Category Archives: Terapia de Parejas

Diario Clarin – Las lesbianas tienen mejor sexo

En este link el Diario Clarín publicó mi opinión respecto al sexo gay entre mujeres, https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/lesbianas-mejor-sexo-chicas-hetero_0_HJqkogS7X.html

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las parejas hetero? No lo sabemos a ciencia cierta, pero podemos pensar que lejos de los tabúes y prejuicios, entre mujeres conocemos como nadie nuestros cuerpos y podemos entender los ciclos, los tiempos, la dinámica de cada relación sexual y de cada encuentro, que a veces, es difícil de transmitir a los hombres.

Sin embargo, como mujeres, es también parte de nuestra tarea de educar sexualmente a nuestros hijos la de comunicar la posibilidad en los distintos tiempos y posibilidades, no solo de cada sexo y sus particularidades, sino también de las diferentes formas y maneras en las que el amor puede expresarse a través del sexo.

La nota completa a continuación:

“Tengo 50 y hace años que no estoy con varones, pero mi sexualidad desde que estoy con mujeres cambió ciento ochenta grados: tengo muchos más orgasmos. Supongo que es consecuencia de una sexualidad más rica. El sexo con mujeres es lo más: lo seguiré recomendando hasta el resto de mis días”, dice Vivi. Inesperado, ¿o no? Una encuesta de la revista Public HealthEngland del mes de junio, sobre sexualidad, reveló algunos datos sobre los niveles de satisfacción sexual en base a una encuesta a siete mil mujeres.

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero?

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero? La Lic. Mariana Kersz lo explica.

La mitad de las encuestadas (de entre 25 y 34 años) no disfrutaba de su vida sexual. El porcentaje bajó al 29% en aquellas que tenían entre 55 y 64 años, lo que sugiere que el sexo para las mujeres mejora con la edad. Esta encuesta no desglosó, precisamente, las preferencias sexuales, pero otros estudios previos sí lo hicieron y muestran la siguiente tendencia: las mujeres que tienen sexo con mujeres tienen más probabilidades de estar entre las que dicen estar más satisfechas.

Un estudio de la Revista de Medicina Sexual llegó a la conclusión de que las lesbianas llegan orgasmo el 75% de las veces que tienen sexo, en comparación con el 61% de las mujeres hétero. La orientación sexual de los hombres, sin embargo, no pareció tener mucho efecto en sus tasas de orgasmo, ¿será por una cuestión de machismo? ¿Cuán bien conocen los compañeros varones el cuerpo de sus compañeras sexuales?

Sobre esto, Eliana (30), una joven bisexual, opina: “Creo que el orgasmo llega más o menos parecido porque tiene más que ver conmigo y lo que me genere la otra persona, no tanto por su sexo, sino por un tema de piel y conexión. El último tiempo no he estado con mujeres (lamentablemente) pero las últimas veces que lo hice fueron espectaculares y los últimos meses con chicos no lo fueron tanto. A veces me dejaron pagando y con ganas de resolverlo, me agotó un poco depender de los tiempos de erección y demás cuestiones masculinas… Por eso creo que se puede asegurar más el orgasmo con una mujer pero, en líneas generales, si hablamos de comparar performances, puedo disfrutar de igual manera cuando de orgasmos se trata”.

Atravesar las aguas de la pasión: ¿qué es el Síndrome de Estrés Postromántico?
¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero?

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero? La Lic. Mariana Kersz lo explica.

Un estudio mucho más grande (en que participaron 53.000 estadounidenses) realizado por el Kinsey Institute el año pasado registró números incluso más contundentes, con las mismas tendencias. En este caso, las lesbianas informaron que llegaron el 86% de las veces al orgasmo durante el sexo, en comparación con el 65% de las heterosexuales. Los hombres heterosexuales dijeron que tenían un orgasmo el 95% de las ocasiones. Y no se registraron números respecto a la población trans.

Muchos hombres consideran que pueden dales a sus parejas un orgasmo simplemente con la penetración y… ¡Fallan! Porque esto le sucede nada más que al 20% de la población femenina.

El porno mainstream no es un gran educador al respecto: predomina el sexo violento y la escena acaba cuando ellos llegan. Hay mucha desinformación al respecto y seguimos formando parte de una cultura patriarcal falocéntrica, en la que los orgasmos clitorianos siguen (como decía Freud), siendo ¿de segunda? ¿infantiles? Cuando en realidad abren las puertas del cielo.

Otro tema es la previa. “Creo que lo que cambia entre un hombre y una mujer es que, en el segundo caso, la sexualidad no está enfocada en la genitalidad, sino que todo el cuerpo es una zona erógena”, comenta Carla (31), otra chica bisexual.

Shere Hite, una sexóloga alemana, realizó un importante estudio de la sexualidad femenina, El informe Hite. Allí reunió enorme cantidad de testimonios de mujeres frente a variadas preguntas acerca de su vida sexual. Del orgasmo con estimulación del clítoris sin penetración surgieron expresiones como: “Es más intenso, más centrado, más localizado, más limitado, más externo, más excitante, más definido”. Mientras que al orgasmo solamente con penetración lo definieron como: “Más difuso, más apagado, que afecta a todo el cuerpo, más suave”. Para Freud, con amor.

¿Las lesbianas tienen mejor sexo que las chicas hétero?

Makarena, bisexual de 27 años, dice: “Con un muy buen vínculo puedo llegar al orgasmo con un chico. Con una mujer sucede, y mucho más. En un momento llegué a pensar que en la naturaleza se escondía un buen secreto en eso. En mi caso la cuestión pasa por ver al cuerpo femenino más erótico, con mayores capacidades eróticas”.

La psicóloga y sexóloga Mariana Kersz ensaya posibles razones: “Tal vez tiene que ver con la liberación sobre los miedos y los tabúes y con la posibilidad de encontrar en un semejante (en otro cuerpo de mujer) alguien que hace de espejo, esta posibilidad de conocer el cuerpo. Entre mujeres el sexo funciona ‘mejor’ porque hay un mejor conocimiento del funcionamiento del cuerpo y de los tiempos de ese cuerpo. El tiempo femenino es muy diferente del masculino, los hombres necesitan mucho menor tiempo para excitarse (por ejemplo). Nosotras podemos frenar un poco el acelere del momento, que en el caso de las parejas hetero suele ser uno de los grandes conflictos”.

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga y Sexóloga
[email protected]

Nacer y Crecer – Mitos y Verdades del Sexo en el Embarazo

Genial esta nota para la revista de maternidad Nacer y Crecer! una revista íntegramente destinada a acompañar a las mamás y papás en ese momento único de sus vidas.

Podés descargar la revista online acá y leer todas las notas, incluso esta en la que hablamos de mitos y verdades del sexo durante el embarazo.

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

 

Sexualidad en el embarazo y la maternidad

 

Cuando nos enteramos que estamos embarazadas, además del torbellino de emociones que significa la llegada de un hijo a la familia, surgen algunas inquietudes respecto a la sexualidad de la pareja durante el embarazo y la maternidad. En esta nota derribamos mitos, desmitificamos tabúes y repasamos algunos de los beneficios de tener sexo durante el embarazo, para que sigas disfrutando de una sexualidad plena y feliz en pareja a lo largo de esta hermosa etapa de tu vida.

El embarazo es una vivencia única, todos te cuentan sus experiencias, te anticipan lo poco que vas a dormir, te dicen que quizás tengas dificultades para amamantar, cómo es el post parto, comentan acerca de sus kilos de más…pero…muy poca gente habla acerca de cómo puede afectar la llegada de un hijo a la relación de pareja y qué expectativas tener acerca del sexo a lo largo de esta etapa. Lo mejor es estar preparada para que sepas que muchas cosas cambiarán; algunas para siempre y otras van a tener que acomodarse a la llegada del nuevo integrante.
A menos que hubiese alguna contraindicación médica, una pareja puede tener relaciones sexuales durante todo el embarazo sin dañar de ninguna manera al bebé en gestación. Del mismo modo, si ambos están sanos, no hay riesgo de contagiar ninguna enfermedad. Dentro del vientre de la madre, el pequeño está perfectamente protegido, aislado de movimientos bruscos o ruidos del exterior, rodeado por el líquido amniótico, las membranas y, sobre todo, por las paredes uterinas. Literalmente el bebé no siente nada a menos que haya muchos cambios de posición o que la mamá llegue al orgasmo, momento en el que puede sentir una leve contracción en el útero, que el bebé sentirá como una leve presión o masaje, totalmente inofensivo. Incluso algunas mujeres, luego de tener relaciones sienten que el bebé se mueve muchísimo y otras no lo sienten durante unas horas. Esto sucede porque el bebé sí percibe los sonidos y movimientos diferentes a los habituales, de modo que cuando él siente esto tan diferente, sabe que algo diferente está pasando.

También hay que señalar que a grandes rasgos hay dos clases de embarazos: Los embarazos donde el sexo juega un rol principal y la futura mamá se vuelve totalmente apasionada y demanda permanentemente tener relaciones sexuales con su pareja, y el otro tipo de embarazo donde no surge el deseo sexual en ningún trimestre de la gestación. Es normal que en el último trimestre del embarazo el deseo sexual descienda: el cansancio, el estrés, la falta de aire y muchas veces los cambios del cuerpo, generan algunas molestias que alejan la pasión de la relación.

 

¿Cuáles son los beneficios de tener relaciones sexuales durante el embarazo?

– Se liberan endorfinas y encefalinas: hormonas encargadas del bienestar y la sensación de “estar volando” luego del orgasmo

 

– Suave masaje: el útero recibe las contracciones orgásmicas y genera en el bebé una sensación de leve presión.

 

– Mamá feliz: el bebé percibe los cambios en el tono de voz de la mamá y sus risas, sabe que en ese momento algo bueno le está sucediendo.

 

– Mejor lubricación vaginal: al tener mayor flujo sanguíneo, también aumentan las secreciones vaginales. La penetración puede ser mucho más agradable durante el embarazo y se perciben menos molestias.

 

Algunas de las preguntas más frecuentes que recibo en mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas respecto al sexo durante el embarazo son las siguientes:

¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?

No. El útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo.

 

¿Qué posiciones son las más favorables durante el embarazo?

La mamá debe estar siempre cómoda, puede usar almohadones o una toalla enrollada bajo la cadera para generar cierto alivio al peso del cuerpo.

 

¿Se siente menos placer en el embarazo?

Los genitales están más hinchados por el aumento del riego sanguíneo, los pechos están hipersensibles y hay mayor humedad vaginal. Esto puede ser muy placentero para algunas mujeres pero otras lo sienten como una incomodidad.

 

¿Y qué pasa con los hombres?

Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas.

 

Volver a ser pareja…
El puerperio, la cuarentena y el cansancio propio del posparto y los primeros meses del bebé en casa implican un agotamiento psicofísico que deja poco margen al placer. Por eso hay que poner el foco en lo que si se puede hacer, y sacarlo de la relación sexual en sí. Mimos, caricias, una buena charla, ver una película juntos, recuperar los momentos posibles para los dos y evitar las presiones en torno a volver a tener relaciones sexuales favorecerá el encuentro íntimo cuando suceda. No es necesaria una relación sexual completa con penetración, este es un momento sensible para ambos y la imaginación, el tacto y las caricias van a ser sus aliados. Darse un baño juntos, acariciarse, mimarse y abrazarse son claves que les permitirán ir encontrando el momento adecuado para retomar las relaciones sexuales. Cuidar a un bebé recién nacido implica un agotamiento extremo pero hablar al respecto, explicar las razones de cada uno, entenderse y respetarse es fundamental para una relación satisfactoria y placentera en todo sentido.  

 

Claves para retomar la rutina sexual postparto:

– Aceptar: Las cosas cambiaron. Las noches de sexo desenfrenado en el ascensor a la madrugada van a ser reemplazadas por ver una película abrazados en el sillón y preparados para levantarse si el bebé los necesita. Aceptar, entender, asumirlo…es también parte de esta nueva etapa.

– Jugar: no todo en el sexo es penetración, pueden tener sexo oral, estimularse, darse un baño relajante juntos, enviarse mensajes calientes o buscar momentos para besarse apasionadamente y franelear bajo las sábanas.

– Ponerse de novios: Durante unas horas los fines de semana pueden dejar al bebé al cuidado de los abuelos y dedicarse a reinventar la pareja en total intimidad y sin interrupciones.

– No esperar: La baja del deseo sexual no se soluciona con el tiempo, al contrario, tiende a empeorar si no se consulta a un sexólogo. Los tratamientos suelen ser breves, totalmente exitosos y destinados específicamente a recuperar la energía sexual.

 

Lic. Mariana Kersz

Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
Directora de Clínica De Parejas

[email protected]

http://facebook.com/clinicadeparejas/

www.ClinicaDeParejas.com

 

S.O.S. Mujer – Violencia de Género, Violencia Económica

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

 

Muchas gracias a S.O.S. Mujer por esta nota acerca de la violencia de género. Conversamos acerca de la violencia económica, podés suscribirte a la web en este link o bien podés leer la nota completa acerca de este tipo de manipulación en pareja a continuación:

Violencia económica

– ¿Qué es la violencia económica?

Existe una ley, la 26.485, que tipifica las clases de violencia en física, psicológica, sexual, simbólica, doméstica, institucional, labora, mediática y económica. Esta última es la que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer, a través de la perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes, pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales. Es decir, que ocurre cuando en una pareja, el hombre obliga y presiona a la mujer para que deje de trabajar, pone obstáculos para la concreción de sus planes profesionales o la finalización de su carrera. Son relaciones donde el hombre se otorga a si mismo el poder para dar o no dinero, por lo que la dependencia financiera hacia el varón genera una gran desventaja para la autonomía de la mujer. Y por supuesto, como en los casos que conozco de mi consultorio, el miedo y el temor a quedarse sin recursos para valerse por si mismas, impacta de lleno en la posibilidad de romper esa vínculo tóxico, principalmente cuando hay hijos en el medio y la coaccion de las palabras: “donde vas a ir vos a trabajar que ya no podés ni ir a la peluqueria” “quien te va a contratar con la edad que tenés” “quedate en casa criando hijos que eso lo sabés hacer bien”.

 

– ¿Cuánto se estima que afecta esto a las mujeres argentinas? (si tienen algunas estadísticas, sería genial)

Según el Indec, que elaboró el Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres, el predominio del tipo de violencia es el psicológico, pero a nivel económico se detectaron en lo que va del 2018 un 20% de denuncias. De ese 20%, casi el 80% de las denuncias son de hombres que tienen o tuvieron algún vínculo emocional con las víctimas, es decir: parejas o ex parejas agresoras, lo cual habla también del tipo de personalidad manipuladora y controladora.

En contraparte, si bien no hay un registro oficial, es en los consultorios psicológicos donde los profesionales de la salud mental observamos frecuentemente este tipo de violencia, de maltrato y abuso, que muchas veces, lamentablemente, no llegan a ser denunciados. Y desde mi lugar de terapeuta con total seguridad puedo afirmar que es considerablemente más del 20% que afirman las estadísticas oficiales.

 

– ¿Cómo se detecta?

La violencia económica es habitual en las parejas que recibo en mi consultorio. Al controlar el dinero, los abusadores controlan a su pareja, convirtiéndola en víctima. Detectarla y prevenirla a tiempo van a generar una mejor relación de pareja, con un diálogo sincero respecto a las cuestiones con las que estén en desacuerdo.

Principalmente estar atentas a frases del estilo:

“Dejá, no hace falta que trabajes” “con lo que yo gano estamos bien, no necesitás salir vos a trabajar”, “si tenemos que poner una niñera para cuidar a los chicos vas a cambiar la plata”. Y razonamientos similares pueden ser propios del sentido común, y de lo que una pareja acuerda. Pero muchas veces, también, pueden ser señales de alerta, que por supuesto no se leen de manera aislada sino en el contexto de la relación de pareja. La violencia económica no aparece sola, separada de otros tipos de violencia. No hay una sola forma de violencia que sea pura: todas están interconectadas de un modo u otro.

Es importante el diálogo temprano en la pareja en casos en los que él:

  • Ponga las cuentas bancarias sólo a nombre de él
  • Sólo deje el mínimo indispensable de dinero en casa y se enoje si le pedís que deje algo más, o te pida explicaciones permanentemente acerca de por qué hiciste los gastos del mes.
  • Toma tu dinero sin pedirlo prestado
  • Usa tus tarjetas de crédito para compras online sin consultarlo antes.
  • Te deja en deuda por cubrir sus compras
  • Te amenaza con dejarte si seguís trabajando
  • Menosprecia tu capacidad laboral o tu profesión
  • Es desentendido respecto a tu desarrollo profesional, no le importa o te cambia de tema si le querés comentar algo respecto a tus avances en el trabajo.
  • Recibís amenazas, golpes, maltrato y/o insultos por pretender salir a trabajar o dejar a tus hijos en el jardín maternal.

 

– ¿Y cómo se puede lograr superar?

La violencia en cualquiera de sus manifestaciones daña principalmente la autoestima femenina, la confianza en sí misma y en su pareja. Se puede superar con un gran trabajo de terapia psicológica, en un espacio de reflexión pero también de aprendizaje de estrategias y técnicas que permitan que esa persona logre salir adelante de la mejor manera posible, vinculandose de un modo saludable y exitoso en futuras relaciones, dejando el pasado atrás: sin olvidar lo sucedido, para no repetirlo, pero sin culparse por ello, para poder resignificarlo. Con la consulta adecuada a tiempo, y el equipo de intervención adecuado, hay grandes posibilidades de salir adelante. Hay líneas de teléfono gratuitas donde asesorarse y pedir ayuda para dar el primer paso, el 144, 137, el 0800-MUJER brindan orientación e información. En el momento es fundamental la contención emocional, además de los recursos legales con que se puedan contar.

 

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga y Sexóloga
Directora de Clínica De Parejas
ClinicaDeParejas.com
[email protected]

Clarin – La crisis del séptimo año

Lic. Kersz en Clarin

Lic. Kersz en Clarin

El Diario Clarin publicó una nueva nota para la sección Entremujeres donde conversamos respecto a la crisis del séptimo año.

La nota completa en este link de Clarín https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/existe-crisis-septimo-ano-parejas_0_ryDucR_pG.amp.html o acá, a continuación:

¿Existe la crisis del séptimo año en las parejas?

Muchos matrimonios dicen pasar un momento difícil al pisar el septenio.

A los siete años la pareja podría evaluar si renovar su matrimonio o separarse.

Hace algunos años atrás una funcionaria de Alemania propuso que, al igual que cualquier producto del supermercado, el matrimonio también tuviese fecha de vencimiento: a los siete años la pareja podría evaluar si renovar su matrimonio o separarse en buenos términos, dando entidad así a uno de los grandes mitos vinculares: la comezón o la crisis del séptimo año.

El siete resulta un número llamativo para algunas tradiciones: ¿señala un fin de ciclo? Muchas personas aseguran que a los siete años de pareja atravesaron una gran crisis o se separaron. ¿Cómo poner estas experiencias en duda?

Pero tal vez no se trata de pensar los siete años como un número literal, sino de representarnos lo que sucede después de mucho tiempo de estar juntos, construyendo día tras día una relación, un vínculo, juntando la historia de ambos para formar un “nosotros”. Lo que nos une va cambiando.

Las etapas de la relación

Un cuento de Disney

Los arranques son mágicos. Cuando recién nos conocemos, estamos en un estado ideal. Este sentimiento de completud, de que no habrá nadie en el mundo igual a mi pareja, es -afortunadamente- transitorio. Reina la idealización y la proyección de sentimientos positivos… Pero no es real: nos olvidamos de ver los defectos, la realidad del otro, no enfocamos en las diferencias que tenemos y desdibujamos cualquier atisbo propio que pueda no complacer al otro (tampoco nosotros nos mostramos reales y genuinos en un cien por ciento).

Mirá también

Las 6 etapas de la pareja: descubrí en cuál estás

Caminando juntos

Esta etapa inicial de fusión y simbiosis abre paso, con el tiempo, a la siguiente, de diferenciación, donde comenzamos a mostrarnos más reales y con más naturalidad. Podemos, sin temor, enfocar la mirada en las diferencias y ¡hasta reírnos de lo que antes nos parecía hermoso e increíble! En esta etapa es donde aparece el amor real, el verdadero. El enamoramiento es un momento maravilloso, teñido por la fantasía y salpicado por la idealización profunda de la otra persona. Pero el amor real es el que permite entender lo que verdaderamente está pasando, lidiar con las diferencias y enriquecernos en ese debate respecto a lo que cada uno quiere y espera de su proyecto de vida en común.

Muchas veces en esta etapa aparecen reclamos respecto a lo que uno de los dos hacía y al otro le fascinaba… Y ya no resulta tan funcional.

Carolina, una paciente de 32 años, lo dice con claridad: “Él era el hombre ideal para mí, todo era perfecto, prácticamente sentía que hablábamos el mismo idioma. A mí me encantaba cuando tocaba la guitarra, sentía que cada nota era exactamente la que tenía que sonar, era increíble. Con el tiempo empecé a notar que cada vez que llegaba más tarde a nuestras citas por quedarse ensayando, y al año de estar juntos, cuando estábamos en reuniones de amigos, él solamente tocaba la guitarra sin interactuar con nadie y me enojaba muchísimo. He pasado días sin dirigirle la palabra… hasta que nos separamos”.

El momento de la verdad (o de la desilusión)

Las expectativas que volcamos en la pareja tienen que ver, entre otras cosas, con lo que esperamos que suceda en la relación, con los propios ideales de lo que creemos, sentimos y pensamos que debe ser.

Las grandes crisis llegan, muchas veces, cuando aparecen situaciones contrarias a lo que esperábamos del otro (aunque el otro nunca lo supo). Por ejemplo, después de seis años juntos habían recibido con mucha felicidad la llegada de su primer hijo. El bebé tenía dos meses y medio y ella esperaba que él colaborara con las tareas de la casa mientras amamantaba. En vez de decírselo, agotada por la demanda full time, terminaba discutiendo con él y criticando que estuviese todo el día afuera de casa trabajando. Afortunadamente pudieron verlo a tiempo y entender que lo que realmente necesitaba ella era que él pudiese estar más atento a las cosas de la casa, y que la crítica hacia el trabajo era su forma más fácil de atacar un punto débil.

No es la misma crisis la que atraviesa una pareja de recién casados, que las dificultades de una pareja a la que le acaban de aprobar un crédito bancario para acceder a su primera vivienda, que las tensiones que pueden darse por el nacimiento y la crianza de un hijo, las fricciones producidas por la salida de los hijos del hogar, o las relacionadas con infidelidades o falta de deseo sexual.

Los posibles disparadores de una crisis “del séptimo año”

– Infidelidades

– Aburrimiento

– Desinterés

– Apatía

– Falta de temas de conversación

– Enfermedades

– Dificultades con la crianza de los hijos

– Falta de deseo sexual

– Mala relación familiar (suegros, tíos, conflictos con la familia de origen)

– Pérdida de confianza en el otro

Y la lista sigue… Estos son sólo algunos de los motivos de consulta más frecuentes que recibo en el consultorio de terapia de pareja y sexología

Tips para evitar la crisis… de todos los días

* Interesarnos. El gran antídoto contra el desdén y la indiferencia es escuchar al otro, mostrarnos interesados en su día a día, saber los nombres de las personas con las que trabaja, conocer su rutina, sus intereses, sus anhelos.

* Ser cariñosos y demostrativos. Una verdadera inyección de afecto genera una unión única en la pareja.

* Mejorar la calidad de la vida sexual. Mientras tenemos relaciones sexuales se libera endorfina, oxitocina, testosterona… Un verdadero tsunami hormonal, emocional y vincular que nos permite conectarnos con el otro de una manera profunda y única.

* Entender. No existe la pareja perfecta, ni el hombre ideal, ni la mujer de tus sueños. Somos imperfectos, reales y nos equivocamos. Aceptar y entender que somos humanos y no robots también va a ayudar a comprender diferencias y tolerar mejor los errores. Hay que saber pedir perdón… Y perdonar también.

Por la licenciada Mariana Kersz, psicóloga, sexóloga y directora de Clínica De Parejas.

Entrevista para Diario Clarín – Amores de Verano

El Diario Clarín publicó esta entrevista que me realizaron acerca de los Amores de Verano y cómo son los romances con extranjeros.

Podés leer la nota completa que me hizo Alejandro Gorenstein en este link o acá, a continuación:

Amores de verano: romances con extranjeros

Según Tinder, los argentinos están muy dispuestos a vivirlos. En tiempos de redes sociales, estas historias se potencian en la Argentina.

Son vínculos que surgen espontáneamente, suelen ser intensos, impulsivos e idealizados. La atracción por lo extraño, la curiosidad y el acento de un idioma seduce y atrae hacia este tipo de experiencias. El marco de relax, sin el estrés ni las presiones familiares o laborales de las vacaciones, constituye el escenario ideal para animarse a vivir un romance apasionado con extranjeros.

Según una encuesta de Tinder entre usuarios de Latinoamérica, en la Argentina, el 84% de los hombres y el 60% de las mujeres están predispuestos a vivir un romance con gente de otros países.Lic. Mariana Kersz en Diario Clarín

“El contexto puede influir para que estos vínculos prosperen. El estar en un país desconocido, las ganas de divertirse, la sensación de libertad y el tiempo ocioso, e incluso el cambio de idioma, son sólo algunas de las variables que influyen en los amores con extranjeros. Son amores que se viven en forma más intensa y sin inhibiciones, con ciertos permisos y licencias que no se darían en la ciudad de origen”, expresa la Lic. Mariana Kersz, psicóloga y sexóloga.

El 84% de los hombres y el 60% de las mujeres están predispuestos a un romance con extranjeros, según Tinder. (Foto: Fabián Gastiarena).

Cuando tenía 17 años, Livia Schmid llegó desde Suiza al país por intercambio cultural. En el colegio conoció a Facundo, y al principio fueron amigos... “En Año Nuevo nos dimos el primer beso y no nos separamos más hasta mi regreso a Suiza, en julio. Para mí, eso era amor: sufrí muchísimo cuando me volví. Seguro que por ser un romance tuviera fecha de vencimiento lo hizo más intenso e interesante”, recuerda Livia.

“Sin duda, son relaciones que se dan más entre la gente joven;su vida social es más activa y eso aumenta las posibilidades de conocer gente nueva… Sin embargo, cualquier persona con ganas de vivir una aventura fugaz, sin expectativas a largo plazo, y que tenga la oportunidad de conocer este tipo de gente, puede vivirla”, puntualiza.

Hay historias que duran unos días, una semana o el tiempo que esas personas coincidan en el mismo lugar. A veces es un touch and go o se trata de disfrutar plenamente del momento sin pensar en el largo plazo. Pero también puede que el romance puede continuar más allá del veranito.

“Los amores de verano suelen ser muy recordados por su intensidad”, dice la psicóloga.

“Algunas personas ponen el freno antes de empezar. El hecho de tratarse de alguien que estará aquí por un tiempo, determina, en algunos casos, que la persona no se entregue plenamente a esa experiencia por temor a sufrir cuando el otro vuelva a su país. En otros casos, la relación se inicia como algo casual, temporario y de allí surge un proyecto de vida juntos o no, en otro país. Si el proyecto surge rápidamente y se avanza sin haberse conocido lo suficiente, podría resultar en poco tiempo en una desilusión. Valdría la pena vivir la experiencia evitando riesgos”.

En 2008 Carlos Martin Segundo Gallici (30) conoció a una venezolana en un hostel en San Telmo. “Me gustó porque era medio tímida, pero tenía lindos ojos, buen cuerpo y teníamos buen sexo. Nos pusimos a salir y el romance duró cinco meses porque ella se tuvo que volver a su país con la familia. Me hubiese encantado que se quedara; cuando me enteré de que se tenía que ir me rompió el corazón. Pero fue una experiencia maravillosa”, cuenta Carlos.

En otros casos, el romance es más efímero y puede durar tan sólo una noche. Como la experiencia que vivió Constanza Perassi (42) a fines de 2012, en Barra Do Lagoa (Brasil). Durante las vacaciones le gustaba un brasileño “muy atlético y tatuado” que veía en la playa. El 31 de diciembre fue la noche ideal para concretar sus fantasías. “Estábamos borrachos, ni el nombre sabía, tuvimos sexo en un estacionamiento al lado de la playa bajo la lluvia. Nos vieron justo cuando ya habíamos terminado y nos escapamos de la mano. ¡Parecía una película! Tengo una selfie con él de ese momento, amé a ese pibe esa noche, fue una historia de amor de una noche que para mí fue perfecta”, confiesa Constanza, a la distancia.

“El amor viajero es perfecto. Al viajar, la gente está más linda por donde se la mire. Entonces, al encontrarse con alguien en medio de un paisaje de ensueño tiene otra perspectiva, la de entregarse a eso que surge como un impulso de felicidad en medio de la aventura. Los amores de verano suelen ser recordados por siempre, porque suelen ser muy intensos y la química se produce espontáneamente ante la amenaza de que las vacaciones acabarán y cada uno volverá a su rutina normal, hace que vivamos cada día al máximo”.

 

Lic. Mariana Kersz - Diario Clarin

 

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga
Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

 

¿Cómo retomar la vida sexual después del embarazo?

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

 

El Magazine SOS Mujer publicó mi nota acerca de cómo retomar la vida sexual después del embarazo. Podés leer la nota en este link o acá:

4 TIPS PARA RETOMAR LA VIDA SEXUAL DESPUÉS DEL EMBARAZO

La cuarentena, el puerperio y los cambios corporales generan que muchas parejas se distancien en la intimidad. ¿Cómo recuperar la pasión? Una especialista nos cuenta algunas estrategias para reencontrarse.

Tanto para la madre como para la pareja, un embarazo trae un sinfín de cambios: desde el puerperio hasta la cuarentena y el proceso de adaptación al nuevo integrante de la familia, todo esto puede generar grandes transformaciones en la sexualidad de una pareja.

“Muchos pacientes llegan al consultorio esperando que después del embarazo la vida sexual vuelva a ser exactamente igual o superior a la que tenían antes de ser padres. El desafío es aceptar que las cosas cambiaron y que las madrugadas de sexo desenfrenado en el ascensor serán reemplazadas por ver una película abrazados en el sillón y preparados para levantarse si el bebé los necesita”, explica Mariana Kersz (MN N° 59610), sexóloga especialista en Terapias de Pareja.

Entonces, ¿cómo hacer para que estos cambios no afecten a la vida sexual? Para reacomodarse a este nuevo presente y no descuidar el rol de la pareja, la especialista nos brinda algunos consejos fundamentales.

Tip 1: Jugar
Limitar la sexualidad únicamente al coito es reducir su inmensa riqueza a un sólo aspecto y perdernos de las múltiples opciones y posibilidades que tiene cada encuentro en pareja. ¡No todo en el sexo es penetración! Pueden darse sexo oral, estimularse con juguetes, darse un baño relajante juntos, enviarse mensajes “calientes” o buscar momentos para besarse apasionadamente y tocarse bajo las sábanas. Ponerse de novios es la mejor estrategia para vencer la rutina y el cansancio de su recién estrenada vida de padres.

Ponerse de novios es la mejor estrategia para vencer la rutina

Tip 2: Actuar
Durante unas horas, los fines de semana pueden dejar al bebé al cuidado de los abuelos, una amiga o los tíos y dedicarse a reinventar la pareja en total intimidad y sin interrupciones. Salir a comer, dar un paseo y también dar lugar a la intimidad dándose un baño relajante juntos o pasar un día en un spa genera una energía diferente que no sólo los relaja sino que los predispone a un encuentro sexual placentero y necesario para ambos. No se olviden que además de padres son pareja.

Tip 3: Programar

Al igual que ir al gimnasio hay que entrenar el deseo para que siga vigente. Por eso, aunque parezca poco espontáneo, es mejor programar los encuentros sexuales que dejarlos pasar. Por un tiempo, y sobre todo cuando el bebé es muy chiquito, es mejor planificar cada relación sexual a dejar que el cansancio o la rutina los encuentre tirados en el sillón. El erotismo y la sensualidad pierden lugar frente a la demanda de un bebé recién nacido, pero los encuentros de besos, caricias y abrazos de alto voltaje generan una movilización en el deseo que funciona como una gran vacuna que previene el deseo sexual hipoactivo y otras disfunciones relacionadas con el empobrecimiento en la sexualidad.

Tip 4: Fantasear
Nada atrae al deseo sexual como el deseo en sí mismo. Por eso es importante la fantasía, los mensajes, los hot chats, las fotos eróticas y hasta videollamadas que fomenten y redescubran la fantasía… Todo suma. Usen la imaginación.

 

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga 
Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

Infobae – Touch and Go “Amores de Verano”

En esta nota para la sección Tendencias de Infobae hablamos de sexo y amores de verano, y la diferencia con las relaciones que se dan fuera de las vacaciones. Muchas gracias!

Lic. Mariana Kersz Psicóloga Sexóloga

Lic. Mariana Kersz Psicóloga Sexóloga

TENDENCIAS
“Touch and go” en verano: por qué las relaciones ocasionales proliferan durante la época de vacaciones
El calor y el tiempo libre son dos de los factores que favorecen los encuentros casuales. Especialistas explicaron a Infobae por qué este tipo de vínculo es más frecuente durante la temporada estival
30 de enero de 2018
“Hasta hace algunos años los hombre eran los que tenían más sexo ocasional por una cuestión cultural. Con el paso del tiempo esto se fue modificando, quizás la aparición de las redes sociales, precipitó un poco esto y cambió el paradigma”, explicó la sexóloga Mariana Kerzs (Getty Images)
En el verano, el calor y el tiempo libre componen una pareja explosiva. Lo cierto es que la temporada estival predispone a la concreción de conductas mucho más “libres” y despojadas de prejuicios. Según explicó a Infobae Beatriz Literat, médica sexóloga clínica y ginecóloga a cargo del Departamento de Sexología y Disfunciones Sexuales de Halitus, esta fecha es propicia para conocer nuevas personas que tienen ganas de aventurarse en una relación nuevay quizás temporal.

“Las altas temperaturas, el ambiente alegre y las actividades más descontracturadas permiten expresarse de manera más libre. Esa expresión sexual está incluida dentro de todos los aspectos anteriormente mencionados”, dijo la especialista.

El verano es una época ideal para relaciones nuevas y despojadas (Getty)
En el verano en general se modifica la rutina y como existen más espacios de ocio y de relajación la gente está más predispuesta a los momentos de relajación, situación que genera un gran cambio en la rutina sexual. A más tiempo libre y menos obligaciones, menos estrés y más libertad.

La sexóloga y psicóloga Mariana Kersz aseguró a este medio que en esta época todo es más libre y “light” porque al no haber horarios ni obligaciones, nos sentimos mucho más desatados y no tan comprometidos con el tema de un horario, y el disfrute tiene otro lugar y trascendencia.

“Estar de vacaciones favorece que si se está en otro lado uno se siente más tranquilo. Es ideal para tener un encuentro con una persona que implique nada extra más que pasarla bien y sin generar un compromiso en el corto o en el mediano plazo. Los ‘touch and go’ son un intercambio físico que nada tiene que ver con el compromiso y el amor. Únicamente hay una atracción y se termina ahí, a menos que haya habido mucha atracción entre ambas personas y eventualmente se repita. Hay que tener en cuenta que aunque los encuentros se repitan son solo encuentros sexuales”, expresó la experta.

Sentirse deseados otra vez, uno de los factores que más influyen

Los solos y solas de más de 40 años también podrían sentirse halagados de lograr envolverse en un “juego de atracción” sin consecuencias que les devuelva una imagen juvenil de si mismos. Según la sexóloga, hay muchos hombres que “corren con ventaja” ya que pueden involucrarse con mujeres bastante menores que pueden encontrar interesante y curioso “cómo es tener algo con una persona de mayor edad”.

Existen hombres y mujeres de temperamento más romántico o doméstico que sueñan con encontrar a la pareja ideal y si en esa relación fortuita no se dio un vínculo estable, por lo general, vuelven frustrados porque eso no sucedió
“También hay algunas mujeres que pueden sentirse contentas de haber conseguido un ‘touch and go’ sin consecuencias. Sin embargo, en aquellas que cuestionan ese tipo de elecciones, predomina la imagen, los aspectos estéticos sobre lo que es la persona y de esta forma pierden la partida cuando tienen que competir con los cuerpos”, detalló la experta.

Muchas parejas intentan buscar una solución a sus problemas con un viaje. Lo cierto es que ese momento “a solas” suele funcionar como un disparador que evidencia el estado de la relación (Getty Images)
Contrariamente a la creencia de que las parejas se separan más durante la vacaciones, Kersz aseguró que el vínculo tiende a romperse luego de experimentar una mayor cantidad de tiempo juntos, ya que allí es cuando realmente se ve qué tipo de relación se tienen o las situaciones y temas en común.

“Si viajan juntos de vacaciones y en ese momento de relax y disfrute que debería estar destinado al ocio nos encontramos con cosas de la pareja que no nos gustan hay que comenzar a prestar atención a todo eso. Algo que pasa muy seguido es que quienes no tienen deseo sexual durante todo el año esperan el momento de descanso como una posibilidad a reencontrarse sexualmente cuando en verdad eso no funciona de esa forma”, aseguró la especialista.

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga
Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

Infobae – Lic. Mariana Kersz

A lo largo del 2017 fui convocada por Infobae para realizar una serie de entrevistas en las que hablamos de vínculos, amor, sexualidad, adicciones y mitos sexuales. Abordamos temas como las fantasías, los diferentes momentos de una pareja, la utilización de los juguetes sexuales, el deseo sexual y los trastornos sexuales más habituales por los que hombres y mujeres llegan a mi consultorio de Clínica de Parejas.

Estos son los links a las notas en las que hablamos de:

Muchas gracias Infobae por el espacio y la libertad para poder hablar de temas de sexualidad y terapias de pareja.

Nos seguimos encontrando en próximas entrevistas!

Sexo en el primer trimestre del embarazo

Muchas gracias Bebé Shopping por publicar mi nota acerca del sexo en el primer trimestre en el embarazo! Te cuento cómo es el sexo en este primer período del embarazo en este artículo que salió publicado este mes en su web.

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

Podés ver el artículo completo acá:

http://www.bebe-shopping.com.ar/sexo-durante-el-primer-trimestre-de-embarazo/

También podés leer la nota a continuación:

Posiciones ideales para disfrutar del sexo durante el primer trimestre de embarazo

Tener sexo durante el primer tramo del embarazo no es una tarea fácil. Recientemente embarazada, tu vida sexual y tus deseos evolucionan, cambian y se modifican al ritmo del crecimiento de tu bebé. Tu cuerpo y tus sentimientos varían permanentemente. Cuando recibo mujeres embarazadas en mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas, casi siempre llegan con la misma queja: no encuentran posiciones cómodas para tener relaciones… y muchas veces dejan de tener sexo durante meses, por esta razón. Y es verdad, no siempre es fácil encontrar una posición sexual lo suficientemente cómoda como para que el sexo y el embarazo lleguen a la ecuación perfecta del placer.

Algunas mujeres sienten más deseo sexual, tienen más ganas de tener relaciones sexuales

se sienten más plenas, notan sus uñas más fuertes, el cabello más sedoso, un brillo especial en la piel y los pechos y las caderas más redondos, lo cual las hace sentir mucho más sensuales y, por lo tanto, más deseables. Sin embargo cada embarazo es único, y hay mujeres que por el contrario, observan una baja en la líbido, que, acompañada (¿o guiada?) por los vómitos, el sueño excesivo, el malestar, el cansancio y las náuseas matutinas -benditas hormonas-, hace que muchas mujeres no tengan deseo en absoluto. Incluso en una misma mujer un embarazo puede cursar con muchísimo deseo y un segundo embarazo sin deseo…esto depende de cada mujer, de cada embarazo, de cada historia…etc.

Soy Psicóloga y Sexóloga, y estoy totalmente de acuerdo con la afirmación de que el embarazo no es una enfermedad. Sin embargo también soy mamá, y doy fe que estar embarazada causa tal torbellino hormonal, corporal y psíquico, que no deja a las mujeres ni a sus parejas indiferentes. El embarazo modifica mucho más que el cuerpo. También sufren variaciones el estado de ánimo, el comportamiento, el humor…e indefectiblemente: el deseo sexual.

Pero no sólo las mujeres pueden ver afectada su líbido: los hombres también notan estos cambios en su sexualidad y en su deseo. Hay hombres que ven más atractivas y sensuales a sus parejas y hombres que no pueden ver en sus mujeres más que a una futura mamá, por lo que se corre el riesgo de sufrir una baja en el deseo sexual. Y esta es una condición que no mejora, empeora con el tiempo si no se busca ayuda.

Siempre recordá que pueden tener relaciones sexuales a lo largo de todo el embarazo, excepto que haya una contraindicación médica específica de abstinencia. De hecho, existen algunos beneficios para el feto:

– Aumenta el latido cardíaco,
– El orgasmo es sentido como un suave masaje,
– El feto recibe mayor cantidad de oxígeno,
– Las hormonas liberadas a lo largo de un encuentro sexual generan una inmensa sensación de bienestar para el bebé dentro del útero materno.
No dejes de tener relaciones sexuales, a menos que haya una contraindicación médica específica:
– El cuello uterino permanece cerrado a lo largo de todo el embarazo, nada puede llegar al bebé en gestación. ¡No, el pene tampoco!,
– El líquido amniótico amortigua el movimiento que reciba el bebé.
– Al haber mayor irrigación sanguínea en la zona pélvica puede haber más sensibilidad en el clítoris y mayor lubricación vaginal, lo que favorece la penetración y mejora los orgasmos.
– Sugiero no hacer movimientos bruscos ni presionar demasiado los pechos femeninos.
En el primer trimestre se ponen en juego elementos, factores y variables que son
únicos y específicos a esta etapa, por eso es importante considerar que el embarazo es diferente a lo largo de los nueve meses que atraviesa, y justamente es por esto que también hay que pensar de qué manera la sexualidad acompaña y evoluciona a lo largo de los diferentes trimestres del crecimiento del bebé en gestación.

En mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas recibo a diario a mujeres embarazadas y realmente en este primer trimestre es donde mayores dificultades sexuales se manifiestan, porque el malestar general del primer tiempo, los vómitos, las náuseas y el sueño, sumado a la sensación incipiente de estar “anidando” genera más preocupaciones por el temor al riesgo más alto de aborto espontáneo que en los siguientes trimestres.

Sin embargo, afortunadamente existen al menos tres posiciones sexuales que favorecen los encuentros sexuales durante el primer trimestre del embarazo y que pueden generar mucho placer:

1) La posición de la Flor de Loto. La mujer embarazada se sienta sobre el hombre, envolviendo sus piernas. El se sienta con las piernas cruzadas y la mujer, embarazada, sobre el envolviendo con sus piernas la espalda del hombre. Como ventaja: permite mayor contacto visual, una penetración más placentera y profunda y el control de la mujer sobre su clítoris generado por el roce con el pubis masculino. Tiene algunas desventajas: en el embarazo el pecho está turgente y tenso, y esta posición puede generar algo de dolor si no se utiliza un sostén adecuado.

2) La posición de la Cortesana: la mujer se sienta o recuesta en el borde de la cama con las piernas extendidas hacia afuera, y el hombre se arrodilla para poder penetrarla. Ventajas: ¡tiene muchas! prácticamente es una de las posiciones más cómodas para relajar la panza y la espalda, y evita los mareos que pueden generarte otras posiciones. Su principal desventaja es para ellos: puede ser incómodo estar arrodillado (nada que no solucione un almohadón en el piso…). También es una posición en que la penetración no es muy profunda, pero si te gusta que te toquen los pechos puede ser ideal como complemento.

3) Un clásico: la posición del Misionero. La mujer yace boca arriba y el hombre recostado sobre ella mientras sostiene el peso de su cuerpo con ambos brazos, para no presionar los pechos ni el vientre de su pareja. Las ventajas son muchas: las mujeres no tienen que hacer demasiado, lo cual en esta etapa de inmenso cansancio y fatiga es ideal. Por otro lado, el contacto cara a cara favorece a la relación de pareja. Además, como es el padre quien controla la penetración, también puede tranquilizarlo el saber que no le está haciendo daño a su bebé, mientras ambos disfrutan de un encuentro relajante y placentero. Sin embargo, tiene algunas contras: en principio se corre el riesgo de hacer de esta posición una rutina, y por otro lado, el pecho de la mujer puede verse tan accesible que resulta tentador tocarlos ¡y esto no siempre es placentero para las embarazadas!

Siempre hay que tener en cuenta que el embarazo es una etapa única en la vida de una pareja

entendiendo que estar embarazada no es ni tiene por qué ser una incomodidad ni un obstáculo en la vida sexual de ambos, ni un impedimento para seguir teniendo relaciones saludables y placenteras hasta el final. Es fundamental que estés cómoda y te sientas a gusto en la posición que elijas, depende de vos y de tu pareja que logren la comunicación y el diálogo adecuado para decirse abiertamente lo que les gusta, lo que quieren y lo que esperan del sexo en esta etapa.

Sin embargo, si no hay ninguna contraindicación médica pero notás dificultades para tener relaciones, o el deseo sexual está inhibido, si tu pareja sexual no te busca, ya no hay ganas, ni intención de buscarse en la intimidad…entonces es momento de consultar. La consulta temprana puede prevenir grandes conflictos a futuro. Existe un tratamiento muy eficaz para que en poco tiempo logres revivir la pasión y aumentar el deseo sexual a lo largo del embarazo, con técnicas y estrategias sexológicas muy específicas para que tengas una vida sexual plena y placentera, generando mayor bienestar y una notoria mejoría en la vida de la pareja.


Lic. Mariana Kersz MN N° 59610
Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja

La Nación: Sexo Sin Penetración

Sexo Sin Penetración…¿te va?

El Diario La Nación publicó mi nota respecto al franeleo o petting, una práctica habitual en las parejas donde la penetración es dificil e incluso imposible.

El link a la nota acá: http://www.lanacion.com.ar/2074004-sexo-sin-penetracion-te-va

A continuación la nota completa acerca del sexo sin penetración:

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

Sexo sin penetración

¿Por qué tener solo juego previo y no penetrar? El masaje, las caricias, los besos, no deben quedarse sólo en las zonas que suponemos erógenas, principalmente porque cada uno de nosotros tenemos diferentes zonas donde nos gusta recibir placer, no necesariamente las mismas para todos. Nuestro principal órgano amatorio es la piel, el órgano más extenso que tenemos los seres humanos, limitar el placer a la vulva o al pene es caer en un reduccionismo y perder gran parte de la riqueza de nuestra sexualidad. Estamos diseñados para tener relaciones sexuales por placer y no sólo para reproducirnos. Por eso es tan importante jugar en pareja y divertirnos, dar y recibir placer pero sin necesariamente penetrar.

En mi consultorio sexológico de Clínica de Parejas recibo todos los días a hombres y mujeres que no pueden lograr tener sexo con penetración, es un síntoma muy habitual que afortunadamente tiene solución con el tratamiento adecuado. Y hasta que esas parejas logran sanar y tener una sexualidad totalmente plena, existen muchas técnicas para disfrutar del franeleo y no sentir la presión de tener que penetrar si-o-si. Los motivos de consulta más frecuentes tienen que ver con la falta o la pérdida de erección del pene (disfunción eréctil) y también con el vaginismo, una contracción involuntaria que cierra los músculos de la vagina dificultando o impidiendo la penetración. Sin dudas, el vaginismo es una de las principales causas, incluso, de matrimonios no consumados. Por fuera de estos cuadros, otras razones como la falta de conexión en la pareja, los miedos, los tabúes, el tipo de educación sexual recibida, la cultura, las preferencias religiosas y otros factores emocionales como los celos, las inseguridades y hasta una baja autoestima pueden influir en preferir el juego previo a la penetración.

Pero incluso, sólo por diversión, entendiendo la sexualidad humana como un gran, gran crisol de posibilidades que incluyen por supuesto la genitalidad pero que la trascienden, también podemos proponer juegos eróticos muy interesantes en pareja para disfrutar del sexo en todas sus aristas. Podemos lograr tener mucho deseo, una increíble excitación e incluso orgasmos intensos sin penetración, una técnica que ¡puede ser muy interesante si no hay tiempo o si no es el lugar adecuado! porque como mencionaba recién, la genitalidad es uno de los aspectos de la sexualidad, pero no es el único. Olvidándonos de la penetración podemos hacer el amor y generar(nos) sensaciones increíblemente placenteras. El franeleo o petting es una de las técnicas más antiguas y más eficaces para mantener la pasión al día. La clave está en potenciar los sentidos, tacto, gusto, olfato, vista y oído juegan durante el sexo un rol fundamental. El clitage es otra técnica para disfrutar de un buen masaje en el clítoris: es un masaje del pene al clítoris donde el pene se desliza sobre la vulva.

Las claves para disfrutar del sexo sin penetración:
Tacto: acariciá el cuerpo de tu pareja de punta a punta, evitando el contacto con los genitales.
Gusto y olfato: ¿probaste alguna vez chocolate o miel sobre el cuerpo de tu amor? ¡un cálido masaje donde los dos terminen bañandose juntos suena irresistible!
Vista: con los ojos abiertos, cerrados, vendados, con luces bajas, o de colores… y si los dos están de acuerdo, poder ver a tu pareja autoestimulandose puede ser incluso muy divertido y excitante ¡Usá la imaginación!
Oído: podés decir las cosas más traviesas que se te ocurran, o sólo suspirar en el oído de tu pareja, ¡para volverse locos de deseo!

Existen muchas razones por las que podés tener sexo sin penetración. Disfrutar del buen sexo abarca mucho más que copular emulando el mundo animal. En materia de placer hay tantas combinaciones posibles de encuentros ocurran entre distintas personas y compañeros sexuales.

¿Te animás a probarlo?

 

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga Sexóloga. Especialista en Terapias de Pareja
www.ClinicaDeParejas.com
[email protected]
https://www.facebook.com/clinicadeparejas

Nota para Infobae

Esta semana Infobae me convocó para realizar una nota como experta consultada en sexualidad.

Muchas gracias!

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

Lic. Mariana Kersz

El amor en las redes sociales

La revista Saber Vivir publicó mi columna donde opino acerca del amor en las redes sociales

El link aquí: https://www.sabervivir.com.ar/2017/08/17/el-amor-en-tiempos-de-redes-sociales/

Muchas gracias!

El amor en tiempos de redes sociales

Facebook, Twitter, Instagram, Tumblr, Tinder…! Las redes sociales llegaron para quedarse y han cambiado sustancialmente la manera en que los seres humanos nos relacionamos, nos enamoramos, nos celamos e incluso la manera en que nos peleamos.

Estos nuevos modelos de relación, en una época de transformaciones y virtualidad, hace que la misma vorágine de la red social nos lleve a la inmediatez: en el amor, en las parejas, en los vínculos… Nunca antes en la historia de la humanidad habíamos podido relacionarnos tan rápido con alguien que estuviese literalmente en la otra punta del globo terráqueo. Sin embargo ahora, con un click (o dos) podemos ver qué está pasando en China en este momento. Ahora, si eso es posible, ¿por qué no pensar que también nos está cambiando la manera de relacionarnos con quienes tenemos al lado?
Cada vez son más frecuentes en mi consultorio de Clínica de Parejas quienes llegan con el malestar de esta época: me clavó el visto, o me eliminó de sus amigos, o lo veo en línea pero no me habla… Hoy las parejas se demuestran amor de una forma muy diferente que hace sólo algunos años atrás. Incluso también se demuestra de una forma diferente el compromiso que esa pareja tenga. Atendiendo a una pareja al borde de la separación, a él le suena su celular en plena consulta y comienza a enviar mensajes a alguien desconocido. Y, aunque esta conducta habla del compromiso de él, también nos habla de lo lejos que están ya uno del otro.

Los romances e infidelidades, los desengaños y la pasión han tomado otra forma ahora, se intenta en las redes sociales el match perfecto, el príncipe azul o la princesa de los cuentos de hadas: perfectos, idealizados, sin errores y sin demasiada humanidad desperfecta al alcance de la mano. Hombres y mujeres que sueñan y creen fervientemente haber encontrado al amor de sus vidas en tierras virtuales, sin conocerse aun, pero elegidos en ese gran catálogo online que nos ofrecen las redes sociales. Dicho esto, ¿las redes sociales facilitan o complican la vida amorosa? Es díficil de saber, pero definitivamente es un hecho que han cambiado.

El amor en tiempos de redes sociales satisface necesidades, llena espacios, ayuda a que mucha gente que es tímida o muy vergonzosa tenga la posibilidad de conocer a otra persona que acompañe sus días. Esto no significa que esté bien o mal la red social como única posibilidad, sino que es una estrategia, una herramienta más para poder conocer los alcances del amor virtual.

¿Cuantas veces nos pasa de estar en un café y ver parejas que están cada uno con su celular? ¿O estar cenando y ver como por ejemplo él está con su celular mensajeándose en plena cena y ella queda comiendo sola, a su lado? Estamos muy lejos, y muy enredados. Hay un estudio de la Universidad Francesa de Lille I que indica que el 35% de las parejas agarra su celular inmediatamente después de hacer el amor. Casi 1/3 de la gente que conocemos cuando termina de tener relaciones sexuales se conecta con sus 500 amigos virtuales, y no con la persona que tiene al lado…Cerca, pero lejos, condenados a la soledad detrás de las pantallas que nos ofrecen una satisfacción inmediata, el alivio instantáneo a la incertidumbre del ¿y ahora qué? (qué hago, qué digo, cómo sigo…).

En las redes sociales podemos jugar a ser quienes no somos, o quienes no nos animamos a ser en la vida real. Podemos mentir, fantasear, crearnos un personaje e incluso borrarlo inmediatamente. Nos relacionamos con nuestros propios personajes como si fuesen reales y hacemos que cobren vida, que tengan sus propios amigos y su propia red social, su nombre, apellido, alias y hasta un lugar físico donde vivir. En esta sociedad donde los estímulos abundan, donde nos resguardamos rápidamente de los conflictos del amor, donde los duelos no tienen que doler (quien haya sufrido una pérdida seguramente tenga un amigo que con toda su buena predisposición le pudo haber dicho algo del estilo: “dale, no llores, hay más gente ahi afuera esperando por vos”), las redes posibilitan saciar el hambre de estímulos en una cultura que nos propicia a las apariencias, a la vida en pantalla donde mostrarnos como en una góndola de supermercado, donde nuestros temores no necesitan ser exhibidos, nadie tiene un dislike en facebook, porque todos mostramos nuestro lado más sensitivo, más hermoso, más perfecto. Y si un duelo duele, entonces de nuevo recibimos un corazoncito y otro “dale, no llores“…

Por la Lic. Mariana Kersz
Sexóloga Especialista en Terapias de Parejas
MN N° 59610
[email protected]

Terapia de Parejas

Terapia de Parejas

Terapia de Parejas

Si están buscando cómo resolver algunos conflictos que tienen como pareja, buscar ayuda profesional puede resultarles un recurso útil para salir de una crisis de pareja.
La importancia de la terapia de pareja radica en que es complejo pensar que todos los conflictos de dos personas que deciden pasar su tiempo y su vida juntos puedan resolverse sin ayuda. Existen algunos temas que generan en ambos mucho dolor e incomodidad y se pueden resolver buscando la ayuda adecuada. En Clínica de Parejas nos especializamos desde hace años en acompañar los procesos de cada uno de los integrantes de una pareja para que juntos puedan encontrar las mejores herramientas y estrategias para salir lo mejor posible de esta crisis, independientemente de si la decisión es continuar juntos o separarse.
Por supuesto, siempre dependiendo del motivo que los acerca al consultorio, tengan en cuenta que una actitud abierta y honesta entre ambos y para con el profesional que los atiende ayuda a que se los pueda entender mejor y acompañarlos de la mejor manera posible.
Todos tenemos, en nuestras vidas privadas, una inmensa cantidad de temas por resolver. Ser específico y concreto respecto a lo que se viene a buscar a terapia facilita abordar rápida y directamente el problema desde la raíz.
Si hubo una infidelidad, o un conflicto en el que alguno de los dos, o ambos, perdieron la confianza el uno en el otro, es importante saber que para poder continuar con el vínculo hay que saber perdonar y perdonarse. No es tan simple, a veces cuesta mucho, sin embargo la actitud de “esto no te lo voy a perdonar nunca” solo va a generar mucho malestar y va a ser dificil construir algo positivo desde ese rencor.
En la terapia de parejas se reconocen e identifican patrones de funcionamiento o de comportamiento que realmente no tienen que ver con la pareja en sí, sino con una imitación del comportamiento de otros miembros de la familia de origen de cada uno. Identificarlos permite resignificarlos, es decir, responder de una manera más sana, mas saludable para todos.
En Clínica de Parejas indicamos muchas actividades para hacer en casa, son tareas específicas para cada uno de los integrantes de una pareja, a veces para la pareja en si, lo importante es cumplir estas consignas, comprometerse, y no hacer todo a último momento y rápido a punto de entrar a terapia, sino que entre consultas permanezca el esfuerzo y el compromiso con el espacio que ambos tienen.
La clave principal de una terapia de pareja es la paciencia. Las crisis se construyeron de a dos y se disolverán -de un modo u otro- de a dos también. Por ejemplo, así como aprendieron a discutir con él gritando y ella llorando, tienen que (re)aprender ahora a discutir de una manera más saludable. Pero este proceso de aprendizaje lleva tiempo y esfuerzo, y para eso estamos, en Clínica de Parejas: para acompañarlos en este proceso de reaprender a vivir mejor y a establecer vínculos saludables y duraderos que los lleven a disfrutar del amor, el sexo y el compañerismo de quien elegimos y reelegimos todos los días.

Hubo un aumento sustancial de parejas que por diferentes motivos se acercan a Clínica de Parejas a resolver sus conflictos. Los temas más frecuentes con los que trabajamos día a día son:
– Infidelidad
– Falta de confianza
– Inseguridades
– Autoestima
– Desequilibrios laborales (pérdida de trabajo de uno de los integrantes de la pareja)
– Ansiedad
– Falta de control de la ira, del enojo.
– Disfunciones sexuales
– Desinterés en la pareja
– La llegada de los hijos
– El síndrome del nido vacío (cuando los hijos dejan de vivir en la misma casa que los padres)
– Los cambios de humor en la menopausia y como eso genera inestabilidad emocional en ambos
– Etc

 

¿Es verdad que las parejas se separan después de la terapia de pareja?
No, no es verdad. Lo que si es cierto es que posiblemente al momento de acudir a la terapia ese matrimonio, esa pareja, ya estaba en una crisis profunda de la que posiblemente no hubiese forma de salir. Por eso es tan importante pedir ayuda a tiempo, en el momento en que notamos que hay dificultades o situaciones en las que no podemos resolver con nuestras propias herramientas lo que nos está pasando con el otro.

Pero…¿Funciona?
Las consultas de terapia de pareja son espacios donde ambos pueden expresarse con libertad, y el terapeuta los escucha atentamente para ir señalando aquellos aspectos que pueden trabajarse y mejorarse en conjunto. Por supuesto, no es magia, es importante el compromiso, la dedicación y el esfuerzo de ambos para poder acudir a las consultas y realizar las actividades indicadas. También, a lo largo del proceso de terapia de parejas, se suele pedir que acudan a entrevistas individuales, de manera de poder profundizar algunos aspectos que delante de la pareja no se animan o no puedan terminar de expresar con claridad. Más del 75% de las parejas entrevistadas en lo que va del año 2017 superaron sus conflictos y viven hoy un matrimonio saludable y feliz, habiendo aprendido a debatir en los mejores términos.

La terapia de parejas es un recurso eficaz para las crisis de parejas. Ser una pareja feliz es aprender a resolver juntos los problemas del día a día.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

Sexo en la tercera edad

Hoy hablamos con la gente de Opinarg acerca de la importancia de la sexualidad en la tercera edad, y también derribamos mitos y tabúes!

El amor en tiempos de redes sociales

El amor en tiempos de redes sociales

El amor en tiempos de redes sociales

El amor en tiempos de redes sociales. Facebook, Twitter, Instagram, Tumblr, Tinder…! las redes sociales llegaron para quedarse, y han cambiado sustancialmente la manera en que los seres humanos nos relacionamos, nos enamoramos, nos celamos e incluso la manera en que nos peleamos.
Estos nuevos modelos de relación, en una época de transformaciones y virtualidad, hace que la misma vorágine de la red social nos lleve a la inmediatez: la inmediatez en el amor, en las parejas, en los vínculos…nunca antes en la historia de la humanidad habíamos podido relacionarnos tan rápido y tan inmediatamente con alguien que estuviese literalmente en la otra punta del globo terráqueo. Sin embargo ahora con un click (o dos) podemos ver qué está pasando en China en este momento. Ahora, si eso es posible, ¿por qué no pensar que también nos está cambiando la manera de relacionarnos con quienes tenemos al lado?
Cada vez son más frecuentes en mi consultorio de Clínica de Parejas quienes llegan con el malestar de esta época: me clavó el visto, o me eliminó de sus amigos, o lo veo en línea pero no me habla…hoy las parejas se demuestran amor de una forma muy diferente que hace sólo algunos años atrás. Incluso también se demuestra de una forma diferente el compromiso que esa pareja tenga. Atendiendo a una pareja al borde de la separación, a él le suena su celular en plena consulta y comienza a enviar mensajes con alguien desconocido. Y, aunque esta conducta habla del compromiso de el, también nos habla de lo lejos que están ya uno del otro.
Los romances e infidelidades, los desengaños y la pasión han tomado otra forma ahora, se intenta en las redes sociales el match perfecto, el príncipe azul o la princesa de los cuentos de hadas: perfectos, idealizados, sin errores y sin demasiada humanidad desperfecta al alcance de la mano. Hombres y mujeres que sueñan y creen fervientemente haber encontrado al amor de sus vidas en tierras virtuales, sin conocerse aun, pero elegidos en ese gran catálogo online que nos ofrecen las redes sociales. Dicho esto, ¿las redes sociales facilitan o complican la vida amorosa? es díficil de decir, pero definitivamente es un hecho que han cambiado.
El amor en tiempos de redes sociales satisface necesidades, llena espacios, ayuda a que mucha gente que es tímida o muy vergonzoza tenga la posibilidad de conocer a otra persona que acompañe sus días. Esto no significa que esté bien o mal la red social como única posibilidad, sino que es una estrategia, una herramienta más para poder conocer los alcances del amor virtual.
¿Cuantas veces nos pasa de estar en un café y ver parejas que están cada uno con su celular? ¿O estar cenando y ver como por ejemplo él está con su celular mensajeandose en plena cena y ella queda comiendo sola…a su lado? Estamos muy lejos, y muy enredados. Hay un estudio de la Universidad Francesa de Lille I que indica que el 35% de las parejas agarra su celular inmediatamente después de hacer el amor. Casi 1/3 de la gente que conocemos cuando termina de tener relaciones sexuales se conecta con sus 500 amigos virtuales, y no con la persona que tiene al lado…Cerca, pero lejos, condenados a la soledad detrás de las pantallas que nos ofrecen una satisfacción inmediata, el alivio instantáneo a la incertidumbre del ¿y ahora qué? (que hago, que digo, como sigo…).
En las redes sociales podemos jugar a ser quienes no somos, o quienes no nos animamos a ser en la vida real. Podemos mentir, fantasear, crearnos un personaje e incluso borrarlo inmediatamente. Nos relacionamos con nuestros propios personajes como si fuesen reales y hacemos que cobren vida, que tengan sus propios amigos y su propia red social, su nombre, apellido, alias y hasta un lugar físico donde vivir. En esta sociedad donde los estímulos abundan, donde nos resguardamos rápidamente de los conflictos del amor, donde los duelos no tienen que doler (quien haya sufrido una pérdida seguramente tenga un amigo que con toda su buena predisposición le pudo haber dicho algo del estilo: “dale, no llores, hay más gente ahi afuera esperando por vos”), las redes posibilitan saciar el hambre de estímulos en una cultura que nos propicia a las apariencias, a la vida en pantalla donde mostrarnos como en una góndola de supermercado, donde nuestros temores no necesitan ser exhibidos, nadie tiene un dislike en facebook, porque todos mostramos nuestro lado más sensitivo, más hermoso, más perfecto. Y si un duelo duele, entonces de nuevo recibimos un corazoncito y otro “dale, no llores“…
Lic. Mariana Kersz
Sexóloga Especialista en Terapias de Parejas
MN N° 59610
[email protected]

Vinosfera – Guatemala 4720, Palermo Soho
11MAR17 – 20:30 hs
Estricta Reserva: https://www.eventbrite.com.ar/e/grandes-placeres-tickets-32534189637

 

Todo sobre el sexo en el embarazo

La revista Es De Mamá publicó esta nota acerca de qué siente el bebé durante el sexo. Te la comparto: http://esdemama.com.ar/que-siente-el-bebe-durante-el-sexo/
¿QUÉ SIENTE EL BEBÉ DURANTE EL SEXO?
¿Qué siente el bebé en la panza mientras la madre tiene relaciones sexuales? Nuestra sexóloga te lo cuenta.
Por Mariana Kersz.
sexualidad-dps-del-parto-pixabay
Habitualmente, y si no hay ninguna contraindicación médica, una pareja puede tener relaciones sexuales durante todo el embarazo sin dañar de ninguna manera al bebé en gestación. Del mismo modo, si ambos están sanos, no hay riesgo de contagiar ninguna enfermedad. Es decir que dentro del vientre de la madre, el pequeño está perfectamente protegido, aislado de movimientos bruscos o ruidos del exterior, rodeado por el líquido amniótico, las membranas y, sobre todo, por las paredes uterinas. Literalmente el bebé no siente nada a menos que haya muchos cambios de posición o que la mamá llegue al orgasmo, momento en el que puede sentir una leve contracción en el útero, que el bebé sentirá como una leve presión o masaje, totalmente inofensivo.
Algunas mujeres, luego de tener relaciones sienten que el bebé se mueve muchísimo y otras no lo sienten durante unas horas. Esto sucede porque el bebé sí percibe los sonidos y movimientos diferentes a los habituales, de modo que cuando él siente esto tan diferente, sabe que algo diferente está pasando.
También hay que señalar que a grandes rasgos hay dos clases de embarazos: Los embarazos donde el sexo juega un rol principal y la futura mamá se vuelve totalmente apasionada y demanda permanentemente tener relaciones sexuales con su pareja, y el otro tipo de embarazo donde no surge el deseo sexual en ningún trimestre de la gestación. Es normal que en el último trimestre del embarazo el deseo sexual descienda: el cansancio, el estrés, la falta de aire y muchas veces los cambios del cuerpo, generan algunas molestias que alejan la pasión de la relación.
¿Cuáles son los beneficios de tener relaciones sexuales durante el embarazo?
– Se liberan endorfinas y encefalinas: hormonas encargadas del bienestar y la sensación de “estar volando” luego del orgasmo
– Suave masaje: el útero recibe las contracciones orgásmicas y genera en el bebé una sensación de leve presión.
– Mamá feliz: el bebé percibe los cambios en el tono de voz de la mamá y sus risas, sabe que en ese momento algo bueno le está sucediendo.
– Mejor lubricación vaginal: al tener mayor flujo sanguíneo, también aumentan las secreciones vaginales. La penetración puede ser mucho más agradable durante el embarazo y se perciben menos molestias.
¿Qué posiciones son las más favorables durante el embarazo?
La mamá debe estar siempre cómoda, puede usar almohadones o una toalla enrollada bajo la cadera para generar cierto alivio al peso del cuerpo. Algunas posiciones recomendadas son con el hombre arriba (misionero), o la mamá sentada sobre su pareja. Cualquier posición es válida mientras ambos estén cómodos. En ninguna posición y de ninguna manera el bebé puede resultar herido durante la penetración, ningún hombre tiene el pene tan largo como para poder llegar al bebé.
Es entendible que el deseo sexual en una mujer pueda variar considerablemente a lo largo de su embarazo. Los cambios físicos, el cansancio y muchas veces los propios síntomas de esta etapa hacen que atraviese diferentes emociones y esté mucho más sensible durante las 40 semanas. A veces será el hombre quien tenga temores respecto a tener relaciones y otras veces habrá temores compartidos respecto a tener sexo. Lo fundamental es enfocar la mirada no solo en la penetración sino en la relación en sí, en el placer, en la relajación y lo reconfortante que es el encuentro de la pareja. La comunicación juega un rol esencial a lo largo del embarazo, no dejen de hablar de lo que sienten respecto al sexo y de los miedos y temores que pueda generarles esta etapa.
Mariana Kersz es Psicóloga, Sexóloga y especialista en Terapia de Parejas. Además es Directora de La Clínica de Parejas www.clinicadeparejas.com

¿Seré buena madre?

¿Seré buena madre?

La maternidad es un tsunami de emociones. No se trata de ganarse el Nobel a la Madre del Año, sino de entender y aceptar tus limitaciones y posibilidades. Comparto esta nota para la Revista Es De Mamá: http://esdemama.com.ar/sere-buena-madre/

¿SERÉ BUENA MADRE?

Nuestra psicóloga nos ayuda a responder la pregunta acerca de qué es ser buena madre.

Por Mariana Kersz

woman-687560_1920

Foto: Pixabay

9 meses siendo el centro de atención, todos te preguntan cómo te sentís, te dicen que estás linda, te dan consejos, te cuentan sus historias…Todos -sin excepción- te dicen que un hijo te cambia la vida. Y finalmente el día llega, nace nuestro hijo y todo se llena de… ¡incertidumbres!

Un bebé es un ser totalmente desvalido. Nacemos en un estado de absoluta indefensión y continuamos así por unos dos años. Dependemos de otro para comer, para que nos de calor, nos ayude a dormir, nos haga sentir queridos y seguros. Esta indefensión es lo que nos caracteriza como seres humanos: somos la única especie en todo el planeta que necesita tanto tiempo de dependencia de otro ser para sobrevivir.

Como mujeres, podemos sentir que esta dependencia extrema del bebé puede ser lo más maravilloso que nos pasa en la vida, nos hace sentirnos únicas, valiosas, necesitadas. Sin embargo, también puede ser agobiante y llevarnos a una inmensa presión por querer hacer todo bien. Muchas veces, esos comentarios que durante el embarazo sonaban tan amables, en los primeros meses de vida de tu hijo pueden sentirse un poco…extenuantes.

Te dijeron que la conexión con tu hijo iba a ser inmediata, que dar la teta era lo más maravilloso del mundo, que no te iba a importar pasar noches sin dormir porque valía la pena la sonrisa de tu hijo, que ibas a entender a tu hijo con sólo mirarlo…¡y no siempre es tan simple! A todo esto sumale la presencia de tu pareja…que también te demanda.

La primera pregunta que todas las mamás primerizas se hacen es: “¿seré buena madre?”

Ser buena madre no significa nada de lo que te dijeron, porque esa es la experiencia que otros, amablemente, quisieron compartir con vos. ¡Pero es la experiencia de otros! Ser buena madre significa ser vos, con tus limitaciones y con tus posibilidades, explorando el mágico, maravilloso y desquiciado mundo de la maternidad. Disfrutar de tu hijo no tiene que ser una obligación sino un sentir, un vivir. Y está bien que te moleste no dormir, y que odies tus -recién estrenadas- ojeras, o que necesites darte un baño de burbujas de vez en cuando. Te sugiero que lo hagas. Que te tomes una hora por día para vos, no hace falta hacer grandes planes. Dejá al bebé con su papá, o con una amiga o un familiar. Y pasá una hora pintándote las uñas, hablando por teléfono o haciéndote un baño de crema. Tomate un rato para relajarte, te aseguro que el reencuentro con tu hijo ¡va a ser mucho mejor! Solo vas a poder ser buena madre si sentís profundamente que aun en este desorden, estás haciendo lo mejor que podés para conectar con tu hijo, para construir un puente invisible que ambos van a transitar durante toda la vida.

No te presiones de más, no se trata de ganarse el premio a la madre del año, sino de lograr, entre otras cosas, que ese ser indefenso y chiquitito sepa que siempre, indudablemente, vas a estar ahí para él.

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, Especialista en Terapias de Pareja y Directora de www.clinicadeparejas.com

Desamor – La enfermedad del amor

Sentir un verdadero desinterés por tu ex pareja, no tener necesidad de llamarlo, o de verlo, ni de llamar su atención de ninguna manera, es superar un mal de amor. Por supuesto, llegar a ese nivel de superación de una frustración implica sin dudas un inmenso esfuerzo para hacer vida “normal”. Es cierto que lamentandote en tu casa o reprochandote una y otra vez las cosas que hiciste mal y lo que podrías haber dado y no diste, en definitiva, no hace más que caer en la autocomplacencia, y esto genera una escalada de tristeza muy compleja y muy difícil de superar. Tomá aire, mirá hacia el futuro y lee esta nota donde te contamos todo lo que tenés que saber acerca del desamor.
Algunas pocas personas en este mundo nunca han sufrido el desamor. El desamor o el mal de amor, destruye, lastima y genera muchísimo daño a su paso. El dicho dice “lo que no te mata te fortalece” y, aunque adhiero, también es necesario saber cómo hacer para transmutar una experiencia tan dolorosa como una separación en algo diferente, de lo que podamos aprender y seguir creciendo.

Existen etapas en los duelos, etapas que marcan hitos y que de alguna manera nos permiten entender el desamor como un proceso que tendrá, en definitiva, un final. Entender el duelo como un proceso de ajuste nos permite entender también ese tsunami de emociones que se suscitan luego de la pérdida. Y, aunque el duelo tiene etapas, lo cierto es que estas etapas están desordenadas y son caóticas, incluso regresivas…superamos un poquito…y volvemos a llorar al día siguiente. Todo esto, en una pérdida de amor, es totalmente normal. Así, negación, ira, negociación, depresión y aceptación es el recorrido que se transita para sanar la pérdida de un ser querido. El aprendizaje constituye el último de los eslabones de este proceso.

– Negación: incapacidad de aceptar que la relación terminó. Esta incapacidad suele ser no solo hacia uno mismo sino hacia los demás. “Hacer como que no pasa nada”
– Ira o Enojo: Se buscan culpables, causas, razones por las que pudo haber terminado la relación
– Negociación: Entender los pros y los contras de esta separación, sabiendo que no habrá nada que hacer para dar marcha atrás.
– Depresión: el dolor es para ambos, el que abandona y el abandonado. Suele ser el momento en que las personas recurren a las redes sociales desesperadamente buscando otra relación que rápidamente “cure” el dolor. Este atajo, esta incapacidad de ahondar en la tristeza es perfectamente comprensible, aunque difícil de aceptar: el duelo duele.
– Aceptación: Es el adiós. La parte más difícil del duelo. No es igual aceptar que olvidar, y hay mucho por hacer todavía.

Hay que tener en claro que una cosa es el desamor o el mal de amor, y otra, diferente, es enfermar por desamor. En el mal de amor hay un entendimiento, una aceptación y una resignación respecto a la pareja que ya no nos elije. Será importante evaluar en Terapia Psicológica las causas que llevaron a que esto suceda y entender cómo fue construida esa relación para que haya llegado al límite del fracaso, y que pasa con la autoestima de quien consulte. Por otro lado, enfermar por amor, es algo totalmente diferente. Con grandes dificultades para poder aceptar lo sucedido, sumado al stress y la angustia de la situación, las personas llegan a estados depresivos graves, con ideación suicida muchas veces.

¿Cómo superar una separación?
Para superar una ruptura amorosa es importante:
– Que el objetivo sea superar, y no recuperar: Si esa persona te dejó es porque elije no estar en este momento de su vida a tu lado. Eso no significa necesariamente que nunca más volverán a estar juntos, pero es importante que entiendas y aceptes que en este momento, si se aleja es porque no quiere estar con vos.
– Controlar: no es necesario volver una y mil veces al lugar donde se conocieron, o ir a cenar donde salieron en su primera cita, o escuchar -una vez más- esa canción…
– Aceptar: salir desesperados a buscar una nueva pareja solo va a hacer que reemplaces, y no que aprendas. ¿Por qué no tomarte el tiempo de estar con vos mismo y construir otra vez tu autoestima y tu propia confianza antes de conocer a alguien?
– Hacer ejercicio: esto genera una sensación de bienestar por las hormonas que se liberan (serotonina, dopamina, endorfina…)
– Retomar la vida social: estar con amigos y con la familia ayuda a recuperar la sonrisa.

desamor

¿Cómo sigue la vida después de una separación?
En el desamor, el final puede dar inicio a un nuevo comienzo, a una nueva versión de mí mismo. Porque nadie entra en un vínculo y sale exactamente igual. Todos, de un modo u otro, salimos modificados de cada relación y de cada experiencia que tenemos. Por supuesto en todo el proceso es importante estar acompañado por un Lic. en Psicología para realizar terapia individual que permita comprender cómo atravesar estas etapas y aceptar las emociones luego de algo tan doloroso como el mal de amor. Lentamente se irá superando el proceso de duelo para concentrarse en el aprendizaje que esa situación nos deja. Se puede aprender mucho del desamor, se puede construir un nuevo vínculo con uno mismo, con los amigos, con la familia…con la ex pareja incluso. Entender las crisis como oportunidades de mejorar, de cambiar y de crecer solo depende de nosotros y de cómo querramos ver el mundo.

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga – Sexóloga
Especialista en Terapias de Pareja

Tel.: (011) 2000-1730| [email protected]

Paternidad y Deseo Sexual

¿Sentís que tu pareja ya no tiene el mismo deseo sexual que antes de ser papá? En esta nota te explico por qué disminuye el deseo sexual masculino después del parto y cómo resolverlo.
Muchas gracias a la Revista Es de Mamá por esta hermosa nota!

El deseo sexual en el hombre después del parto

EL DESEO SEXUAL EN EL HOMBRE DESPUÉS DEL PARTO
Es normal que el deseo sexual puede verse afectado en esta montaña rusa que es la paternidad.
Por Mariana Kersz
sexualidad-dps-del-parto-pixabay
Foto: Pixabay
La paternidad trae aparejados muchos cambios. Muchos hombres se sienten abrumados por la inmensa responsabilidad que tienen ahora y eso les genera una gran inestabilidad a nivel emocional, sumado al cansancio por las noches sin dormir y los cuidados hacia su pareja y el bebé, hacen un tsunami que en algunos hombres puede dejar poco lugar al deseo sexual.Es importante entender que es perfectamente normal que en esta situación de tanto estrés y presión -emocional, laboral, familiar- el hombre se sienta perturbado. Incluso hombres que han tenido relaciones durante todo el embarazo y luego del parto quedan “en pausa”, con su deseo totalmente bajo, como si se fueran apagando las luces de una ciudad. Y también hay que entender que habrá un tiempo de ajuste, de entendimiento y de acomodación de la relación, que cambió dando lugar a un nuevo integrante. Ya los tiempos para la intimidad no serán los mismos, estarán más cansados y seguramente más estresados.Habitualmente, el cuerpo de la mujer cambia luego del parto y muchas veces los hombres pierden el interés sexual en ella y la ven más maternal y menos sexy. Algunos hombres que presenciaron el parto quedan tan afectados que sienten que pueden lastimar o hacer doler a su mujer.Retomando la vida sexualNo es fácil retomar la actividad sexual luego de la llegada de un hijo. Sin embargo hay algunas pautas que pueden poner en práctica para recuperar la pasión en la pareja:– Jugar: no todo en el sexo es penetración, pueden tener sexo oral, estimularse, darse un baño relajante juntos, buscar momentos para besarse apasionadamente y franelear bajo las sábanas.– Hablar: el diálogo juega un rol esencial en esta situación. Es imposible que tu mujer sepa lo que sentís si no se lo decís.– Descansar: La llegada de un hijo es uno de los hitos trascendentales en la vida de todo individuo. Sin embargo es también una montaña rusa emocional, y es necesario descansar y relajarse, no solo para poder estar preparados para la demanda del bebé sino también para tener energía suficiente para compartir lindos momentos en pareja.– Aceptar: Las cosas cambiaron. Ya, difícilmente, puedan salir hasta cualquier hora y luego volver a casa para tener sexo desenfrenado. Seguramente van a tener que reemplazar todo esto por ver una película abrazados en el sillón y preparados para levantarse si el bebé los necesita. Aceptar, entender, asumirlo…es también parte de la paternidad.– Ponerse de novios: Durante unas horas los fines de semana pueden dejar al bebé al cuidado de los abuelos y dedicarse a reinventar la pareja en total intimidad y sin interrupciones.– No esperar: La baja del deseo sexual no se soluciona con el tiempo, al contrario, tiende a empeorar si no se consulta a un especialista. Los tratamientos suelen ser breves, totalmente exitosos y destinados específicamente a recuperar la energía sexual perdida.Mariana Kersz es nuestra Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja. MN. 59610. Es también psicóloga y directora de Clínica de Parejas. www.clinicadeparejas.com. Podés dejarle tus preguntas en [email protected]
Lic. Mariana Kersz
Psicóloga | Sexóloga
MN N° 59610
Consultas: [email protected]
Tel.: (011) 2000-1730

Como discutir con los hijos

Compartimos esta nota para Es De Mamá http://esdemama.com.ar/como-discutir-con-los-hijos/

¿CÓMO DISCUTIR CON LOS HIJOS?

Ponerse de acuerdo entre los padres, establecer límites y hablar desde el amor y el ejemplo son la clave.

Por Mariana Kersz

lazy-1458443

Ilustración: Pixabay

A medida que los chicos crecen también va creciendo su independencia y los planteos y discusiones vienen de la mano. El primer paso es estar preparadas. Si tus hijos te ven debatiendo con tu pareja delante de ellos en plena discusión, es probable que se pongan del lado del papá que los beneficia en el resultado. Por supuesto no podemos anticiparnos a todas las discusiones que vendrán en la vida de nuestros hijos, pero si previamente dialogamos en pareja respecto a pautas básicas y situaciones elementales que potencialmente puedan presentarse, como la ayuda que deberán prestar los niños en las tareas del hogar, el horario de las comidas o la primera vez que nos pida quedarse a dormir en casa de un amigo, por mencionar algunos ejemplos habituales, seguramente muchas de las discusiones pueden ser evitadas o retrasadas. Estas pautas deben negociarse en privado con tu pareja y ser firmes a la hora de marcar estos límites.

Por otro lado, los acuerdos son fundamentales en las discusiones. Saber negociar implica ponerse de acuerdo en que hay un problema a resolver y que los dos quieren escucharse para evitar un castigo. Dependiendo de la edad de tu hijo, utilizar un lenguaje claro y concreto respecto de lo que se espera de él en esa discusión y cuáles son las consecuencias si no se cumple. “Levantá la mochila, o vas a ver lo que te pasa…” no es igual que decirle “Ya hablamos respecto a levantar tu mochila del suelo varias veces. Busquemos un lugar donde dejarla cada vez que llegues del colegio así no queda tirada”.

No amenaces, ni utilices el sarcasmo en las discusiones. Lo ideal es una conversación abierta y sincera que guíe y enseñe también a tu hijo que en esa discusión hay un espacio para aprender: aprender a discutir, a llegar a acuerdos, a negociar. Vos sos su ejemplo. Si comenzás a gritar y a perder el eje de tus argumentos, ¿qué le estás enseñando?

Poniendo límites

Los límites son una señal de amor para nuestros hijos, establecer un fuerte vínculo afectivo nos permite también desarrollar el respeto por las diferencias y  la aceptación de las normas. Por supuesto no todo es límite, pero sistematizar y normalizar algunas cuestiones permite a los niños ordenarse y comprender mejor las reglas de la familia.

En cada discusión tratá de tener presente donde está el error en lo que tus hijos manifiesten y tomalo como evidencia de lo que estén pensando, pero también trabajá para que pueda aprender de esa situación, teniendo en cuenta su frustración. Si tu hijo se altera mucho durante una discusión es importante que le enseñes técnicas de autocontrol. Gritar no es un recurso que funcione, nadie puede entender una solución razonable estando a la defensiva.

Hacer que tus hijos confíen en vos en un inmenso desafío que se reaviva en cada discusión. Mostrarte amorosa pero con límites firmes es la mejor manera de hacerles entender que algo de lo que hicieron tiene que mejorarse; hacerles saber todos los días que estamos orgullosos de ellos y brindarles la seguridad de que pueden contar con sus padres les va a dar el lugar que necesitan para acudir a nosotros aun cuando algo salga mal. ¡Los límites son una enorme prueba de amor!

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, MN 59610, además es la Directora de Clínica de Parejas, un espacio donde brindan apoyo emocional a futuros padres, terapia de parejas, consultorio sexológico entre otros temas. www.clinicadeparejas.com

Los primeros días de la mamá y el bebé solos

Compartimos esta nota para Es De Mamá http://esdemama.com.ar/colapse-los-primeros-dias-mama-y-bebe-solos/

¡COLAPSÉ! LOS PRIMEROS DÍAS MAMÁ Y BEBÉ SOLOS

Todo divinoooo en la clínica, pero llegaste a tu casa, tu pareja volvió a trabajar y las horas cara a cara con tu bebé no son tan perfectas como te las imaginaste.

Por Mariana Kersz

baby-1570701_1920

Foto: Pixabay

Una vez que llegamos a casa del Sanatorio, las cosas cambian. Ya no están las puericultoras para jugar al tetris con nuestro pezón y la boca del bebé, ni las enfermeras para explicarnos cómo eliminarle los gases o cómo sostenerle la cabecita. A partir de ahora comenzarán los interrogantes, los planteos, la reflexión e incluso la desesperación por no saber qué hacer frente a determinadas situaciones.

Nuestra pareja acompaña, pero ya tuvo que volver a trabajar y estamos más horas solas con el bebé. A veces, alguna suegra, tía, amiga participa y ayuda unas horas por día y eso alivia. Pero es probable que sientas que nada es igual que antes. Incluso, puede que sientas, que las cosas no son como creías. Ya no podés bañarte cuando querés, ni dormir tanto y cuando quieras, tampoco pueden tener intimidad como antes ni hablar de tus posibilidades de elegir cuándo comer. Muchas veces, a esta angustia, se le suman algunos conflictos con la pareja respecto a los tiempos “¡vos estás todo el día afuera y yo acá, no puedo más!”, la presión de cuidar de nuestra pareja, cuidar al bebé y cuidar de nosotras mismas nos sobrepasa e incluso, muchas veces, puede llevarnos al borde del colapso.

¡No te enrosques!

Ok, es normal y esperable que en esa desesperación nos replanteemos si estamos haciendo las cosas bien. Pero para que no te des manija te damos algunos tips que te van a ayudar a tranquilizarte y evaluar la realidad de la situación:

1- Normalizar esto, darte cuenta de que no sos la única mamá-mujer que está atravesando por estos cambios es un excelente primer paso para tomar las cosas de otra manera. Miles y miles de mamás se sienten colapsadas, pero todas sobrevivimos. Todo pasa: el mantra que puede ayudarte en cada momento difícil. Cuidar de un recién nacido implica una cantidad increíble de tu tiempo y probablemente tus propias necesidades queden relegadas -ducharte, depilarte, almorzar…- sin embargo, es cierto que el bebé percibe todo y si te ponés nerviosa cuando llora, va a ser difícil que pueda calmarse.

2- No meter todo en la misma bolsa. El bebé es el bebé. Ustedes como padres, son padres. La pareja es pareja y vos sos vos. Esto, que parece un poco absurdo, es importante recordarlo. Porque aparte de ser padres, y de que la mirada este puesta casi obsesivamente en el recién nacido, no deben olvidar lo que los une como pareja. Siguen siendo pareja y ahora también son padres, pero no deben permitir perder los espacios de intimidad que puedan construir en este nuevo rol. Probablemente ya no haya tantas cenas con velitas para dos. Pero si alguna vez pueden, por ejemplo, acostar al bebé temprano, quizás puedan permitirse el “lujo” de ver una película en el sillón. Busquen espacios posibles para la pareja, si la mirada está puesta en el NO SE PUEDE, corren el riesgo de instalar esta manera de vincularse respecto a su hijo. También vos, como mamá, vas a tener que entender y aceptar que tener un hijo implica estar dispuestas a perder soberanía, autonomía e independencia. Un recién nacido depende 100% de los padres, especialmente de la mamá, la busca para tener calor, mimos, alimento, contención.

3- Estar muy atentas: la depresión post parto afecta al 10% de las madres. Es importante que busques ayuda si comienzan los síntomas. Hablar con la pareja, una amiga o un familiar cercano puede colaborar, pero lo mejor es que te contactes con un Lic. en Psicología que se especialice en dar apoyo emocional para casos como el tuyo. Tener tiempo para vos misma es una de las mejores prescripciones para combatir la depresión post parto, de ser posible, contratar o pedir la ayuda de alguien que pueda ocuparse de hacer la comida, la limpieza básica de la casa y otros quehaceres, y en ese tiempo, aprovechar para descansar, dormir, bañarte o invitar a una amiga a tu casa. También está bueno que salgas y que alguien cuide un momento al bebé, esta es una de las mejores alternativas. Dar un pequeño paseo por la plaza, sacar al perro a dar una vuelta manzana, ir a hacer vos misma los mandados o ir a pagar un impuesto son pequeñas actividades que van a distraerte en breves momentos de tiempo pero que sin dudas, al regresar al reencuentro con tu bebé, vas a volver con la energía totalmente renovada.

4- Aceptar siempre la ayuda que te ofrezcan ¡no tengas vergüenza! si tu tía que hace siglos que no ves se ofrece a cocinar y llenar de tuppers tu heladera, es bienvenida. Si tu suegra te ofrece ir a pagar ese trámite atrasado, permitíselo. Mucha gente va a querer ayudarte y decirle a todos que no va a generar el efecto contrario al que estás necesitando. Por supuesto es importante que ordenes las visitas y los tiempos de visitas. Los bebés recién nacidos y sus mamás, necesitan tranquilidad e intimidad, tener la casa llena de gente a cualquier hora tampoco es la idea. Pero encontrar el equilibrio entre visitas que estén predispuestas a colaborar y la intimidad del vínculo mamá e hijo es una ecuación que tenés que tener muy en cuenta al llegar a casa.

En definitiva, la maternidad se trata de aceptar. El poder descubrir el valor de los momentos de tranquilidad y de silencio, por ejemplo cuando el bebé duerme, te va a permitir disfrutar del reencuentro con tu bebé cuando se despierte y esté listo para ser ¡todo tuyo!

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, MN 59610, además es la Directora de Clínica de Parejas, un espacio donde brindan apoyo emocional a futuros padres, terapia de parejas, consultorio sexológico entre otros temas. www.clinicadeparejas.com

Sexo en el embarazo

Hermosa nota para Es de Mamá!

Sexo en el embarazo

SEXO EN EL EMBARAZO

AddThis Sharing Buttons
A menos que exista una indicación médica de abstinencia, podés darle vía libre al sexo durante estos nueve meses.

sexualidad dps del parto pixabay

Foto: Pixabay

Algunos tienen miedo de lastimar al bebé, otras  sienten miedo de no atraer a su pareja con semejante panza, y otras creen que ya no van a sentir cómo antes. Para derribar algunos mitos recurrimos a nuestra sexóloga Mariana Kersz:
¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?
No, no hay riesgo de que puedas lastimar a tu bebé dentro de la panza, el útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo. Por supuesto lo principal es que te saques todas las dudas con tu obstetra y que pueda darte la información detallada que necesitás.
Con la panza me siento incómoda, ¿qué hago?
Si algo te resulta incómodo, sentite en la libertad de hablarlo con tu pareja, incluso si es algo que antes hacían siempre. Si notás que tenés deseo pero no te está gustando la penetración podés considerar otras actividades, hagan uso de la imaginación para que los dos puedan pasarla bien. Siempre tengan en mente que la intimidad es mucho, mucho más que tener relaciones sexuales. Si no tenés ganas o no podés, pueden sentirse tan unidos como siempre mediante besos, caricias, abrazos y demostraciones de afecto. ¡No dejen de demostrarse lo importantes que son el uno para el otro en este momento!
¿Se siente menos placer en el embarazo?
Las relaciones sexuales cambian durante el embarazo. Para algunas mujeres resultan más placenteras y otras mujeres se sienten tan incómodas con la panza que prefieren evitar los encuentros sexuales durante todo el embarazo. Las ventajas son que durante el embarazo la humedad vaginal y el flujo aumentan, se hinchan los genitales por el aumento del riego sanguíneo y los pechos están hipersensibles. Del mismo modo, todo esto puede generar en otras mujeres una gran incomodidad y sentir incluso cólicos similares a los del período. Como decía, cada mujer lleva un embarazo totalmente diferente a otra (incluso las sensaciones placenteras o displacenteras de una misma mujer pueden variar en sus diferentes embarazos…¡y hasta en los diferentes trimestres del mismo embarazo!), en general el primer trimestre es el más agotador para la mujer por la enorme cantidad de cambios hormonales, físicos y emocionales que suceden, pero una vez que las náuseas y el malestar disminuyen todo se estabiliza.
¿Y qué pasa con los hombres?
Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas. Es fundamental hablar de esto y que ambos sepan que se aman y pueden apoyarse mutuamente mientras atraviesan estos cambios. También hay un miedo común en los hombres, que es el de hacerle daño al bebé, por esta razón es importante ir juntos a las consultas con el obstetra. El deseo sexual puede disminuir en esta etapa, producto de la ansiedad y de los cambios en el cuerpo, por eso hablar estas cuestiones en la pareja es de suma importancia, tomense el tiempo para conversar acerca de las necesidades, ansiedades, temores y anhelos de cada uno.
Los SÍ y los NO para estos nueve meses
 a innovar, a usar la imaginación y la fantasía para mantener el deseo activo. Definitivamente NO a descuidar tu imagen personal. Estar embarazada no significa estar desprolija.
a sentirte sexy y atractiva y un NO rotundo a dejar de mimarse en pareja.
a reservar un espacio propio para vos y tu pareja. NO a que ese espacio tenga como conversación monotemática lo que falta comprar para la llegada del bebé…eso lo pueden dejar para otro momento.
a ser creativos e innovar. NO, no y no a querer a toda costa que las cosas sean como antes de quedar embarazados. ¡Busquen nuevas posiciones y lugares donde hacer el amor!
Mariana Kersz es Psicóloga, Sexóloga y Directora de Clínica de Parejaswww.clinicadeparejas.com

Sexo y Embarazo

 

Embarazo y sexualidad

Durante el embarazo estar cerca de tu pareja, besarse, mimarse y abrazarse, va a generarte una liberación de hormonas (oxitocina, serotonina y endorfina) que llegarán por el torrente sanguíneo hasta tu bebé. Estas hormonas son las que nos generan esa sensación de bienestar y satisfacción, lo mismo van a generarle a tu hijo, por lo que no hay por qué preocuparse. A menos que exista una indicación médica de abstinencia, entonces podés tener relaciones sexuales hasta en el último trimestre inclusive.

¿El bebé puede salir lastimado luego de un encuentro sexual con mi pareja?
No, no hay riesgo de que puedas lastimar a tu bebé dentro de la panza, el útero está recubierto y sellado por una membrana mucosa muy gruesa que lo protege para que nada malo pueda pasarle. Si no hay contraindicaciones médicas podés seguir activa sexualmente durante todo el embarazo. Por supuesto lo principal es que te saques todas las dudas con tu obstetra y que pueda darte la información detallada que necesitás.
Si algo te resulta incómodo, sentite en la libertad de hablarlo con tu pareja, incluso si es algo que antes hacían siempre. Si notás que tenés deseo pero no te está gustando la penetración podés considerar otras actividades, hagan uso de la imaginación para que los dos puedan pasarla bien. Siempre tengan en mente que la intimidad es mucho, mucho más que tener relaciones sexuales. Si no tenés ganas o no podés, pueden sentirse tan unidos como siempre mediante besos, caricias, abrazos y demostraciones de afecto. ¡No dejen de demostrarse lo importantes que son el uno para el otro en este momento!

¿Se siente más o menos placer en el embarazo?
Las relaciones sexuales cambian durante el embarazo. Para algunas mujeres resultan más placenteras y otras mujeres se sienten tan incómodas con la panza que prefieren evitar los encuentros sexuales durante todo el embarazo. Las ventajas son que durante el embarazo la humedad vaginal y el flujo aumentan, se hinchan los genitales por el aumento del riego sanguíneo y los pechos están hipersensibles. Del mismo modo, todo esto puede generar en otras mujeres una gran incomodidad y sentir incluso cólicos similares a los del período. Como decía, cada mujer lleva un embarazo totalmente diferente a otra (incluso las sensaciones placenteras o displacenteras de una misma mujer pueden variar en sus diferentes embarazos…¡y hasta en los diferentes trimestres del mismo embarazo!), en general el primer trimestre es el más agotador para la mujer por la enorme cantidad de cambios hormonales, físicos y emocionales que suceden, pero una vez que las náuseas y el malestar disminuyen todo se estabiliza.

¿Y ellos?
Los hombres siguen viendo muy atractivas a sus mujeres, aunque no todos. A muchos les cuesta aceptar a su pareja en este nuevo cuerpo y seguir viendolas sexies y atractivas. Es fundamental hablar de esto y que ambos sepan que se aman y pueden apoyarse mutuamente mientras atraviesan estos cambios. También hay un miedo común en los hombres, que es el de hacerle daño al bebé, por esta razón es importante ir juntos a las consultas con el obstetra. El deseo sexual puede disminuir en esta etapa, producto de la ansiedad y de los cambios en el cuerpo, por eso hablar estas cuestiones en la pareja es de suma importancia, tomense el tiempo para conversar acerca de las necesidades, ansiedades, temores y anhelos de cada uno.

Los SI y los NO
– Si a innovar, a usar la imaginación y la fantasía para mantener el deseo activo. Definitivamente NO a descuidar tu imagen personal. Estar embarazada no significa estar desprolija.
– Si a sentirte sexy y atractiva y un NO rotundo a dejar de mimarse en pareja.
– Si a reservar un espacio propio para la vos y tu pareja. NO a que ese espacio tenga como conversación monotemática lo que falta comprar para la llegada del bebé…eso lo pueden dejar para otro momento.
– Si a ser creativos e innovar. NO, no y no a querer a toda costa que las cosas sean como antes de quedar embarazados. ¡Busquen nuevas posiciones y lugares donde hacer el amor!

¡Contanos como fue tu experiencia con la sexualidad durante el embarazo!

¿Dudas? ¡Consultanos!
[email protected]
Cel.: (011) 15 3404 0555

Lic. Mariana Kersz
Sexóloga | Psicóloga
Directora de Clínica de Parejas