, sin errores y sin demasiada humanidad desperfecta al alcance de la mano. Hombres y mujeres que sueñan y creen fervientemente haber encontrado al amor de sus vidas en tierras virtuales, sin conocerse aun, pero elegidos en ese gran catálogo online que nos ofrecen las redes sociales. Dicho esto, ¿las redes sociales facilitan o complican la vida amorosa? Es díficil de saber, pero definitivamente es un hecho que han cambiado.

El amor en tiempos de redes sociales satisface necesidades, llena espacios, ayuda a que mucha gente que es tímida o muy vergonzosa tenga la posibilidad de conocer a otra persona que acompañe sus días. Esto no significa que esté bien o mal la red social como única posibilidad, sino que es una estrategia, una herramienta más para poder conocer los alcances del amor virtual.

¿Cuantas veces nos pasa de estar en un café y ver parejas que están cada uno con su celular? ¿O estar cenando y ver como por ejemplo él está con su celular mensajeándose en plena cena y ella queda comiendo sola, a su lado? Estamos muy lejos, y muy enredados. Hay un estudio de la Universidad Francesa de Lille I que indica que el 35% de las parejas agarra su celular inmediatamente después de hacer el amor. Casi 1/3 de la gente que conocemos cuando termina de tener relaciones sexuales se conecta con sus 500 amigos virtuales, y no con la persona que tiene al lado…Cerca, pero lejos, condenados a la soledad detrás de las pantallas que nos ofrecen una satisfacción inmediata, el alivio instantáneo a la incertidumbre del ¿y ahora qué? (qué hago, qué digo, cómo sigo…).

En las redes sociales podemos jugar a ser quienes no somos, o quienes no nos animamos a ser en la vida real. Podemos mentir, fantasear, crearnos un personaje e incluso borrarlo inmediatamente. Nos relacionamos con nuestros propios personajes como si fuesen reales y hacemos que cobren vida, que tengan sus propios amigos y su propia red social, su nombre, apellido, alias y hasta un lugar físico donde vivir. En esta sociedad donde los estímulos abundan, donde nos resguardamos rápidamente de los conflictos del amor, donde los duelos no tienen que doler (quien haya sufrido una pérdida seguramente tenga un amigo que con toda su buena predisposición le pudo haber dicho algo del estilo: “dale, no llores, hay más gente ahi afuera esperando por vos”), las redes posibilitan saciar el hambre de estímulos en una cultura que nos propicia a las apariencias, a la vida en pantalla donde mostrarnos como en una góndola de supermercado, donde nuestros temores no necesitan ser exhibidos, nadie tiene un dislike en facebook, porque todos mostramos nuestro lado más sensitivo, más hermoso, más perfecto. Y si un duelo duele, entonces de nuevo recibimos un corazoncito y otro “dale, no llores“…

Por la Lic. Mariana Kersz
Sexóloga Especialista en Terapias de Parejas
MN N° 59610
[email protected]

La importancia de la rutina en los niños

En mi columna semanal para Es De Mamá, conversamos acerca de la importancia de la rutina en los niños: http://esdemama.com.ar/la-importancia-de-las-rutinas/
LA IMPORTANCIA DE LAS RUTINAS
En su columna semanal nuestra psico habla de los beneficios de dar una rutina a los chicos.
Por Mariana Kersz
Foto Norma Sáenz Fotografía
Norma Saenz Fotografía 15
Expertos, educadores, mamás y papás de todo el mundo estamos de acuerdo en que los niños precisan de una rutina clara y concreta. También estamos de acuerdo en que puede haber algunas excepciones como en algún evento especial o durante las vacaciones, pero un niño que sabe “hacia dónde va” y que sabe quién puede prever sus actividades diarias, tiene una mejor sensación general y es emocionalmente más estable.
¿Que aportes tiene proveer una rutina?
La rutina infantil tiene muchos beneficios:
– Se crea una sensación de confianza y seguridad para los niños: tienen la tranquilidad de saber que va a pasar “después”.
– Permite desarrollar su autonomía si saben qué hacer en diferentes situaciones (por ejemplo antes de acostarse tienen que lavarse los dientes).
– Permite que los niños encuentren una linea de tiempo fácil de seguir: después de la cena es el baño, ponerse el pijama, lavarse los dientes, luego el cuento, luego se apagan todas las luces…etc.
– Se genera una automatización para el futuro, pequeños gestos que sueltos carecen de relevancia, tienen una influencia ampliamente significativa en el día a día. Por ejemplo siempre tienen que cepillarse los dientes después de comer. O lavarse las manos antes de cada comida.
– Un niño que está acostumbrado a una rutina desde pequeño, no necesita un sistema de premios para realizar cada actividad. Va a ir solo/a a la cama a esperar su cuento.
-La rutina crea un sentido de anticipación
Todas las actividades que se repiten diariamente pueden convertirse en una rutina precisa. Esto incluye:
– Los momentos del día: por ejemplo al amanecer nos aseamos, nos sacamos el pijama, nos ponemos el guardapolvo del jardín, etc. A la tarde cuando vuelven del colegio toman la merienda. Etc.
– Comidas: sentarse a la mesa cuando se los llama, permanecer sentados durante la comida, llevar su plato a lavar, etc.
– Juegos: si bien en el momento de juego es fundamental no establecer una rutina, porque justamente es un momento de creatividad y distención, si se puede hacer que luego guarden los juguetes como parte de la rutina.
En general a todas las familias les funcionan rutinas más o menos similares. No importa si el baño es antes o después de la cena o si en vez de un cuento es una canción (o dos…¡o tres!) lo importante es que fomentes de a poco los tiempos, permitas a tu hijo que pueda anticiparse a la acción siguiente y que de a poquito, cobre una autonomía que le permita independizarse.
Mariana Kersz es Psicóloga MN59610, Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja y Directora de la Clínica de Parejas www.clinicadeparejas.com