Category Archives: Relación padres e hijos

El primer amor

Bendita adolescencia! Hormonas, nuevos amigos, llantos, caprichos…La adolescencia implica un gran cambio en el proceso de transformación de la niñez a la adultez, pero no es un duelo que atraviesa solo, por el contrario, toda la familia y su entorno más cercano está pendiente (y muy al tanto) de los cambios que le suceden a nivel físico y emocional.

Habitualmente en la adolescencia surgen los primeros besos, las primeras emociones, el primer amor…y muchas veces, la primera relación sexual. En esta etapa, donde todo es nuevo, todo es fantástico y existe -si, existe- el amor para toda la vida, los sentimientos de amor son tan fuertes que hacen que todo quede grabado a fuego de por vida. Todos recordamos nuestro primer amor, aunque haya durado una semana y nunca más vimos a esa persona. Este amor, el primero, el más maravilloso, es la entrada al mundo de la adultez. Tener un vínculo estable hace que los adolescentes se sientan en un nuevo grupo de pertenencia, el de los adultos.  Así, los adolescentes tienen amistades diferentes, mucho más intimas de las que han tenido hasta el momento. Y entre estas variables, algo que hace único y especial al primer amor es que suelen encontrar un espacio para los primeros encuentros eróticos. De este modo el deseo sexual comienza a florecer de a dos, por primera vez.

Es dificil, para muchos padres hablar con sus hijos respecto al sexo y lo que pueden esperar al respecto. En general recomiendo siempre una charla franca y abierta que permita que los chicos indaguen y puedan interrogar lo que necesiten pero en caso de no ser posible, existen otros recursos:

  • Literatura: existen muchos libros que hablan de sexo para los adolescentes y pueden ser una fuente útil de información. Es importante compartir la lectura con ellos y no dejarlos solos.
  • Videos: muchos canales de youtube están diseñados para la educación sexual, acompañar a los hijos a ver estos videos y elegir en familia el contenido para poder verlos juntos ayuda a desdramatizar y naturalizar el tema.
  • Consulta sexológica: muchos padres acompañan a sus hijos a una consulta en mi consultorio sexológico, de modo de poder estar asesorador por una profesional de la sexología que los pueda guiar en el aprendizaje de su futuro comportamiento sexual.

A veces, cuando surge la primera ruptura también llega la sensación de fracaso. Y esto es un gran drama para estos adolescentes que han depositado expectativas, ilusiones y fantasías en su primer amor. Es fundamental que la familia y los amigos los apoyen y se sientan cuidados y rodeados de afecto.

La adolescencia, en definitiva, pasará, y estos jóvenes se convertirán tarde o temprano en adultos. Y es todo un proceso y un entrenamiento que deberán realizar para poder convertirse en adultos responsables y cuidadosos con su cuerpo y el cuerpo del otro.

Consultanos:

Lic. Mariana Kersz
Psicóloga Sexóloga
[email protected]

Sexualidad en la Adolescencia

Sexualidad Adolescente

Pensamos a los adolescentes como partícipes de una edad bisagra, una instancia que marca por un lado el fin de la infancia y por el otro la entrada a la vida adulta, un período de transición entre aquellos que fueron y quienes serán en el futuro. Por eso es importante pensar realmente cuánto saben nuestros adolescentes sobre sexualidad, y abordar la cuestión del sexo desde un lugar desprejuiciado y sin tabúes para que puedan entender que el sexo es mucho más que tener relaciones sexuales: es también una forma de comunicarnos. Está comprobado que existe una relación en entre el inicio temprano de las relaciones sexuales y la falta de información. Es decir: los chicos que llegan a la adolescencia con más información atrasan o demoran el inicio de sus relaciones sexuales porque ya no es la curiosidad o lo clandestino, lo prohibido, lo que los motiva, sino que es una decisión tomada desde la reflexión y el verdadero deseo de explorar una nueva faceta.

¿De qué hablan los padres con sus hijos adolescentes? La comunicación entre los padres y los hijos en torno al sexo está vinculada a la conducta responsable, particularmente en términos de anticonceptivos y utilización del preservativo. También es una realidad que son más las adolescentes que los adolescentes los que hablan de sexo con sus padres. Incluso las chicas hablan más con sus madres que con sus padres, seguramente aquí la variable del género tiene su impronta. Sin embargo, podemos también pensar que si muchos adolescentes no habilitan el tema en casa es porque probablemente tienen otras fuentes de conocimiento: internet hoy funciona como una gran enciclopedia en la que pueden -desde el total anonimato y sin exponerse- consultar webs relacionadas con la temática. El peligro en esta instancia radica en que muchos adolescentes incluyen el porno como parte de su educación sexual, donde los penes de dimensiones generosas hacen gritar a mujeres perfectamente maquilladas y donde cada encuentro sexual es totalmente espontáneo y la mujer siempre tiene interés en ser penetrada, no importa qué estuviese haciendo. Si esta es la educación -o la base de la educación- sexual que reciben los jóvenes, es probable que se encuentren decepcionados o frustrados al momento de tener un encuentro sexual con una mujer real. La inexperiencia de ambos y sus propias fantasías al respecto pueden generar una situación incómoda al compararse con las escenas editadas de las pantallas de sus celulares.

Pero ¿qué saben los chicos sobre el sexo? Los adolescentes saben y reconocen perfectamente la sexualidad como parte del placer erótico, como necesaria para procrear, y también para formar parte de un vínculo de pareja. Saben que tienen que cuidar sus propios cuerpos y respetar el cuerpo ajeno. Lo han visto desde su educación inicial que deben aceptar un no como respuesta y poder decir que no libremente, y decirle a un adulto si se sienten intimidados en alguna situación. Saben también que con el preservativo evitan embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo también hay muchos mitos en relación a la sexualidad en la adolescencia. Fruto del mismo desconocimiento, de la misma reacción hormonal desmedida y una curiosidad que los lleva muchas veces a inferencias o deducciones erróneas, el interés por el sexo en los adolescentes adolesce, justamente de cierto criterio, y generalmente no tienen con quién consultar acerca de sus inquietudes y desmitificar los tabúes más habituales. Por ejemplo:

  • Los chicos saben que tienen que utilizar preservativo. Pero lo utilizan en el último momento, antes de eyacular. Esto puede traer varias consecuencias: en principio un embarazo no deseado, porque el líquido preseminal contiene también espermatozoides que pueden ingresar a la vagina. Por otra parte, se corre el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. Es importante que se utilice preservativo desde el inicio del juego previo hasta el final de cada relación sexual.
  • Los chicos saben que deben usar el preservativo, pero les da mucho pudor comprarlos. Los condones pueden adquirirse en farmacias, maxikioskos, kioskos de barrio y generalmente en los bares hay también máquinas expendedoras. Si sigue el pudor, en los hospitales públicos se distribuyen de manera gratuita sin necesidad de estar acompañado por un adulto.
  • Las chicas generalmente no llevan preservativos en la cartera. Consideran que es una tarea del hombre cuidarse. Es necesario que ambos, chicos y chicas se cuiden, si en caso de un encuentro sexual fortuito el varón no tuviese preservativos, ella puede aportar el propio. La forma correcta de almacenar el preservativo es siempre dentro del sobre cerrado, conservado del calor y la humedad y sin estar presionado (por ejemplo no debe estar en la billetera).
  • También es un mito que en la primera relación sexual no hay riesgos de embarazo, lo cual es totalmente falso. Siempre que haya contacto entre un pene y una vagina existe el riesgo de un embarazo y también del contagio de enfermedades de transmisión sexual.

 

A veces les resulta difícil a los padres hablar de la sexualidad con los adolescentes. No tienen los mismos puntos de referencia, el mundo ha cambiado y los jóvenes no viven en el mundo que han conocido a la misma edad. Hoy en día hay teléfono móvil, Instagram, Snapchat, pornografía, sitios de citas como Tinder y otros. Y los padres no han tenido educación sexual o tienen poca información sobre la sexualidad cuando eran jóvenes. Por lo tanto, algunas sugerencias para poder desmitificar algunos tabúes en torno a la sexualidad y ayudar a los adolescentes a entender y transitar mejor esta etapa de sus vidas:

  • Hablar de sexo mucho antes de la adolescencia. Desde la primera infancia, cuando los niños comienzan a conocer su cuerpo es el momento de ir hablando del tema, seguramente en la adolescencia ya es tarde.
  • Literatura: existen libros muy completos al respecto y es un excelente método porque evitan navegar en webs con contenido poco serio al respecto.
  • Entender la sexualidad como parte de la vida de todos los seres humanos. No hablar de ello o censurarlo es tapar el sol con un dedo, lo que empuja a los chicos a la sexualidad temprana o precoz y a la pornografía, solo para obtener la información que necesitan.

 

En resumen, el inicio de la sexualidad se ha adelantado y los y las adolescentes de este siglo comienzan su inicio sexual cerca de los 15 años de edad, lo que nos plantea como padres un desafío: informar a nuestros hijos desde pequeños para que logren una sexualidad plena y feliz.-

 

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610

Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja

[email protected]
http://facebook.com/clinicadeparejas

Nota para C5N

Conversamos con Guillermo Favale y Melina Fleiderman los conductores de La Tarde por C5N acerca del caso de una menor de edad que fue seducida y abusada sexualmente por dos adultos en Belgrano, CABA.

Clinica de Parejas

Clinica de Parejas en C5N

Les comparto el link de la nota completa: http://www.c5n.com.ar/midVmo6pC9c donde opino acerca de las redes sociales y el peligro del Grooming

Lic. Mariana Kersz
MN N° 59610
Psicóloga Sexóloga Especialista en Terapias de Pareja
[email protected]

Todo sobre el sexo en el embarazo

La revista Es De Mamá publicó esta nota acerca de qué siente el bebé durante el sexo. Te la comparto: http://esdemama.com.ar/que-siente-el-bebe-durante-el-sexo/
¿QUÉ SIENTE EL BEBÉ DURANTE EL SEXO?
¿Qué siente el bebé en la panza mientras la madre tiene relaciones sexuales? Nuestra sexóloga te lo cuenta.
Por Mariana Kersz.
sexualidad-dps-del-parto-pixabay
Habitualmente, y si no hay ninguna contraindicación médica, una pareja puede tener relaciones sexuales durante todo el embarazo sin dañar de ninguna manera al bebé en gestación. Del mismo modo, si ambos están sanos, no hay riesgo de contagiar ninguna enfermedad. Es decir que dentro del vientre de la madre, el pequeño está perfectamente protegido, aislado de movimientos bruscos o ruidos del exterior, rodeado por el líquido amniótico, las membranas y, sobre todo, por las paredes uterinas. Literalmente el bebé no siente nada a menos que haya muchos cambios de posición o que la mamá llegue al orgasmo, momento en el que puede sentir una leve contracción en el útero, que el bebé sentirá como una leve presión o masaje, totalmente inofensivo.
Algunas mujeres, luego de tener relaciones sienten que el bebé se mueve muchísimo y otras no lo sienten durante unas horas. Esto sucede porque el bebé sí percibe los sonidos y movimientos diferentes a los habituales, de modo que cuando él siente esto tan diferente, sabe que algo diferente está pasando.
También hay que señalar que a grandes rasgos hay dos clases de embarazos: Los embarazos donde el sexo juega un rol principal y la futura mamá se vuelve totalmente apasionada y demanda permanentemente tener relaciones sexuales con su pareja, y el otro tipo de embarazo donde no surge el deseo sexual en ningún trimestre de la gestación. Es normal que en el último trimestre del embarazo el deseo sexual descienda: el cansancio, el estrés, la falta de aire y muchas veces los cambios del cuerpo, generan algunas molestias que alejan la pasión de la relación.
¿Cuáles son los beneficios de tener relaciones sexuales durante el embarazo?
– Se liberan endorfinas y encefalinas: hormonas encargadas del bienestar y la sensación de “estar volando” luego del orgasmo
– Suave masaje: el útero recibe las contracciones orgásmicas y genera en el bebé una sensación de leve presión.
– Mamá feliz: el bebé percibe los cambios en el tono de voz de la mamá y sus risas, sabe que en ese momento algo bueno le está sucediendo.
– Mejor lubricación vaginal: al tener mayor flujo sanguíneo, también aumentan las secreciones vaginales. La penetración puede ser mucho más agradable durante el embarazo y se perciben menos molestias.
¿Qué posiciones son las más favorables durante el embarazo?
La mamá debe estar siempre cómoda, puede usar almohadones o una toalla enrollada bajo la cadera para generar cierto alivio al peso del cuerpo. Algunas posiciones recomendadas son con el hombre arriba (misionero), o la mamá sentada sobre su pareja. Cualquier posición es válida mientras ambos estén cómodos. En ninguna posición y de ninguna manera el bebé puede resultar herido durante la penetración, ningún hombre tiene el pene tan largo como para poder llegar al bebé.
Es entendible que el deseo sexual en una mujer pueda variar considerablemente a lo largo de su embarazo. Los cambios físicos, el cansancio y muchas veces los propios síntomas de esta etapa hacen que atraviese diferentes emociones y esté mucho más sensible durante las 40 semanas. A veces será el hombre quien tenga temores respecto a tener relaciones y otras veces habrá temores compartidos respecto a tener sexo. Lo fundamental es enfocar la mirada no solo en la penetración sino en la relación en sí, en el placer, en la relajación y lo reconfortante que es el encuentro de la pareja. La comunicación juega un rol esencial a lo largo del embarazo, no dejen de hablar de lo que sienten respecto al sexo y de los miedos y temores que pueda generarles esta etapa.
Mariana Kersz es Psicóloga, Sexóloga y especialista en Terapia de Parejas. Además es Directora de La Clínica de Parejas www.clinicadeparejas.com

¿Seré buena madre?

¿Seré buena madre?

La maternidad es un tsunami de emociones. No se trata de ganarse el Nobel a la Madre del Año, sino de entender y aceptar tus limitaciones y posibilidades. Comparto esta nota para la Revista Es De Mamá: http://esdemama.com.ar/sere-buena-madre/

¿SERÉ BUENA MADRE?

Nuestra psicóloga nos ayuda a responder la pregunta acerca de qué es ser buena madre.

Por Mariana Kersz

woman-687560_1920

Foto: Pixabay

9 meses siendo el centro de atención, todos te preguntan cómo te sentís, te dicen que estás linda, te dan consejos, te cuentan sus historias…Todos -sin excepción- te dicen que un hijo te cambia la vida. Y finalmente el día llega, nace nuestro hijo y todo se llena de… ¡incertidumbres!

Un bebé es un ser totalmente desvalido. Nacemos en un estado de absoluta indefensión y continuamos así por unos dos años. Dependemos de otro para comer, para que nos de calor, nos ayude a dormir, nos haga sentir queridos y seguros. Esta indefensión es lo que nos caracteriza como seres humanos: somos la única especie en todo el planeta que necesita tanto tiempo de dependencia de otro ser para sobrevivir.

Como mujeres, podemos sentir que esta dependencia extrema del bebé puede ser lo más maravilloso que nos pasa en la vida, nos hace sentirnos únicas, valiosas, necesitadas. Sin embargo, también puede ser agobiante y llevarnos a una inmensa presión por querer hacer todo bien. Muchas veces, esos comentarios que durante el embarazo sonaban tan amables, en los primeros meses de vida de tu hijo pueden sentirse un poco…extenuantes.

Te dijeron que la conexión con tu hijo iba a ser inmediata, que dar la teta era lo más maravilloso del mundo, que no te iba a importar pasar noches sin dormir porque valía la pena la sonrisa de tu hijo, que ibas a entender a tu hijo con sólo mirarlo…¡y no siempre es tan simple! A todo esto sumale la presencia de tu pareja…que también te demanda.

La primera pregunta que todas las mamás primerizas se hacen es: “¿seré buena madre?”

Ser buena madre no significa nada de lo que te dijeron, porque esa es la experiencia que otros, amablemente, quisieron compartir con vos. ¡Pero es la experiencia de otros! Ser buena madre significa ser vos, con tus limitaciones y con tus posibilidades, explorando el mágico, maravilloso y desquiciado mundo de la maternidad. Disfrutar de tu hijo no tiene que ser una obligación sino un sentir, un vivir. Y está bien que te moleste no dormir, y que odies tus -recién estrenadas- ojeras, o que necesites darte un baño de burbujas de vez en cuando. Te sugiero que lo hagas. Que te tomes una hora por día para vos, no hace falta hacer grandes planes. Dejá al bebé con su papá, o con una amiga o un familiar. Y pasá una hora pintándote las uñas, hablando por teléfono o haciéndote un baño de crema. Tomate un rato para relajarte, te aseguro que el reencuentro con tu hijo ¡va a ser mucho mejor! Solo vas a poder ser buena madre si sentís profundamente que aun en este desorden, estás haciendo lo mejor que podés para conectar con tu hijo, para construir un puente invisible que ambos van a transitar durante toda la vida.

No te presiones de más, no se trata de ganarse el premio a la madre del año, sino de lograr, entre otras cosas, que ese ser indefenso y chiquitito sepa que siempre, indudablemente, vas a estar ahí para él.

Mariana Kersz es Psicóloga y Sexóloga, Especialista en Terapias de Pareja y Directora de www.clinicadeparejas.com