Category Archives: mujeres

Diario Clarin – Las lesbianas tienen mejor sexo

En este link el Diario Clarín publicó mi opinión respecto al sexo gay entre mujeres, https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/lesbianas-mejor-sexo-chicas-hetero_0_HJqkogS7X.html

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las parejas hetero? No lo sabemos a ciencia cierta, pero podemos pensar que lejos de los tabúes y prejuicios, entre mujeres conocemos como nadie nuestros cuerpos y podemos entender los ciclos, los tiempos, la dinámica de cada relación sexual y de cada encuentro, que a veces, es difícil de transmitir a los hombres.

Sin embargo, como mujeres, es también parte de nuestra tarea de educar sexualmente a nuestros hijos la de comunicar la posibilidad en los distintos tiempos y posibilidades, no solo de cada sexo y sus particularidades, sino también de las diferentes formas y maneras en las que el amor puede expresarse a través del sexo.

La nota completa a continuación:

“Tengo 50 y hace años que no estoy con varones, pero mi sexualidad desde que estoy con mujeres cambió ciento ochenta grados: tengo muchos más orgasmos. Supongo que es consecuencia de una sexualidad más rica. El sexo con mujeres es lo más: lo seguiré recomendando hasta el resto de mis días”, dice Vivi. Inesperado, ¿o no? Una encuesta de la revista Public HealthEngland del mes de junio, sobre sexualidad, reveló algunos datos sobre los niveles de satisfacción sexual en base a una encuesta a siete mil mujeres.

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero?

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero? La Lic. Mariana Kersz lo explica.

La mitad de las encuestadas (de entre 25 y 34 años) no disfrutaba de su vida sexual. El porcentaje bajó al 29% en aquellas que tenían entre 55 y 64 años, lo que sugiere que el sexo para las mujeres mejora con la edad. Esta encuesta no desglosó, precisamente, las preferencias sexuales, pero otros estudios previos sí lo hicieron y muestran la siguiente tendencia: las mujeres que tienen sexo con mujeres tienen más probabilidades de estar entre las que dicen estar más satisfechas.

Un estudio de la Revista de Medicina Sexual llegó a la conclusión de que las lesbianas llegan orgasmo el 75% de las veces que tienen sexo, en comparación con el 61% de las mujeres hétero. La orientación sexual de los hombres, sin embargo, no pareció tener mucho efecto en sus tasas de orgasmo, ¿será por una cuestión de machismo? ¿Cuán bien conocen los compañeros varones el cuerpo de sus compañeras sexuales?

Sobre esto, Eliana (30), una joven bisexual, opina: “Creo que el orgasmo llega más o menos parecido porque tiene más que ver conmigo y lo que me genere la otra persona, no tanto por su sexo, sino por un tema de piel y conexión. El último tiempo no he estado con mujeres (lamentablemente) pero las últimas veces que lo hice fueron espectaculares y los últimos meses con chicos no lo fueron tanto. A veces me dejaron pagando y con ganas de resolverlo, me agotó un poco depender de los tiempos de erección y demás cuestiones masculinas… Por eso creo que se puede asegurar más el orgasmo con una mujer pero, en líneas generales, si hablamos de comparar performances, puedo disfrutar de igual manera cuando de orgasmos se trata”.

Atravesar las aguas de la pasión: ¿qué es el Síndrome de Estrés Postromántico?
¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero?

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero? La Lic. Mariana Kersz lo explica.

Un estudio mucho más grande (en que participaron 53.000 estadounidenses) realizado por el Kinsey Institute el año pasado registró números incluso más contundentes, con las mismas tendencias. En este caso, las lesbianas informaron que llegaron el 86% de las veces al orgasmo durante el sexo, en comparación con el 65% de las heterosexuales. Los hombres heterosexuales dijeron que tenían un orgasmo el 95% de las ocasiones. Y no se registraron números respecto a la población trans.

Muchos hombres consideran que pueden dales a sus parejas un orgasmo simplemente con la penetración y… ¡Fallan! Porque esto le sucede nada más que al 20% de la población femenina.

El porno mainstream no es un gran educador al respecto: predomina el sexo violento y la escena acaba cuando ellos llegan. Hay mucha desinformación al respecto y seguimos formando parte de una cultura patriarcal falocéntrica, en la que los orgasmos clitorianos siguen (como decía Freud), siendo ¿de segunda? ¿infantiles? Cuando en realidad abren las puertas del cielo.

Otro tema es la previa. “Creo que lo que cambia entre un hombre y una mujer es que, en el segundo caso, la sexualidad no está enfocada en la genitalidad, sino que todo el cuerpo es una zona erógena”, comenta Carla (31), otra chica bisexual.

Shere Hite, una sexóloga alemana, realizó un importante estudio de la sexualidad femenina, El informe Hite. Allí reunió enorme cantidad de testimonios de mujeres frente a variadas preguntas acerca de su vida sexual. Del orgasmo con estimulación del clítoris sin penetración surgieron expresiones como: “Es más intenso, más centrado, más localizado, más limitado, más externo, más excitante, más definido”. Mientras que al orgasmo solamente con penetración lo definieron como: “Más difuso, más apagado, que afecta a todo el cuerpo, más suave”. Para Freud, con amor.

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero?

Makarena, bisexual de 27 años, dice: “Con un muy buen vínculo puedo llegar al orgasmo con un chico. Con una mujer sucede, y mucho más. En un momento llegué a pensar que en la naturaleza se escondía un buen secreto en eso. En mi caso la cuestión pasa por ver al cuerpo femenino más erótico, con mayores capacidades eróticas”.

La psicóloga y sexóloga Mariana Kersz ensaya posibles razones: “Tal vez tiene que ver con la liberación sobre los miedos y los tabúes y con la posibilidad de encontrar en un semejante (en otro cuerpo de mujer) alguien que hace de espejo, esta posibilidad de conocer el cuerpo. Entre mujeres el sexo funciona ‘mejor’ porque hay un mejor conocimiento del funcionamiento del cuerpo y de los tiempos de ese cuerpo. El tiempo femenino es muy diferente del masculino, los hombres necesitan mucho menor tiempo para excitarse (por ejemplo). Nosotras podemos frenar un poco el acelere del momento, que en el caso de las parejas hetero suele ser uno de los grandes conflictos”.

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga y Sexóloga
[email protected]

Clarin – La crisis del séptimo año

Lic. Kersz en Clarin

Lic. Kersz en Clarin

El Diario Clarin publicó una nueva nota para la sección Entremujeres donde conversamos respecto a la crisis del séptimo año.

La nota completa en este link de Clarín https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/existe-crisis-septimo-ano-parejas_0_ryDucR_pG.amp.html o acá, a continuación:

¿Existe la crisis del séptimo año en las parejas?

Muchos matrimonios dicen pasar un momento difícil al pisar el septenio.

A los siete años la pareja podría evaluar si renovar su matrimonio o separarse.

Hace algunos años atrás una funcionaria de Alemania propuso que, al igual que cualquier producto del supermercado, el matrimonio también tuviese fecha de vencimiento: a los siete años la pareja podría evaluar si renovar su matrimonio o separarse en buenos términos, dando entidad así a uno de los grandes mitos vinculares: la comezón o la crisis del séptimo año.

El siete resulta un número llamativo para algunas tradiciones: ¿señala un fin de ciclo? Muchas personas aseguran que a los siete años de pareja atravesaron una gran crisis o se separaron. ¿Cómo poner estas experiencias en duda?

Pero tal vez no se trata de pensar los siete años como un número literal, sino de representarnos lo que sucede después de mucho tiempo de estar juntos, construyendo día tras día una relación, un vínculo, juntando la historia de ambos para formar un “nosotros”. Lo que nos une va cambiando.

Las etapas de la relación

Un cuento de Disney

Los arranques son mágicos. Cuando recién nos conocemos, estamos en un estado ideal. Este sentimiento de completud, de que no habrá nadie en el mundo igual a mi pareja, es -afortunadamente- transitorio. Reina la idealización y la proyección de sentimientos positivos… Pero no es real: nos olvidamos de ver los defectos, la realidad del otro, no enfocamos en las diferencias que tenemos y desdibujamos cualquier atisbo propio que pueda no complacer al otro (tampoco nosotros nos mostramos reales y genuinos en un cien por ciento).

Mirá también

Las 6 etapas de la pareja: descubrí en cuál estás

Caminando juntos

Esta etapa inicial de fusión y simbiosis abre paso, con el tiempo, a la siguiente, de diferenciación, donde comenzamos a mostrarnos más reales y con más naturalidad. Podemos, sin temor, enfocar la mirada en las diferencias y ¡hasta reírnos de lo que antes nos parecía hermoso e increíble! En esta etapa es donde aparece el amor real, el verdadero. El enamoramiento es un momento maravilloso, teñido por la fantasía y salpicado por la idealización profunda de la otra persona. Pero el amor real es el que permite entender lo que verdaderamente está pasando, lidiar con las diferencias y enriquecernos en ese debate respecto a lo que cada uno quiere y espera de su proyecto de vida en común.

Muchas veces en esta etapa aparecen reclamos respecto a lo que uno de los dos hacía y al otro le fascinaba… Y ya no resulta tan funcional.

Carolina, una paciente de 32 años, lo dice con claridad: “Él era el hombre ideal para mí, todo era perfecto, prácticamente sentía que hablábamos el mismo idioma. A mí me encantaba cuando tocaba la guitarra, sentía que cada nota era exactamente la que tenía que sonar, era increíble. Con el tiempo empecé a notar que cada vez que llegaba más tarde a nuestras citas por quedarse ensayando, y al año de estar juntos, cuando estábamos en reuniones de amigos, él solamente tocaba la guitarra sin interactuar con nadie y me enojaba muchísimo. He pasado días sin dirigirle la palabra… hasta que nos separamos”.

El momento de la verdad (o de la desilusión)

Las expectativas que volcamos en la pareja tienen que ver, entre otras cosas, con lo que esperamos que suceda en la relación, con los propios ideales de lo que creemos, sentimos y pensamos que debe ser.

Las grandes crisis llegan, muchas veces, cuando aparecen situaciones contrarias a lo que esperábamos del otro (aunque el otro nunca lo supo). Por ejemplo, después de seis años juntos habían recibido con mucha felicidad la llegada de su primer hijo. El bebé tenía dos meses y medio y ella esperaba que él colaborara con las tareas de la casa mientras amamantaba. En vez de decírselo, agotada por la demanda full time, terminaba discutiendo con él y criticando que estuviese todo el día afuera de casa trabajando. Afortunadamente pudieron verlo a tiempo y entender que lo que realmente necesitaba ella era que él pudiese estar más atento a las cosas de la casa, y que la crítica hacia el trabajo era su forma más fácil de atacar un punto débil.

No es la misma crisis la que atraviesa una pareja de recién casados, que las dificultades de una pareja a la que le acaban de aprobar un crédito bancario para acceder a su primera vivienda, que las tensiones que pueden darse por el nacimiento y la crianza de un hijo, las fricciones producidas por la salida de los hijos del hogar, o las relacionadas con infidelidades o falta de deseo sexual.

Los posibles disparadores de una crisis “del séptimo año”

– Infidelidades

– Aburrimiento

– Desinterés

– Apatía

– Falta de temas de conversación

– Enfermedades

– Dificultades con la crianza de los hijos

– Falta de deseo sexual

– Mala relación familiar (suegros, tíos, conflictos con la familia de origen)

– Pérdida de confianza en el otro

Y la lista sigue… Estos son sólo algunos de los motivos de consulta más frecuentes que recibo en el consultorio de terapia de pareja y sexología

Tips para evitar la crisis… de todos los días

* Interesarnos. El gran antídoto contra el desdén y la indiferencia es escuchar al otro, mostrarnos interesados en su día a día, saber los nombres de las personas con las que trabaja, conocer su rutina, sus intereses, sus anhelos.

* Ser cariñosos y demostrativos. Una verdadera inyección de afecto genera una unión única en la pareja.

* Mejorar la calidad de la vida sexual. Mientras tenemos relaciones sexuales se libera endorfina, oxitocina, testosterona… Un verdadero tsunami hormonal, emocional y vincular que nos permite conectarnos con el otro de una manera profunda y única.

* Entender. No existe la pareja perfecta, ni el hombre ideal, ni la mujer de tus sueños. Somos imperfectos, reales y nos equivocamos. Aceptar y entender que somos humanos y no robots también va a ayudar a comprender diferencias y tolerar mejor los errores. Hay que saber pedir perdón… Y perdonar también.

Por la licenciada Mariana Kersz, psicóloga, sexóloga y directora de Clínica De Parejas.

Sexualidad en el embarazo

Lic. Mariana Kersz - Embarazo y sexualidad

Lic. Mariana Kersz – Embarazo y sexualidad

 

Comparto mis comentarios para el site Concepto de Mujer, donde hablamos acerca de la sexualidad en el embarazo y durante la maternidad, y los cambios y transformaciones que experimenta una pareja en su deseo sexual a lo largo de esta etapa de la vida. Muchas gracias al site! Podés ver la nota completa en este link, o acá, a continuación:

Sexualidad en el embarazo y la maternidad

LIC. MARIANA KERSZ – SEXÓLOGA / WWW.CLINICADEPAREJAS.COM

Cuando nos enteramos que estamos embarazadas además del torbellino de emociones que significa la llegada de un hijo a la familia, surgen algunas inquietudes respecto a la sexualidad de la pareja durante el embarazo y la maternidad.


A menos que hubiese alguna contraindicación médica, una pareja puede tener relaciones sexuales durante todo el embarazo sin dañar de ninguna manera al bebé en gestación. Del mismo modo, si ambos están sanos, no hay riesgo de contagiar ninguna enfermedad. Dentro del vientre de la madre, el pequeño está perfectamente protegido, aislado de movimientos bruscos o ruidos del exterior, rodeado por el líquido amniótico, las membranas y, sobre todo, por las paredes uterinas. Literalmente el bebé no siente nada a menos que haya muchos cambios de posición o que la mamá llegue al orgasmo, momento en el que puede sentir una leve contracción en el útero, que el bebé sentirá como una leve presión o masaje, totalmente inofensivo. Incluso algunas mujeres, luego de tener relaciones sienten que el bebé se mueve muchísimo y otras no lo sienten durante unas horas. Esto sucede porque el bebé sí percibe los sonidos y movimientos diferentes a los habituales, de modo que cuando él siente esto tan diferente, sabe que algo está pasando.

También hay que señalar que hay dos clases de embarazos: Los embarazos donde el sexo juega un rol principal y la futura mamá se vuelve totalmente apasionada y demanda permanentemente tener relaciones sexuales con su pareja, y el otro tipo de embarazo donde no surge el deseo sexual en ningún trimestre de la gestación. Es normal que en el último trimestre del embarazo el deseo sexual descienda: el cansancio, el estrés, la falta de aire y muchas veces los cambios del cuerpo, generan algunas molestias que alejan la pasión de la relación.

¿Cuáles son los beneficios de tener relaciones sexuales durante el embarazo?

– Se liberan endorfinas y encefalinas: hormonas encargadas del bienestar y la sensación de estar volando luego del orgasmo.

– Suave masaje: el útero recibe las contracciones orgásmicas y genera en el bebé una sensación de leve presión.

– Mamá feliz: el bebé percibe los cambios en el tono de voz de la mamá y sus risas, sabe que en ese momento algo bueno le está sucediendo.

– Mejor lubricación vaginal: al tener mayor flujo sanguíneo, también aumentan las secreciones vaginales. La penetración puede ser mucho más agradable durante el embarazo y se perciben menos molestias.

¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual?

No. El útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo.

¿Qué posiciones son las más favorables durante el embarazo?

La mamá debe estar siempre cómoda, puede usar almohadones o una toalla enrollada bajo la cadera para generar cierto alivio al peso del cuerpo.

¿Se siente menos placer en el embarazo?

Los genitales están más hinchados por el aumento del riego sanguíneo, los pechos están hipersensibles y hay mayor humedad vaginal. Esto puede ser muy placentero para algunas mujeres pero otras lo sienten como una incomodidad.

¿Y qué pasa con los hombres?

Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, pero a muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo.

Retomando la vida sexual

– Aceptar: Las cosas cambiaron. Las noches de sexo desenfrenado en el ascensor a la madrugada van a ser reemplazadas por ver una película abrazados en el sillón y preparados para levantarse si el bebé los necesita. Aceptar, entender y asumirlo, es también parte de esta nueva etapa.

– Jugar: no todo en el sexo es penetración, pueden tener sexo oral, estimularse, darse un baño relajante juntos, enviarse mensajes calientes o buscar momentos para besarse apasionadamente y mimarse bajo las sábanas.

– Ponerse de novios: Durante unas horas los fines de semana pueden dejar al bebé al cuidado de los abuelos y dedicarse a reinventar la pareja en total intimidad y sin interrupciones.

– No esperar: La baja del deseo sexual no se soluciona con el tiempo, al contrario, tiende a empeorar si no se consulta a un sexólogo. Los tratamientos suelen ser breves, totalmente exitosos y destinados específicamente a recuperar la energía sexual.

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga 
Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

¿Existe el amor para toda la vida?

La segunda ciudad con más infieles en todo el pais es La Plata, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es la primera!

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

El amor para toda la vida se inventó cuando la vida no se extendía más allá de los 40 años…pero hoy la vida ¡dura el doble!

Nos preguntamos si existe el amor para toda la vida, ese amor que hace que nunca jamás pensemos en un tercero ni tengamos una aventura con otra persona que no sea nuestra pareja.

Sin embargo, aunque la infidelidad exista en las parejas, no necesariamente es sinónimo de separación: en la estadística de mi consultorio de Clinica de Parejas, el 90% de los casos de las parejas que llegan a consultar después de descubrir una infidelidad, resuelven sus diferencias y pueden superar este conflicto.

Lo hablamos con los chicos de Todo No Se Puede, en FM Cielo 103.5 de La Plata. Escuchá el audio completo acá, en ESTE link

Muchas gracias!

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga
Especialista en Terapia de Parejas
[email protected]
http://www.facebook.com/clinicadeparejas

Hablemos de Sexo!

Usá el código HABLEMOS hasta el 22/9 para obtener un 20% de descuento en la charla de Hablemos de Sexo!
Tickets en venta: https://www.eventbrite.com.ar/e/hablemos-de-sexo-tickets-37743462713
Se envía material por email al finalizar la charla y con la entrada se llevan regalitos para “practicar” en casa, estén o no en pareja 
Los esperamos!
[email protected]

Hablemos de Sexo

Hablemos de Sexo

Clínica de Parejas presenta una nueva edición de Hablemos de Sexo!

Una sexóloga te explica cómo funciona tu cuerpo y el de tu pareja durante el sexo. Las diferencias entre hombres y mujeres. Qué es un orgasmo y cómo lograrlo. Cómo lograr más y mejores erecciones. Desterramos mitos, tabúes y fantasías en relación al sexo. Tips, ejercicios y técnicas para aumentar el deseo, revivir la pasión y renovar el erotismo para lograr una vida sexual plena y feliz.

6 y 7 de Octubre a las 18 hs en Belgrano, CABA.

Consultas: [email protected]

Cupos (muy) limitados! [18+]

Más información, notas, artículos publicados y técnicas de sexología en https://www.facebook.com/clinicadeparejas/

 

Como discutir con los hijos

Compartimos esta nota para Es De Mamá http://esdemama.com.ar/como-discutir-con-los-hijos/

¿CÓMO DISCUTIR CON LOS HIJOS?

Ponerse de acuerdo entre los padres, establecer límites y hablar desde el amor y el ejemplo son la clave.

Por Mariana Kersz

lazy-1458443

Ilustración: Pixabay

A medida que los chicos crecen también va creciendo su independencia y los planteos y discusiones vienen de la mano. El primer paso es estar preparadas. Si tus hijos te ven debatiendo con tu pareja delante de ellos en plena discusión, es probable que se pongan del lado del papá que los beneficia en el resultado. Por supuesto no podemos anticiparnos a todas las discusiones que vendrán en la vida de nuestros hijos, pero si previamente dialogamos en pareja respecto a pautas básicas y situaciones elementales que potencialmente puedan presentarse, como la ayuda que deberán prestar los niños en las tareas del hogar, el horario de las comidas o la primera vez que nos pida quedarse a dormir en casa de un amigo, por mencionar algunos ejemplos habituales, seguramente muchas de las discusiones pueden ser evitadas o retrasadas. Estas pautas deben negociarse en privado con tu pareja y ser firmes a la hora de marcar estos límites.

Por otro lado, los acuerdos son fundamentales en las discusiones. Saber negociar implica ponerse de acuerdo en que hay un problema a resolver y que los dos quieren escucharse para evitar un castigo. Dependiendo de la edad de tu hijo, utilizar un lenguaje claro y concreto respecto de lo que se espera de él en esa discusión y cuáles son las consecuencias si no se cumple. “Levantá la mochila, o vas a ver lo que te pasa…” no es igual que decirle “Ya hablamos respecto a levantar tu mochila del suelo varias veces. Busquemos un lugar donde dejarla cada vez que llegues del colegio así no queda tirada”.

No amenaces, ni utilices el sarcasmo en las discusiones. Lo ideal es una conversación abierta y sincera que guíe y enseñe también a tu hijo que en esa discusión hay un espacio para aprender: aprender a discutir, a llegar a acuerdos, a negociar. Vos sos su ejemplo. Si comenzás a gritar y a perder el eje de tus argumentos, ¿qué le estás enseñando?

Poniendo límites

Los límites son una señal de amor para nuestros hijos, establecer un fuerte vínculo afectivo nos permite también desarrollar el respeto por las diferencias y  la aceptación de las normas. Por supuesto no todo es límite, pero sistematizar y normalizar algunas cuestiones permite a los niños ordenarse y comprender mejor las reglas de la familia.

En cada discusión tratá de tener presente donde está el error en lo que tus hijos manifiesten y tomalo como evidencia de lo que estén pensando, pero también trabajá para que pueda aprender de esa situación, teniendo en cuenta su frustración. Si tu hijo se altera mucho durante una discusión es importante que le enseñes técnicas de autocontrol. Gritar no es un recurso que funcione, nadie puede entender una solución razonable estando a la defensiva.

Hacer que tus hijos confíen en vos en un inmenso desafío que se reaviva en cada discusión. Mostrarte amorosa pero con límites firmes es la mejor manera de hacerles entender que algo de lo que hicieron tiene que mejorarse; hacerles saber todos los días que estamos orgullosos de ellos y brindarles la seguridad de que pueden contar con sus padres les va a dar el lugar que necesitan para acudir a nosotros aun cuando algo salga mal. ¡Los límites son una enorme prueba de amor!

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, MN 59610, además es la Directora de Clínica de Parejas, un espacio donde brindan apoyo emocional a futuros padres, terapia de parejas, consultorio sexológico entre otros temas. www.clinicadeparejas.com

Sexo después del parto

Les comparto una nueva nota que salió publicada en la Web Es de Mamá, donde conversamos acerca de las relaciones sexuales después del parto.

SEXO DESPUÉS DEL PARTO

Recuperar la vida sexual después de la llegada de un bebé no siempre es fácil para una pareja

Por Ana Paula Queija y Verónica De Martini

Pixabay2

Foto: Pixabay 

Cuando el obstetra indica “vida normal” después de la cuarentena posterior al parto, la pareja queda habilitada para reencontrarse sexualmente. Sin embargo, no siempre resulta fácil y mucho menos espontáneo.

No existen tiempos ni recetas para recuperar la intimidad de la pareja, pero es clave que ninguno de los dos se sienta presionado. Hablamos con la Lic. Mariana Kersz que nos dio tres consejos que pueden ayudar:

  • Durante el primer año de vida del bebé, los encuentros sexuales se dificultan por la falta de sueño, el cansancio y las múltiples tareas. También el dolor de la episiotomía o los puntos de una cesárea pueden interferir, y ni hablar de la imagen corporal que el espejo nos devuelve luego de tener un hijo. Más allá de las indicaciones del médico, muchas parejas deciden esperar unos meses hasta que el cuerpo de la mujer vuelva a la normalidad, y pueda sentirse cómoda consigo misma.
  • Es importante que exista conexión en la pareja, más allá del sexo. Con mimos, caricias, una buena charla, o una película juntos (aunque implique poner pausa varias veces a causa de la demanda del bebé), se pueden recuperar momentos de los dos que van a facilitar el reencuentro. Poner el foco en otro lado, y evitar las presiones en torno a volver a tener relaciones sexuales también favorecerá la situación.
  • Si tu pareja ya está preparada y vos no, lo ideal es que se converse mucho al respecto, y le expliques tus motivos. Hablar de las razones de cada uno, entenderse y respetarse es fundamental para que la relación se mantenga sana.


Una explicación más…

La Dra. Silvina Valente, sexóloga y obstetra, asegura que durante la etapa de amamantamiento, no sólo cambia nuesta percepción de los propios pechos –pasan de ser un elemento de la sexualidad, a un medio para alimentar a nuestro bebé- sino que además, el nivel de prolactina en nuestro cuerpo se mantiene tan alto que inhibe el deseo sexual.

 

Mariana Kersz es Psicóloga, Sexóloga y Directora de la Clínica de Parejas.

Lic. Mariana Kersz

Psicóloga | Sexóloga

¿Dudas? ¡Consultanos!

Cel.: (011) 15 3404 0555

[email protected]